Una niña con muchas inquietudes que eligió el baloncesto

Una niña con muchas inquietudes que eligió el baloncesto

12/05/2020 0

La center de las Phoenix Mercury se ha convertido en una de las mejores jugadoras del planeta. Pocas interiores ha habido tan dominantes en la WNBA, y no creo que haga falta hablar del hecho de normalizar los mates en la competición. No hay dudas de que Brittney Griner es una jugadora diferencial.

Para conseguir esto, ha tenido que trabajar mucho. Es cierto que tiene un gran físico, pero su etapa en la secundaria fue vital para ver a la jugadora que es ahora mismo.

Por su altura, lo normal es pensar que estuviera jugando a baloncesto desde siempre, pero no. Griner tuvo influencia de otras disciplinas para prepararse antes de dar el paso a la NCAAW para ser campeona en el 2012. Incluso su primera gran pasión fue la automoción. Desde que nació asegura que ha estado cerca de un coche, por lo que el motor es algo que siempre ha estado presente en su vida.

«No recuerdo un momento en que no estuviera cerca de los autos. Estaba en un pañal, arrastrándome hacia mi papá debajo del auto, viendo lo que estaba haciendo«. – Brittney Griner

 

Sus inicios fueron jugando al voleibol, destacando bastante. Una experiencia que le sirvió para adquirir cualidades que quizá jugando solo al baloncesto no hubiera podido tener. O quizá si, quien sabe.

 

Image placeholder title

Otro deporte por el que Brittney tuvo interés fue por el fútbol, incluso llegando a trabajar con un coach para desarrollar fuerza en las piernas. Esto debido a que ella tenía otra idea muy diferente sobre su futuro cuando estaba en sexto grado. «No comencé a practicar deportes hasta el séptimo grado. Empecé con voleibol y fútbol. Si me preguntaras qué quería hacer antes del séptimo grado, habría dicho bicicletas de cross de carrera o de cuatro ruedas. Quería competir en los X Games. Estaba tan fascinada por eso… Aun lo estoy«, dijo Griner para Sports Illustrated.

 

No fue hasta noveno grado que se planteó jugar al baloncesto organizado, cuando entrenadores la vieran jugar a voleibol y pensarán que podría desenvolverse bien en el parqué. «En la Escuela Secundaria Nimitz hubo algunos entrenadores que me vieron jugar voleibol cuando estaba en noveno grado y me dijeron que debería considerar el baloncesto«, dijo Griner. Una vez empezó a jugar a baloncesto no lo tuvo fácil. Tenía el físico, pero no las nociones básicas del juego.

 

«Dejé el voleibol después de esa temporada y le di una oportunidad al baloncesto. Estaba tan perdida… El entrenador decía: Establecer una pantalla. ¡Pero no sabía qué era una pantalla!«. – Brittney Griner

 

Con el paso de las semanas, meses y años, Brittney terminó siendo la gran jugadora de las Baylor Lady Bears y Phoenix Mercury que conocemos. Aunque realmente ella no tenía conciencia de su talento desde que empezó a destacar: «Todos vieron mi potencial excepto yoNo fue hasta el final de mi tercer año cuando empecé a pensar: Oye, supongo que soy bastante buena«.

En el instituto, Griner firmó un total de 52 mates, habiendo hecho un récord de 7 en un partido. Algo a lo que los saltos del voleibol, y su altura, le ayudaron mucho. Y no solo en el ataque, dado que llegó a colocar 25 tapones en un encuentro, siendo también un récord femenino en la secundaria. En la temporada 2008/09 hizo un total de 318 tapones, siendo otra marca histórica. Más que suficiente para ser nombrada la mejor jugadora del año y llegar a Baylor a continuar con su carrera.

 

#EntraEnLaZona

Manu Fresno
La magia ocurre sobre el parqué, solo soy encargado de narrarla.
Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Translate