Los Raptors confían en que Masai Ujiri no dé la espantada

El objeto de deseo de los New York Knicks para intentar revertir la eterna caída en picado en la que llevan metidos más años de los que conseguimos acordarnos no es un un par de agentes libres top, o un entrenador estrella…

El objeto de deseo de los New York Knicks para intentar revertir la eterna caída en picado en la que llevan metidos más años de los que conseguimos acordarnos no es un un par de agentes libres top, o un entrenador estrella… el oscuro objeto de deseo de James Dolan es el general manager de los Toronto Raptors, Masai Ujiri.

El pasado noviembre ya os informamos en El Perímetro que Dolan daba casi por perdida la temporada, que el cargo de David Fizdale peligraba como al final ha sucedido y que ya empezaba a haber movimientos de acercamiento a Ujiri, arquitecto de los Raptors campeones que también dejó un muy buen trabajo en los Denver Nuggets.

Ante el aumento de presión mediática sobre este tema, el propietario de la franquicia canadiense, Larry Tanenbaun, ha tenido que salir a la palestra para intentar calmar las aguas:

Masai tiene contrato esta temporada y la siguiente por lo que no hay necesidad real de tener que renegociar su contrato. Es el mejor en su puesto, pero ningún equipo puede hablar con él ya que sería un tanteo ilegal (tampering). Todo propietario sabe eso. Masai va a quedarse.

No sé qué os parecen a vosotros estas declaraciones, pero a mí personalmente me transmiten una inquietud real de que los Raptors temen que los Knicks están detrás de su general manager y que se descolgarán con una oferta difícil de igualar.

La cuestión es, más allá del dinero, si los Knicks ofrecerán a Ujiri el proyecto y poder que éste necesita para hacer tabla rasa en lo deportivo de la franquicia y tener la paciencia de 3 a 5 años para construir un equipo del que la ciudad esté orgullosa. Roma no se construyó en un día.

Masai Ujiri y los Knicks

La historia de Ujiri con los Knicks viene de lejos y no es especialmente buena para los fans… hagamos memoria:

La primera gran decisión de Ujiri como general manager de los Nuggets fue traspasar a Carmelo Anthony a los Knicks a cambio de muchas rondas de draft con las que la franquicia de la Gran Manzana hipotecó bastante su futuro. Con el paso del tiempo se ha visto que los Knicks no supieron o no pudieron hacer un equipo competitivo alrededor del actual alero de los Blazers.

La segunda vez que Knicks y Ujiri se cruzaron fue cuando éste aterrizó en Toronto. El general manager les “coló” a Andrea Bargnani en un traspaso a cambio de Marcus Camby, Steve Nocak, Quentin Richarson y una segunda ronda de draft… demasiado botín.

¿Quizás sea el momento de que Ujiri trate de devolver a los Knicks a la gloria?

Ujiri fue premiado con el galardón de Ejecutivo del Año en 2013 por su gestión en los Nuggets y consiguió hacer campeones a los Raptors por primera vez en su historia gracias, entre otras cosas, a los traspasos de Kawhi Leonard por DeMar DeRozan, todo un ídolo en Toronto, y luego en febrero, haciéndose con Marc Gasol. Tras el título, Leonard se marchó a los Clippers pero los Raptors siguen siendo competitivos gracias a un Pascal Siakam desatado que les tiene como único equipo capaz de seguir el ritmo de Bucks, Celtics y Sixers.

¿Es Masai Ujiri la persona capaz de reconstruir los Knicks?

 

#EntraEnLaZona

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Translate