Leon Wood, una extraña transición

Leon Wood, una extraña transición

18/06/2020 0

Los Bulls saltaban a la cancha del United Center en un partido más de la temporada 95/96. Michael Jordan se fija en el trío arbitral y distingue una figura conocida, aunque no por ello dejaba de causarle un gran impacto. Se trataba de Leon Wood, que hacía las veces de árbitro de sustitución ante la huelga convocada por los oficiales de la NBA.

Leon Wood había sido compañero de Jordan 12 años antes en el combinado olímpico que representó a Estados Unidos en los JJOO de Los Angeles. Era una situación bastante anómala. Desde 1984 a 1991, Wood había vivido el baloncesto desde el otro lado del jardín, desde la perspectiva de jugador. Seis años de profesional en la NBA y uno intercalado en Europa, fue su bagaje como jugador.

Dos años más tarde de su retirada empezaba a oficiar partidos de high school, y en 1995 fue designado para arbitrar partidos de la NCAA. Como consecuencia de la huelga de árbitros de la NBA en la temporada 1995/96, Leon Wood fue escogido entre los árbitros sustitutos para pitar partidos de la mejor liga del mundo. Desde aquel momento hasta nuestros días Wood ha seguido arbitrando en la liga.

Encerrado en la habitación de un hotel, Wood conecta su portátil y trabaja durante más de dos horas revisando archivos de partidos que la propia NBA le envía para analizar. Repite esa escena de 20 a 22 días al mes en los que está fuera de casa. Es la parte más ingrata, la que ningún aficionado ve.

Lo hago por amor al juego“- explicaba Leon Wood.

La suya fue una transición insólita: de jugador profesional a árbitro en las más altas instancias.

Su carrera universitaria pareció dar un pequeño paso atrás cuando pidió el transfer desde Arizona a Cal State, pero dio muestra de sus grandes habilidades. Todavía posee el récord de mayor promedio de puntos y asistencias en una sóla campaña (24 pts en 1984 y 11 ast en 1983).

 

Eso le valió el derecho de participar en los trials en los que fue seleccionado por Bobby Knight para participar en los JJOO de 1984. Fue drafteado por los Sixers y tuvo el honor de formar parte de una plantilla en la que estaban grandes jugadores como Julius Erving, Moses Malone, Maurice Cheeks, Andrew Toney o Charles Barkley, otro novato.

Pero su carrera fue inconstante: varios equipos con un rendimiento irregular. Acabó convirtiéndose en un trotamundos de la liga. Tomó la decisión de abandonar de forma prematura su carrera tras alguna experiencia en Filipinas y en la CBA, para poder continuar con su vida.

Un amigo le “engañó” para que arbitrara partidos de High School, y sin darse cuenta se vio sumergido en una nueva profesión. Su siguiente paso fue arbitrar partidos de la NCAA y la CBA, hasta que llegó la oportunidad de saltar a la NBA de forma coyuntural.

Así explicaba León Wood la profesión de árbitro:

El arbitraje es un arte sutil y muy poco apreciado. El baloncesto es un deporte una gran variedad de juicios y con muchos matices, lo que lo convierte en una disciplina muy difícil de dirigir. Los errores son intrínsecos en el ser humano y como tales son parte de la profesión. Hay que asumirlos y seguir adelante con honestidad y humildad. También entran otros aspectos en juego como el temperamento de los jugadores, entrenadores y aficionados y los juicios paralelos de la prensa. En un partido bien arbitrado nadie se acordará nunca de los árbitros. Somos colectivo que huye de la fama porque eso significa que estaremos haciendo bien nuestro trabajo“.

Leon Wood fue un hombre que se ganó el respeto de todos aquellos con los que compartió vestuario y profesión. Era habitual ver a jugadores como Patrick Ewing o Chris Mullin hablar de él con cariño. En cierto modo su etapa como jugador profesional le otorgó un punto de vista o una óptica que otros árbitros no poseen. El hecho de que no sea uno de los árbitros más mencionados, habla muy bien de su labor.

 

#EntraEnLaZona

Avatar
Oscar Villares
Redactor de NBA.
Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Translate