¿Cómo funciona el Draft de la NBA?

Antes de comenzar a explicar el funcionamiento hay que introducir con el contexto del evento, teniendo que recordar que en esta noche las franquicias de la NBA se refuerzan con talento joven. Todos los veranos, más en concreto durante el mes de junio, es cuando se celebra el Draft y las franquicias se reúnen para celebrar un “show televisivo”, “una noche de negocios” o de las mil maneras que se puede catalogar. También es importante conocer como ha ido evolucionando este evento hasta convertirse en lo que es a día de hoy.

Hasta el año 1965 existía una norma llamada “elecciones territoriales” que daba preferencia a las franquicias por los jugadores formados en las universidades cercanas. Fue en 1966 cuando se reformó esto para que haya igualdad para todas a la hora de seleccionar a libre albedrío.

Hasta 1978 solo había jugadores americanos que hayan formado parte de la NBA, el primer internacional en llegar fue el bahameño Mychal Thompson. Este caso que abrió la puerta de tantos nombres posteriores fue precedido del primer jugador que llegó a la NBA sin terminar el ciclo universitario de cuatro años, fue Magic Johnson.

Hasta el año 1984, la primera elección del Draft se realizaba a cara o cruz entre los dos peores equipos, el de la Conferencie Este y de la Oeste. Este sistema no favorecía a la competitividad y el comisionado decidió cambiar el formato hasta hacer uno mucho más parecido al actual. David Stern decidió que los equipos que no entren en los Playoffs tuvieran las mismas probabilidades de obtener el primer pick. Los New York Knicks ganaron el primer sorteo y draftearon con ello a Patrick Ewing.

En 1995 se presentó como elegible al Draft un jugador directo desde el instituto, un caso que no ocurría desde hace más de veinte años atrás. Kevin Garnett fue elegido en una elección muy alta y con un buen impacto, lo que animó a otros jugadores a seguir sus pasos como fueron Kobe Bryant o LeBron James. En 2005 se volvió a reformar el Draft para establecer la edad mínima de 19 años.

¿Cómo es la estructura actual?

Actualmente el Draft consta de sesenta jugadores que pueden ser tanto de la liga universitaria de Estados Unidos o de cualquier liga del mundo mientras sean menores de 23 años. Estos jóvenes se dividen en dos treintenas que se reparten en dos rondas de elecciones: primera y segunda ronda.

Cada una de las franquicias en cada temporada es “dueño” de dos elecciones, una de cada ronda, ¿y por qué las comillas?, pues muy sencillo, las elecciones o picks del Draft pueden ser traspasadas entre los equipos. Esto hace que ya sea depende de cada gerencia como se gestiona el futuro del equipo y se negocia a la hora de obtener o perder rondas.

Desde las elecciones 1 a la 14 se atribuyen a los equipos que no son capaces de clasificarse para los Playoffs, lo que asegura que los equipos ya bien posicionados no sigan aumentando la brecha con los que no tienen un proyecto definido. Las primeras elecciones de primera ronda se dan tras un sorteo o lotería en el que los peores récords son los que tienen más probabilidades de elegir en un pick más alto.

Por ello, las restantes elecciones desde la 15 a la 30 se quedan con las franquicias que han tenido un mejor balance de victorias en la temporada regular. En este caso no se realiza un sorteo, los picks se asignan en el orden inverso a la clasificación.

¿Cómo funciona la lotería?

Este evento tiene la misión de ayudar a los equipos de la parte baja de la tabla a reconstruirse a base de futuras estrellas. Es por ello que siempre las franquicias que atraviesan un mal momento tienen algo a lo que agarrarse y así mantener la competitividad de la liga con el paso de las temporadas sin dejar a ninguna entidad descolgada del resto durante un gran periodo de tiempo.

El sorteo se realiza introduciendo catorce bolas en un bombo que se van sacando y repartiendo entre los catorce equipos que estuvieron fuera de la postemporada según su posición en el final de la clasificación. El equipo con el peor récord tiene un 14% de llevarse el pick número uno, y esto va bajando progresivamente hasta el equipo número catorce que se lleva solamente un 1%.

Los porcentajes han ido evolucionando, y seguramente lo sigan haciendo en un futuro, para con ello intentar luchar contra el “tanking” (equipos dejándose perder para buscar una elección más alta en lugar de intentar competir). Esta misma temporada ha bajado en los puestos altos de un 15% al 14% para con ello subir los últimos.

Jugadores elegibles

El requisito primordial para formar parte del evento es tener al menos 19 años de edad en el año natural que se realice el Draft. Si estos chicos no son “internacionales” al menos deben de haber pasado una temporada por la universidad, aunque tiempo atrás desde el High School se podía ingresar directamente en la NBA. En el Draft se consideran jugadores internacionales a aquellos que sus últimos tres años hayan estado jugando fuera de Estados Unidos, que no se hayan matriculado en ninguna universidad y quienes no se hayan graduado en instituto estadounidense.

Son los propios jugadores lo que se declaran elegibles para la noche del Draft o se hace de manera automática si cumplen todas las condiciones. Estos requisitos son haber pasado cuatro años en la formación universitaria, haber pasado cuatro años de su graduación de instituto o haber jugado con un contrato profesional en otra liga ajena a la NBA.