La llegada de Diana Taurasi a la WNBA

Desde que era una niña, la considerada por muchos como la mejor jugadora de la historia, ya destacaba en el deporte. Ella estuvo en el  Don Antonio Lugo High School

Desde que era una niña, la considerada por muchos como la mejor jugadora de la historia, ya destacaba en el deporte. Ella estuvo en el  Don Antonio Lugo High School, en donde dominaba la zona del sur de California en su generación.

Diana Taurasi no dejó de recibir premios y distinciones en el instituto, y es que después de superar la barrera de los 3.000 puntos su nombre ya empezaba a ser de leyenda. Aunque todavía con mucho que demostrar antes de llegar a ser la estrella que es hoy en día.

Tras superar la etapa de formación, le tocaría ir a las UConn Huskies para seguir forjándose como jugadora. No sin antes asistir a un campus organizado por Michael Jordan en California, dado que era una de las mejores jóvenes de todo el país y ante la reciente creación de la WNBA las mujeres tenían más oportunidades en el deporte antes de ser profesionales.

La joven Taurasi que falló un tiro libre delante de Jordan

 

En su primera temporada como universitaria, empezó a demostrar que sería una jugadora diferencial. No pudieron ganar el campeonato como en el año 2000 antes de su llegada, pero si dieron un buen nivel. Como sophomore fue vital para ganar el March Madness, aunque no fue quien recibiría la distinción de mejor en lo individual del torneo. Fue Swin Cash quien se llevó esos honores.

En la temporada 2003, Diana tomó las riendas de ser la líder de las Huskies. De nuevo ganaron el campeonato, y en esta ocasión Taurasi fue la más destacada del país, manteniendo a las de UConn en la élite como mínimo durante su curso senior.

Antes de disputar la última Final Four de Diana, su entrenador fue preguntado sobre las posibilidades que tenían de ganar. A lo que respondió: “Tenemos a Diana y las otras no“. Algo que demostraba la confianza que tenía Geno Auriemma en su joven estrella. Los números de Taurasi fueron de 15.0 puntos, 4.3 rebotes y 4.5 asistencias, lejos de ser espectaculares.

La diferenciación de Diana con el resto era en su actitud y mentalidad ganadora. Desde muy pequeña mostraba que era diferente y con el paso de los años acabó confirmando que era una realidad hasta el punto de ser apodada ‘White Mamba’ por Kobe Bryant.

Por otro camino distinto, pero que llevaría al mismo camino, las Phoenix Mercury tuvieron un registro de 8-26 en la temporada 2003. Un escenario que les dio la primera elección general del Draft 2004 para poder conseguir a la que ha sido la cara de la franquicia durante más de 15 años. Fue una generación cargada de talento con Lindsay Whalen o Rebekkah Brunson, pero las de Arizona no se equivocaron con su decisión.

En esa misma temporada llegaría Penny Taylor en un draft de dispersión a las Mercury, por lo que se reforzarían para dar un salto cualitativo muy importante en cuestión de una off-season.

El debut de Taurasi en la WNBA fue ante Sacramento Monarchs, anotando 22 puntos aunque no consiguieran la victoria. Un partido que resumió la temporada de Phoenix, dado que no pudieron entrar en los playoffs a pesar de haber mejorado tanto la plantilla.

Aún así, Diana consiguió hacer una enorme demostración de que sería una jugadora de leyenda. Sus promedios fueron de 17 puntos, 4.4 rebotes, 3.9 asistencias y 1.3 robos, entrando con ellos en su primera convocatoria para el All-Star y ser nombrada la mejor rookie del año. El resto, como todos ya sabemos, es historia. Taurasi se acabó convirtiendo en la mejor de todos los tiempos para gran parte del público.

 

#EntraEnLaZona

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Translate