¿NBA? Si. ¿Por encima de la salud? Nunca

No soy ningún catedrático de medicina. Y mucho menos, un especialista en enfermedades contagiosas o en pandemias. Tan solo un humilde seguidor más que dedica cientos de horas a ver partidos de baloncesto y otras tantas más a escribir sobre el fascinante mundo de la NBA. Ahora, el aspecto eminentemente deportivo debe quedar relegado a un segundo plano. No existe ninguna necesidad de que la NBA apure plazos para retomar la temporada tras el positivo por COVID-19 de Rudy Gobert. La primera medida ha sido suspender la competición. Y si la temporada se cancela finalmente, no debería importarnos lo más mínimo.

La NBA no está por encima de una pandemia. Ni cualquier otro tipo de liga o evento deportivo. No quiero minimizar el impacto que supondrá esta suspensión en un gran número de personas, especialmente entre todas aquellas personas –las de clase baja, por supuesto– en las que esta medida repercutirá negativamente. Empleados de los pabellones y todos aquellos habitantes cuyo sustento depende de las jornadas con partido se verán, no sabemos cuánto tiempo, afectadas. Mark Cuban ya ha confirmado que impulsará un programa en Dallas para ofrecer ayuda a la comunidad afectada. Una primera decisión elogiable y que deberían impulsar el resto de ricachones y propietarios que pululan por la constelación NBA.

Pero no podemos frivolizar sobre un asunto tan serio como la salud de las personas. De millones de personas inmersas en un sistema de sanidad privado, muy costoso e inaccesible para muchos en Estados Unidos. Vivimos en tiempos sin precedentes. ¿A quién le importa ahora el rumbo de uno, diez o cien partidos? Según un informe de la ONU, 1.300 millones de personas son pobres en todos los sentidos de la palabra, porque no tienen apenas ingresos o carecen de acceso a agua potable, alimentos suficientes o electricidad. Nosotros, que hemos tenido la suerte de nacer en otro mundo ajeno a todas estas desgracias diarias, deberíamos reflexionar. ¿Tiene verdadero valor una entrada de un puñado de dólares? Nos hallamos ante una crisis sanitaria a nivel mundial desconocida. Y si eso significa que, para garantizar la seguridad de los habitantes, es necesario finalizar hoy mismo la temporada, que así sea.

El diagnóstico de Gobert abre un sinfín de interrogantes. ¿Con cuántos miembros de la prensa ha interactuado desde que contrajo el virus?, ¿a cuántos compañeros de equipo, empleados de la franquicia, aficionados, amigos y familiares ha podido contagiar? No, amigos, no podemos interpretar como exagerada ni sobredimensionada a la decisión de la NBA. Una liga que mueve tantos kilómetros al día, así como personal y millones de dólares, en el que tan solo es necesario un pequeño foco para sustentar una propagación exponencial por toda América del Norte.

La NBA seguramente se reunirá muy pronto para discutir cómo manejar este pequeño paréntesis de la mejor manera posible. Espera, ¿existe una discusión posible? La competición no debería reanudarse hasta que se tenga una clara comprensión de la situación y de cuántas personas puedan haberse visto realmente afectadas. Preocupaciones varias como la logística, las entradas ya compradas, los contratos televisivos, el límite salarial de la próxima temporada (que podría verse afectado), la ausencia de la prensa o la disputa de los playoffs no son prioridad ahora.

Los deportes son una de las mayores vías de escape de la sociedad mundial. Si la NBA regresa, lo hará por dinero, no por el bienestar de sus aficionados. Eso es lo único –y todo– que la organización perdería a consecuencia de una cancelación total y definitiva de la temporada. Porque los partidos, las estadísticas, los trofeos, las declaraciones, los comunicados de prensa y demás narrativas NBA son meras trivialidades en comparación con la postura de agravar el efecto de una pandemia que amenaza con paralizar el funcionamiento de la sociedad. La conclusión, está muy clara: NBA, si. Por encima de la salud de las personas, nunca.

 

#EntraEnLaZona

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Translate