El peor juego de playoffs en la NBA

La New Orleans Arena, sería testigo del juego 4 de la primera ronda de playoffs entre los New Orleans Hornets y los Denver Nuggets. En esa serie, los Nuggets fácilmente dominaron la serie en los primeros dos juegos en su pabellón.

Lo primero que se nos viene a la mente cuando pronunciamos “playoffs de la NBA”, son memorias de momentos cruciales para las franquicias o jugadores. Todos recuerdan el bloqueo de LeBron James contra Andre Iguodala, la ráfaga de ocho puntos consecutivos en nueve segundos de Reggie Miller, el milagroso triple de Ray Allen en su tiempo en Miami que los llevaría a conquistar un campeonato posteriormente en las finales de NBA. Momentos como los que acabamos mencionar es lo menos que se espera en los playoffs. Ahí, donde los mejores jugadores se reúnen para combatir y conquistar el objetivo principal, el convertirse campeón de la NBA.

Pero para el año 2009 tuvimos un juego en especial que fue la mancha negra de esa temporada. La New Orleans Arena, sería testigo del juego 4 de la primera ronda de playoffs entre los New Orleans Hornets y los Denver Nuggets. En esa serie, los Nuggets fácilmente dominaron la serie en los primeros dos juegos en su pabellón. Recordemos que esta franquicia en aquel entonces contaba con los jóvenes J.R Smith y Carmelo Anthony, al igual que un veterano experimentado como Chauncey Billups. Para el juego 3 de la primera ronda de playoffs las acciones se trasladaron a Nueva Orleans donde el nada tímido novato Chris Paul se llevaría la victoria por solo 2 puntos de ventaja. Todo ello, gracias a un apoyo descomunal de los fanáticos y con el peligro latente de ser “barrido” por los Nuggets en el tercer juego.

Repasando las acciones del juego 4, nos encontramos con bastantes incongruencias por parte de los Nuggets. Por ejemplo, no había pasado más de un minuto de juego y ya se encontraban bastantes roces contra Chris Paul por parte del equipo de Colorado que buscaba rápidamente desesperar a la joven super estrella, en un afán por parar el empuje ofensivo de los Nuggets. El entrenador de ese entonces Byron Scott hizo cambios defensivos para contener a Carmelo Anthony en el encuentro, el encargado seria Peja Stojakovic. Dicho ajuste para el juego no tuvo los efectos esperados, para le primer cuarto los Nuggets ya contaban con una ventaja de 36-15 sobre los Nuggets.

Para el segundo período de juego, más cosas peculiares ocurren. En el minuto 9:56 el reloj no siguió su marcha, ni siquiera el reloj de posesión fueron casi 2 posesiones donde el reloj estuvo parado y nadie se percato ni siquiera los árbitros en un ambiente de playoffs en una serie que pintaba para que cualquiera ganara. Pero lejos de mejorar el “tempo” del juego, a la mitad del segundo período tendríamos 10 posesiones seguidas por parte de ambos equipos que se pueden resumir en tiros libres y muchas perdidas. Lo que hizo que rápidamente el interés por los tele videntes y los fans en la arena se perdiera, sumado a que el equipo local de New Orleans terminaría el segundo periodo debajo del marcador 61-39.

Volviendo con Peja Stojakovic en el tercer periodo de juego. Recordemos que para la temporada 2008-2009 seria el cuarto mejor tirador de triples de la NBA de aquel entonces, por debajo de Reggie Miller, Ray Allen y Dale Ellis. Y aquí el bloqueo mental de una desventaja tan abultada lo haría fallar en reiteradas ocasiones triples abiertos sin poder acordar el déficit. A este punto cuando termina el tercer cuarto de juego, la ventaja de los Nuggets era de 89-50.

Es aquí donde el pronostico del “peor juego de playoffs en la historia de la NBA” surge su efecto. Cuarto y último tiempo. Byron Scott pone a jugar en cancha a todos sus reservas haciendo de este último un cierre de partido de “garbage time”.  Al cabo de dos minutos los Nuggets de Denver ya estaban por encima de los Hornets por 40 puntos de ventaja. Las cosas no iban a cambiar mucho y para los 4 minutos restantes del juego ya los Nuggets tenían una ventaja de 50 puntos. Cuando por fin termina el juego, el marcador fue 161-63.

Este partido sería catalogado como la mayor ventaja registrada para conseguir una victoria en la NBA. Además, seria la peor derrota registrada para una franquicia como local en toda la historia de la NBA. Ninguna de las anteriores sobrepasaba los 40 puntos. Por lo que este juego es histórico por el valor estadístico negativo que representa.

 

#EntraEnLaZona

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Translate