11/03/2020

San Antonio Spurs y su particular “Juego de Tronos”

Aunque en esta historia no hay envidias, asesinatos ni sucesos de ciencia-ficción, lo cierto es que Gregg Popovich no se mantendrá mucho más tiempo sentado en el trono de head coach

29/06/2019

New York, New York

Después de unos terribles años para el baloncesto neoyorquino, tanto la franquicia de Manhattan como la de Brooklyn, Knicks y Nets, ven la luz al final del túnel. Unas pésimas gestiones en los despachos y varias decepciones en las canchas han provocado que la ciudad con más glamour de los Estados Unidos no vea a […]

08/03/2019

¿Pueden los Brooklyn Nets consumar la sorpresa?

A falta de un mes de competición, en la clasificación sigue arriba uno de los equipos por los que nadie apostaba a principio de temporada. Los Brooklyn Nets todavía están en plena reconstrucción después de haber quedado muy lastrados por el famoso trade de Garnett y Pierce, y esta temporada parecía ser una más en el proceso de los de Nueva York hasta conseguir volver a ser un equipo competitivo. En la base del proyecto, un D’Angelo Russell que no había terminado de explotar, junto a una grata sorpresa en el pasado Draft como Jarrett Allen con mucho que aprender y un sexto hombre de lujo: Spencer Dinwiddie.

El inicio de la temporada ya auguraba lo que se podría comprobar meses más tarde, ya que empezaron ganando 6 de los 12 primeros encuentros. Remando a favor del calendario consiguieron vencer a Detroit, Phoenix, Cleveland y New York Knicks, además de otras meritorias victorias ante Denver y Philadelphia. En el camino encontraron, además de una versión nunca antes vista de DLo, un nuevo pilar donde sostenerse: Caris LeVert. El de Ohio, junto con Russell, formó una temible pareja exterior con una media de tan solo 23 años.

Por desgracia, los dioses del baloncesto fueron crueles, y el 12 de noviembre, con tan solo 14 partidos de temporada regular disputados, LeVert sufría una espeluznante lesión en su pierna derecha que lo tendría apartado varios meses de la competición. La afición de Brooklyn, esperanzada y con la ilusión de nuevo a flor de piel, veía como las expectativas que tenía puestas en el equipo eran destrozadas por un mal apoyo sobre el parqué. Perdieron el maldito partido contra Minnesota, y solamente ganaron 2 de los siguientes 10 encuentros.

Tras la pérdida del que estaba siendo el mejor jugador de los de negro, salieron derrotados ante equipos con poco o nada que hacer en cuanto a expectativas como Memphis, Cleveland o Washington. Se iban hundiendo poco a poco en la tabla de la Conferencia Este, y los esfuerzos de Russell y Dinwiddie eran en vano. Sin embargo, el 7 de diciembre, D’Angelo Danté Russell decidió que ya había suficiente, y anotó 29 puntos para llevar a su equipo a una sufrida victoria en la prórroga ante nada más y nada menos que los Toronto Raptors de Kawhi Leonard.

Ese día despertaron los Nets, y decidieron que con o sin LeVert había que competir por la temporada. Encadenaron 7 victorias consecutivas y ganaron 9 de 10 partidos en ese periodo de tiempo para volver a meterse de lleno en la pelea por los Playoffs, justo a la par que se publicaba la noticia de que Caris LeVert podría volver a las pistas para el mes de febrero y disputar el final de la campaña regular (y tal vez la postemporada). Desde entonces han manejado a la perfección las rachas, ganando los partidos importantes y peleando todos y cada uno de ellos hasta el final. A lo largo de la temporada han decidido 22 partidos por 5 puntos o menos.

Las mejores noticias para los Nets llegaban en el mes de febrero, ya que a la vuelta de LeVert se sumaba la participación debido a la lesión de Victor Oladipo de D’Angelo Russell en el All-Star de la NBA. Russell venía promediando los mejores porcentajes de tiro de su carrera y superando por primera vez los 20 puntos por encuentro. Además, su faceta de líder lo había aupado hasta más de 6 asistencias por encuentro, de modo que su participación estaba más que justificada.

Encarando la recta final, el equipo todavía no parece tener un quinteto ideal más o menos claro para empezar sus encuentros, después de superar el periodo de lesiones e incertidumbre y reincorporar efectivos. Son imprescindibles Russell y Jarrett Allen, The ‘Fro debido a su pelo “afro”, junto con un Joe Harris que sorprendió a todo el planeta en el concurso de triples y está tirando por encima del 47% en tiros de 3. En las alas, Rondae Hollis-Jefferson y Treveon Graham alternan puestos con Allen Crabbe y el joven y descarado Rodions Kurucs, que disputó el partido de jóvenes promesas en el All-Star. Con estas combinaciones completan siempre quintetos físicos y equilibrados, con un gran ratio defensivo y trepidantes en ataque. En el banco, el siempre fiable Spencer Dinwiddie espera junto con el recuperado Caris LeVert.

1547876391_487457_1547876561_noticia_normal

La aparición sorpresa de jugadores rindiendo por encima del nivel que se les esperaba, junto con el reencuentro consigo mismo de hombres como DeMarre Carroll o Allen Crabbe ha hecho que Brooklyn cuente con una plantilla envidiable, capaz de responder ante cualquier situación y muy acostumbrada a luchar por cada partido. Lo tendrán que hacer, ya que a falta de 15 partidos se encuentran séptimos en el Este, con un récord muy cercano al 50% de victorias (34-33) y tres partidos y medio por encima de la línea de corte. Normalmente, en la Conferencia Este ganar la mitad de los partidos significa asegurar la plaza de Playoffs, pero los Magic, Hornets y Heat les pisan los talones en la carrera por ocupar las últimas 3 plazas que permiten viajar al mes de mayo en la NBA.

Por delante, un calendario muy complicado de afrontar para llegar sanos y salvos a final de temporada. Del total de 15 partidos restantes, 10 son fuera de casa y tan solo 5 en el Barclays Center. La nota positiva en este balance es que los encuentros más importantes, contra Detroit Pistons y Miami Heat, que son rivales directos en la lucha por los Playoffs, los disputarán ante su público. Además, les resta una visita a Atlanta ante los Hawks y otra al Staples Center, donde se enfrentarán a unos Lakers en una carrera desesperada por alcanzar la octava plaza del oeste.

Entretanto, se las verán con 10 equipos metidos de lleno en la lucha por todo, y el miércoles 13 de marzo empezarán una durísima gira por el Oeste donde tendrán que medirse a Oklahoma, Jazz y Clippers en back-to-back, Kings, los citados Lakers y Portland Trail Blazers. Además, justo al regresar a la parte oriental del país visitarán a los Sixers, y después les esperan Celtics, Bucks por partida doble, Toronto e Indiana Pacers. En las dos últimas semanas de competición se tendrán que enfrentar a los cinco primeros clasificados de su conferencia.

Cerrarán los Nets la temporada en Brooklyn, ante un rival directo, Miami Heat, como hemos visto anteriormente, en un encuentro que puede resultar de vida o muerte para los de Kenny Atkinson. Para llegar al partido número 82 con posibilidades de poner los pies en la postemporada necesitarán el máximo esfuerzo de toda la plantilla, además de conseguir alguna heroica victoria contra equipos con mejor récord y aspirantes a todo. Hasta ahora se han mantenido impasibles al avance de la temporada, y siguen en puestos de Playoff. ¿Aguantarán los Nets el esprint final del calendario?

 

Continue Reading

18/02/2019

Concursos del All-Star 2019

Segunda noche del siempre apasionante All-Star y una de las más esperadas por todos los aficionados: el sábado noche, la hora de los concursos. Tal vez sea el evento más entretenido y con más expectación, aunque los focos estén siempre más centrados en el partido de las estrellas del domingo. En esta edición, como viene siendo habitual, el Spectrum Center de Charlotte acogió tres modalidades de concursos: el de habilidades, el de triples y el de mates.

En el All-Star de 2019 el concurso más esperado era sin duda el de triples, donde se medirían los hermanos Curry, además de contar con la presencia de una leyenda como Dirk Nowitzki y promesas especialistas en el tiro exterior como Buddy Hield. Además, la participación en el concurso de Kemba Walker, la estrella local, añadía un plus de picante a un concurso lleno de expectativas, esta vez formado por 10 jugadores en lugar de los 8 habituales. Aun así, el espectáculo empezó temprano con el concurso de habilidades, donde Jayson Tatum, Trae Young, Nikola Jokic y Luka Doncic levantaron al público de sus asientos y nos hicieron disfrutar tanto como disfrutaron ellos mismos.

Concurso de habilidades

Los enfrentamientos se decidieron “al azar” por Ludacris y Karl-Anthony Towns, aunque los emparejamientos equilibrados hacen pensar que tal vez no fuese al 100% cuestión de suerte. Jokic venció a Vucevic tras anotar el triple final en el primer intento, Tatum hizo lo propio ante Conley y Trae Young dejó la primera nota destacada al convertir su triple casi desde el logo para eliminar a De’Aaron Fox. Por último, un siempre sonriente Luka Doncic eliminaba a Kyle Kuzma tras intentar un tiro desde medio campo, cosa que suelen realizar los participantes en este concurso cuando van por detrás de sus rivales. No le salió bien, pero pudo convertir el triple antes que Kuzma y avanzar a la semifinal.

En los siguientes enfrentamientos se vieron las caras Tatum y Jokic, superando el de los Celtics al pívot serbio, que bromeaba tras perder negándole el saludo al joven Jayson Tatum, que se convertiría en el primer finalista. La otra semifinal tuvo mucho más jugo, ya que enfrentaba a dos de los novatos con más proyección del Draft, y que se vieron envueltos en un traspaso entre sus equipos para terminar con Luka en Dallas y Young en Atlanta. Trae se lo tomó mucho más en serio que Luka, que volvió a tirar desde media pista y estuvo mucho más cerca de conseguirlo, pero finalmente el base tejano se llevó el pase a la final, donde esperaba ya Tatum.

En la gran final tomaba ventaja el de los Hawks, que llegaría al tiro final con casi media cancha de ventaja sobre Tatum. Sin embargo, un genial tiro desde media pista del alero de segundo año decidía el enfrentamiento y el concurso, que dejaba a Trae Young y a los aficionados de los Atlanta Hawks con mal sabor de boca. Young quería ganarlo, estaba concentrado y quería llevar un título hacia el estado de Georgia, pero el incontestable tiro de Tatum decantó la balanza hacia los de Massachussets.

Concurso de triples

Como comentábamos antes, el más esperado de la noche. 10 participantes entre los cuales se encontraban algunos de los más ilustres tiradores de la liga, y en la ceremonia previa aparecerían leyendas del tiro de 3 acompañando a Dell Curry, exjugador de Charlotte y tirador como sus dos hijos. Glen Rice, Mark Price y Ray Allen lo acompañarían en un improvisado concurso donde por cada tiro anotado, Stephen y Seth Curry donarían 100.000 dólares a una organización benéfica de la zona de Charlotte. Una vez terminada la emotiva reunión, los concursantes se preparaban para la acción.

En la primera ronda, sorprendía Joe Harris con 25 puntos sobre los 34 posibles inaugurando el concurso. El escolta de los Nets anotó todos los tiros de su carro de tiros con valor doble, el que contiene todos los balones tricolor a elección del jugador. Harris terminaba desde la esquina derecha para poner el listón altísimo nada más empezar. A continuación, dos jugadores con grandes expectativas que no tuvieron un buen concurso: Kemba Walker y Khris Middleton. Con 15 y 11 puntos respectivamente, esperarían en el banco a verse superados por el resto de tiradores.

Acto seguido sería el turno para el pequeño de los Curry, Seth, que con 16 puntos se colocaba como segundo mejor, pero con una marca baja quedando aún más de la mitad de los participantes. La ilusión de ver a los hermanos en la final la terminarían justo después Damian Lillard, que superó a su compañero de equipo en los Blazers con 17 puntos y anotando un triple a una pierna sobre la bocina y Buddy Hield, que hizo gala de su gran estado de forma registrando 26 puntos y eliminando definitivamente a los tres participantes anteriores a “Dame”. Sin apenas descanso le llegaría el turno a Danny Green, que con una mecánica relajada y sin apenas elevación en el salto conseguiría 23 puntos y desbancaría a Lillard.

Le llegaba por fin el turno al ala-pívot alemán, Dirk Nowitzki, que a pesar de no estar en su mejor estado de forma consiguió 17 puntos arqueando muchísimo el balón desde un punto de lanzamiento espectacularmente alto, como siempre hemos visto. No paraba el show para ver a la mejor actuación de la noche, y no podía ser de otro jugador sino de Stephen Curry. No existió el duelo entre hermanos porque el mayor, Steph, fue claramente superior y mejoró en más de 10 puntos la marca de su hermano, finalizando la ronda en cabeza con 27 puntos sobre 34 posibles. Por último, cerraba la primera ronda sin poder clasificarse para la final el vigente campeón, Devin Booker, al que tampoco se le vio en su mejor estado de forma. A pesar de ello anotó 23 puntos y estuvo cerca de complicarle el puesto a Joe Harris, que después haría saltar la banca de nuevo.

Harris, junto con Buddy Hield y Stephen Curry, se preparaba para iniciar la ronda final concentrado en el aro. Y siguiendo con la regularidad que demostró en la primera ronda, superó su anterior marca para dejar 26 puntos y poner muy difícil el concurso a los otros dos finalistas. Hield no estuvo tan fino en esta ronda final, fallando muchos tiros al inicio, y finalmente solo pudo anotar 19 puntos. Por último, el base estrella de los Golden State Warriors y criado en la ciudad de Charlotte, Stephen Curry, intentaría de nuevo la proeza de superar a Harris como ya había hecho en primera ronda para alzarse con el título. Algunos fallos, sobre todo en el tercer carro, le obligaban a anotar todos los tiros desde la esquina derecha, su preferida, para empatar con el de Brooklyn. Sin embargo, un rebote traicionero en el aro dejaba a Steph sin título.

Ganó finalmente Harris con 26 puntos, un jugador al que nadie colocaba como favorito en las quinielas y que lleva de nuevo un título de concurso de All-Star hacia la Gran Manzana, después de que Spencer Dinwiddie ganara el concurso de habilidades en el evento de 2018 en Los Ángeles. Los Nets continúan, también en el fin de semana de las estrellas, mostrándose como equipo revelación de la temporada.

Concurso de mates

Finalizaba la noche de concursos, como es habitual, con la competición de mates, a la que tanto el público como los periodistas prestan más atención. Entre el jurado del concurso, personalidades de la talla de Candace Parker o Alonzo Mourning, y en la mesa de comentaristas en flamante campeón de 2018, Donovan Mitchell. En el banco esperando para mostrar sus capacidades atléticas y creatividad se encontraban Dennis Smith Jr, de los New York Knicks, Hamidou Diallo de los Thunder, Miles Bridges de los locales Charlotte Hornets y John Collins, de Atlanta Hawks.

Empezaba este último la competición con un mate agarrándose a la gomaespuma del tablero, algo que los jueces no valoraron con más de cinco “8” para un total de 40 puntos. A continuación, Diallo a pase de su compañero Russell Westbrook dejaba un mate lleno de energía desde la línea de fondo para situarse en cabeza con 48 puntos. DSJ conseguiría por su parte 45 puntos tras intentar varias veces un mate, algo que le ocurriría también en las rondas venideras y desluciría su actuación, mostrando así también que no se encontraba en su mejor estado físico. Por último, no conseguiría completar un mate Miles Bridges, que se llevaría 33 puntos por el intento pero se vería prácticamente descartado para la final.

En la segunda tanda de mates se vieron los mejores del concurso. Los participantes pusieron toda la carne en el asador para intentar competir en la ronda final, y los jueces respondieron con 3 puntuaciones perfectas. Primero, Bridges recogería un pase de Kemba Walker luciendo la camiseta de Larry Johnson, leyenda de los Charlotte Hornets y sacando de la grada para saludar a Muggsy Bogues. Dennis Smith saltaría sobre el cantante J.Cole con su camiseta de baloncesto del instituto, y Diallo realizaba el mejor mate de la noche saltando sobre nada más y nada menos que Shaquille O’Neal, para completar el mate dejando el codo dentro del aro al más puro estilo de Vince Carter. Además, enseñaba bajo su camiseta habitual de los Thunder un logo de Superman.

El único que no consiguió una puntuación perfecta fue Collins, que se quedó con 42 puntos al tropezar y romper una parte de la réplica del avión de los hermanos Wright que se había propuesto saltar para completar su segundo y último mate de la noche. De este modo, saldrían clasificados para la final Dennis Smith Jr. y Hamidou Diallo, mientras que la esperanza local Miles Bridges y el sophomore de los Hawks John Collins se despedirían en ese momento.

La ronda final no tuvo demasiada emoción, ya que DSJ no fue capaz de completar su primer mate, fallando los tres intentos de los que disponen los participantes y poniendo en bandeja el concurso a Hamidou Diallo, que en la primera ronda se limitó a hacer un potente mate sin demasiada enjundia para asegurar superar en puntos al atlético base de los Knicks. En la segunda vuelta de la final, Smith sí que consiguió, tras muchos intentos, saltar sobre Dwyane Wade y recoger el balón que le lanzaba Stephen Curry para machacar y conseguir una puntuación perfecta, más por consolación que por merecimiento.

Por último, finiquitaba Diallo el concurso sumando 45 puntos después de tomar la pelota de las manos del integrante de Migos, Quavo, y saltando sobre él para colgarse del aro y llevar hacia Oklahoma City su título de campeón del concurso de mates. Diallo, que consiguió el segundo récord de salto vertical más alto en las pruebas anteriores al Draft, hizo justicia a su fama y ganó sin una oposición seria. Perdió un poco de emoción el concurso estrella de la noche, que fue poco lucido y al que en los últimos años le faltan nombres de relevancia que añadan un plus a un concurso que cada año es un poco menos protagonista en detrimento de los de habilidades y triples, más dinámicos y emocionantes que los mates, donde últimamente escasea la originalidad. De todos modos, noche emocionante de concursos, siempre perfecta como calentamiento antes del All-Star Game.

 

 

Continue Reading

13/02/2019

Especial All-Star Chalotte 2019 (II): Team LeBron

Seguimos con este especial dedicado al All-Star con el segundo de los cuatro artículos que nos ocuparán hasta que llegue el esperado fin de semana. Si en el anterior artículo hablábamos del equipo de Giannis Antetokounmpo, ahora es el turno de los elegidos por el elegido, es decir, LeBron James. Se trata en este caso de un equipo con más experiencia en estos partidos, y por eso tal vez parten como favoritos, aunque en la cancha nada es seguro. James será el jugador con más experiencia en esta edición, ya que lleva jugando los All-Star durante toda su carrera, sin fallo excepto en su año de novato. 15 encuentros consecutivos, los últimos dos como capitán del equipo, que constituyen una prueba más del increíble legado de este jugador. Al participar en esta edición, superará a Michael Jordan en participaciones en partidos de All-Star e igualará a Shaq, Kevin Garnett y Tim Duncan.

Entrenador: Michael Malone (1x All-Star)

Primera aparición en un All-Star para el entrenador de los Denver Nuggets. Mikemln Malone ha conseguido mantener el rendimiento excelente del equipo de Colorado a pesar de los múltiples problemas de lesiones, y sin contar todavía con Isaiah Thomas, que actualmente se recupera de su operación de cadera. Perdió durante muchos partidos a Paul Millsap y a Gary Harris, pero aun así ha conseguido que su equipo lidere la Conferencia Oeste por delante de equipos temibles como los Golden State Warriors o los Houston Rockets de James Harden hasta hace apenas una semana. Eso le ha valido un hueco en el banquillo del Team LeBron, al cual dirigirá en la contienda de Charlotte.

 

tlb

Capitán: LeBron James (15x All-Star)

Sencillamente, El Rey. Decimoquinta vez que LeBron James participa en un All-Star. A sus 34 años se encuentra embarcado en una aventura en Los Angeles Lakers, donde tiene el difícil cometido de llevar un equipo de jóvenes promesas y jugadores experimentados hacia la victoria. Frustrado después de no poder completar el traspaso de Anthony Davis, todas las elecciones del draft para su equipo All-Star van encaminadas hacia un objetivo. James no da puntada sin hilo y cinco de sus seis primeras elecciones son jugadores que aterrizarán en la agencia libre este verano o están claramente dispuestos a ser traspasados, como es el caso de “La Ceja”. Un año más, LeBron nos regalará su exuberancia física y pondrá todo su talento a la disposición del espectador en el partido de las estrellas.

Titulares:

Kyrie Irving (6x All-Star)

Otro habitual totalmente merecido en el partido. Salió de Cleveland Cavaliers para ser líder de una franquicia, y lo está consiguiendo en nada más y nada menos que los Boston Celtics. El desequilibrante y talentoso base nos ha deslumbrado en incontables ocasiones con sus cambios, su manejo de balón y una técnica individual envidiable. Irving es un espectáculo sobre la pista de baloncesto, y el All-Star es el mejor momento para demostrarlo. Promedia casi 25 puntos, 5 rebotes y 7 asistencias por partido, y está tirando con unos porcentajes dignos de admiración: 50% en tiros de campo, 40% en triples y 85% en tiros libres. Unas marcas al alcance de muy pocos jugadores. Aunque su presencia se ha visto comprometida por una leve lesión de última hora, finalmente participará en el encuentro.

James Harden (7x All-Star)

Por muy cuestionada que sea su forma de jugar, no cabe duda de que James Harden es una superestrella y merece ser titular en el All-Star. A pesar de las lesiones de sus dos principales escuderos, Chris Paul y Clint Capela, ha sido capaz de mantener el equipo a flote con actuaciones anotadoras desorbitadas. Su talento para encontrar el aro es sencillamente espectacular, y no puede faltar en el partido de exhibición más famoso del planeta. Esta temporada promedia más de 36 puntos por partido, un dato solo al alcance de cinco jugadores, además de él, en toda la historia de la liga: Wilt Chamberlain, Elgin Baylor, Rick Barry, Kobe Bryant y Michael Jordan. Un Hall of Famer andante, que acaba de romper el récord de partidos consecutivos anotando 30 o más puntos.

Kawhi Leonard (3x All-Star)

The Klaw, uno de los jugadores con un rendimiento más alto en ambos lados de la pista, también formará parte del quinteto inicial del Team LeBron. El alero de los Raptors está cuajando una espectacular temporada con la franquicia canadiense, asumiendo responsabilidades en su nuevo equipo tras el traspaso desde San Antonio Spurs, de donde parecía querer salir urgentemente. Siempre entre algodones esta temporada, pero rindiendo a un nivel estratosférico cada partido que juega. Está haciendo máximos de su carrera en puntos y rebotes por encuentro, y es una potencia defensiva temida profundamente en la competición. Ha liderado a los Toronto Raptors hasta la segunda plaza del este, con un equipo basado en la profundidad de plantilla y el alto rendimiento de todos sus miembros.

Kevin Durant (10x All-Star)

Solamente él y LeBron James, de entre todos los titulares, cuentan en dobles dígitos sus participaciones en estos eventos. Además, Durant se une a Curry y a Klay Thompson para presentar mayoría de jugadores seleccionados por un mismo equipo (Golden State Warriors) para disputar el All-Star. El 17 de febrero se tendrá que enfrentar a Steph, mientras que Klay será su compañero de equipo en el Team LeBron. Durantula está madurando su juego, y esta temporada está haciendo el máximo de su carrera en asistencias por partido sin dejar de ser el anotador letal que siempre ha sido. Junto con Jeff Green, el único jugador en activo que vistió la camiseta de los Seattle SuperSonics.

Suplentes:

Damian Lillard (4x All-Star)

General al mando de los siempre olvidados Portland Trail Blazers, que un año más se cuelan sin hacer ruido en puestos de Playoff de una Conferencia Oeste competidísima. “Dame” está mejorando sus porcentajes de tiro, uno de los interrogantes en su carrera, y ahora mismo promedia un porcentaje de tiro efectivo del 52%, es decir, su mejor marca. Junto con McCollum y Nurkic forma un “Big Three” capaz de dar la sorpresa en cualquier partido de temporada regular, pero al que todavía le siguen faltando piezas complementarias que les permitan luchar por superar las semifinales de conferencia. Gran reconocimiento a uno de los jugadores más infravalorados de la liga.

Ben Simmons (1x All-Star)

Debut no ausente de polémica del “príncipe” de la NBA en un All-Star. Protagonizó el primer intercambio de jugadores de la historia de un All-Star a petición de su capitán y mentor en la liga, LeBron James, que pidió al otro capitán intercambiarlo por Russell Westbrook. El australiano es uno de los diamantes en bruto de la liga. Posee una inteligencia brutal en el juego, es capaz de ver los espacios en la pista de una forma sorprendente y, aun con una falta de confianza total en su tiro de más allá de cinco metros, promedia más de 16 puntos por partido, superando además los ocho rebotes y asistencias en su corta carrera. Un base de 2,08 que recuerda a Magic Johnson, con el que se vio enredado en un posible caso de tampering hace escasos días. Tremendamente estético, parece avanzar flotando por la pista, y podrá demostrarlo en Charlotte.

Bradley Beal (2x All-Star)

Uno de los jugadores que más ha trabajado para ganarse el puesto en este partido. Beal ha sido la punta de lanza de unos Wizards que han perdido en el camino a Dwight Howard y a John Wall, quienes debían impulsar al equipo a competir por algo más que una primera ronda de Playoffs en un caso bastante similar al de Portland Trail Blazers en cuanto a aspiraciones competitivas. Las dos lesiones dejaron prácticamente solo a Beal, que ha llevado al equipo a las espaldas promediando 25 puntos por partido. Encadena su segunda participación consecutiva en un All-Star, y con 25 años se ha consolidado como uno de los grandes nombres de la NBA. Solamente necesita encontrar a los compañeros adecuados.

Klay Thompson (5x All-Star)

Una de las participaciones más discutidas en este All-Star de Charlotte 2019. Empezó la temporada frío en el tiro, su gran arma, pero con el paso de los partidos se ha ido reencontrado de tal forma que batió el récord de triples anotados en un partido ante los Chicago Bulls, anotando 14 tiros de tres puntos. Solamente tiene un competidor en cuanto a tiro exterior, y curiosamente entrena con él cada día. Thompson y Curry, los Splash Brothers, forman el dúo tirador más letal de la liga, y se verán las caras en el partido de las estrellas. Se quedan fuera en detrimento de Klay, de forma discutiblemente injusta, otros jugadores que estaban haciendo una gran temporada como Donovan Mitchell, DeMar DeRozan o Rudy Gobert. Sea como fuere, Thompson tiene el estatus de estrella más que merecido.

LaMarcus Aldridge (7x All-Star)

Principal cara del enésimo proyecto exitoso de Gregg Popovich al mando de los San Antonio Spurs. Aldridge se encuentra cómodo por fin en una franquicia que lo ha mantenido como base del proyecto, y con la llegada de DeRozan parece completar una plantilla que rinde por encima de lo que dicen sus nombres sobre el papel. Sería difícil para la liga tener que decidir entre DeMar y LaMarcus, pero tal vez los galones en el vestuario y actuaciones sobresalientes como su partido de 56 puntos frente a los Thunder el pasado mes de enero han decantado la balanza a favor del interior tejano. Séptima participación en un partido de las estrellas a sus 34 años y tercera con los Spurs. El resto las cosechó en el punto álgido de su carrera, en su etapa final con los Blazers.

Anthony Davis (6x All-Star)

La Ceja” ha sido el jugador más mediático de las últimas semanas debido a su petición de traspaso desde los New Orleans Pelicans. Se vio implicado en unas tensas negociaciones para conseguir su llegada a Los Angeles Lakers, donde LeBron, capitán de su equipo All-Star, presionó para la llegada del pívot. Siempre en las conversaciones para MVP, fue la primera elección de James en el Draft de jugadores para el evento, seguramente haciendo así un claro guiño a AD: te quiero en mi equipo. Este verano los angelinos tendrán otra oportunidad de conquistar a Davis, pero mientras tanto el jugador seguirá con los Pelicans, donde está haciendo los mejores números de su carrera con 29 puntos, más de 13 rebotes y 4 asistencias por encuentro. Una verdadera locura de la que podremos volver a ser testigos este fin de semana.

Karl-Anthony Towns (2x All-Star)

Sigue creciendo como jugador KAT, que con cuatro años de experiencia en la NBA promedia cómodamente un 20/10 (20 puntos y 10 rebotes por encuentro). Actuando siempre como piedra de toque de los Minnesota Timberwolves en un año lleno de emociones y altibajos para los de Minneápolis, se ha ganado su derecho a participar en el partido de las estrellas por segundo año consecutivo gracias a su regularidad, aunque su equipo no esté cuajando, ni mucho menos, una buena temporada. Ahora mismo son duodécimos en la Conferencia Oeste, a cuatro partidos de los puestos de privilegio. Aunque solamente acudirá él desde los Wolves, podría haber estado acompañado por un renacido Derrick Rose, que figuró entre los más votados por los aficionados.

Extra:

Dwyane Wade (13x All-Star)

Finaliza el roster del Team LeBron uno de sus mejores amigos. Miembro del Banana Boat Club y excompañero en Miami Heat, donde ganaron juntos dos anillos de campeones. Quedará para la posteridad el mítico mate de James con Wade celebrándolo delante, y tal vez intenten repetirlo en el que será el último partido juntos en la NBA de estas dos leyendas. Wade participó en 12 ocasiones seguidas en este evento, desde 2005 hasta 2016, siempre con los Miami Heat. Será el último baile en un All-Star para “Flash”, que se encuentra realizando una gira de despedida, siendo ovacionado en cada estadio que pisa e intercambiando camisetas con todos los jugadores que aprecia en el camino. LeBron y Wade se reencontrarán fuera de la pista, en lo alto del American Airlines Arena cuando retiren sus camisetas y, en unos años, en el Salón de la Fama de la NBA.

 

Continue Reading

11/02/2019

Especial All-Star Chalotte 2019 (I): Team Giannis

Como cada año, los mejores jugadores de lo que va de temporada regular de la NBA se reúnen en una ciudad afortunada que acogerá el fin de semana de las estrellas. Se trata de uno de los eventos más glamurosos y carismáticos del deporte americano, tal vez solamente por detrás de la Super Bowl. Allí se dan cita no solamente jugadores, sino entrenadores, periodistas y celebrities de alrededor de todo el planeta. En 2019 es el turno de Charlotte, Carolina del Norte, que cuenta con unos 900.000 habitantes y es hogar de la franquicia de los Charlotte Hornets.

Esta temporada, el partido de las estrellas, o All-Star Game, tendrá lugar la noche y madrugada del domingo 17 al lunes 18 de febrero a las 8 de la noche en hora estadounidense (ET), o sea, las 2 de la mañana hora española, y el evento llegará a más de 200 países y estará cubierto en más de 40 idiomas, según indica la propia NBA. En él participarán los grandes nombres de la liga, además de alguna sorpresa y alguna leyenda viva. A continuación vemos, después de haber tenido lugar el draft de selección de los jugadores participantes, cómo queda el equipo capitaneado por Giannis Antetokounmpo.

Entrenador: Mike Budenholzer (2x All-Star)BUD

El entrenador jefe de los Milwaukee Bucks, líderes de la Conferencia Este, tendrá el placer de dirigir al equipo elegido por su jugador estrella y capitán, también de los Bucks, Giannis Antetokounmpo. Esta será la segunda vez que coach Bud dirija a un equipo All-Star, tras hacerlo como entrenador de los Atlanta Hawks en la temporada 2015-16. En aquella temporada consiguió colocar a cuatro jugadores de su franquicia en el partido de las estrellas. Mérito indiscutible para él y para los de Wisconsin, que se han convertido en un serio competidor por el título de la Conferencia Este.

TG

Capitán: Giannis Antetokounmpo (3x All-Star)

The Greek Freak es capitán de un equipo All-Star con apenas 24 años. Ha sido el jugador del este más votado por aficionados, entrenadores y periodistas y eso lo convierte en responsable de elegir al equipo con el que se enfrentará al otro capitán, LeBron James. Se trata del segundo año en el que los equipos se seleccionan a través de un Draft, como si fuese el patio del colegio. Giannis toma el relevo de LeBron, que dejó la Conferencia Este para ser el capitán de la opuesta, desbancando así a Stephen Curry.

Antetokounmpo ha liderado a los Milwaukee Bucks hacia la primera plaza de la conferencia de la mano de Budenholzer, y ha conseguido hacer funcionar un equipo perfecto para el baloncesto moderno, donde las posiciones son extremadamente teóricas y el ritmo de juego vertiginoso. Giannis es un todoterreno con unas capacidades atléticas casi sobrehumanas, que no necesita de un tiro exterior consistente para dominar los encuentros a través de sus imparables penetraciones hacia el aro. Cada día demuestra que es una de las grandes fuerzas que reinarán en la liga durante la próxima década, y eso hace que ya sea un habitual en el fin de semana de las estrellas.

Titulares:

 

Kemba Walker (3x All-Star)

Momento mágico para Kemba Walker, que recibirá la acogida de su ciudad también en el All-Star Game. El base de los Hornets se ha reivindicado esta temporada como anotador compulsivo, y se ha ganado a la fuerza un lugar en el quinteto titular del partido que se celebrará en la ciudad de su equipo. Será el gran foco de apoyo del público y nos hará disfrutar con su habilidad y sus tiros en suspensión. Sus monstruosas actuaciones anotadoras (ha batido el máximo de su carrera esta temporada con 60 puntos) para liderar a su combinado y mantenerlo en puestos de Playoffs lo avalan para estar presente en la lista de elegidos.

Stephen Curry (6x All-Star)

Sexta aparición en el All-Star de uno de los jugadores que ha revolucionado la liga en los últimos tiempos. El capitán del oeste en la edición anterior cede su puesto a LeBron en la conferencia y a Giannis como la pareja de jugadores más votados. El asesino con cara de niño está pulverizando todos los récords de triples anotados, manteniendo además un porcentaje de acierto formidable, por encima del 45% desde más allá del arco. Impensable que uno de los mejores tiradores de la historia no esté presente en un evento de esta índole. Además, Steph competirá por partida doble, ya que está confirmado para participar junto a su hermano Seth Curry en el concurso de lanzamiento de triples. Ha llevado a los Golden State Warriors a ganar 3 títulos en 4 años a base de disfrutar sobre la pista y dejar boquiabiertos a los espectadores. El espectáculo está asegurado.

Paul George (6x All-Star)

Una de las mejores historias del All-Star. Paul George, que consiguió recuperarse de una espeluznante lesión en su pierna, está desplegando el mejor juego de su carrera con los Oklahoma City Thunder. George ha tomado las riendas del equipo y está haciendo sus mejores números de siempre en puntos, rebotes y robos. Está acercando su nombre a la definición perfecta de all-around player, un jugador que puede hacer de todo. Defensor incansable, incisivo en ataque, amenazante desde la línea de triple… Los Thunder han conseguido sacar al mejor PG, y la recompensa personal del jugador es la titularidad en el Team Giannis en este All-Star de Charlotte.

Joel Embiid (2x All-Star)

Completando el quinteto inicial, segundo All-Star para “The Process”, que desde que se recuperó de la grave lesión que lo mantuvo fuera de la competición durante casi dos temporadas ha mantenido unos promedios dignos de un jugador de élite. Más de 27 puntos y 13 rebotes por encuentro esta temporada avalan la participación de JoJo en el partido de las estrellas, donde seguro dejará detalles de su talento y su sentido del humor. Embiid está dominando el juego interior de la liga, amedrentando a jugadores de gran calibre como Andre Drummond o Karl-Anthony Towns. Una de las futuras leyendas de la liga al servicio del capitán Antetokounmpo, que lleva el mismo camino.

Suplentes:

 

Kyle Lowry (5x All-Star)

Pieza clave del proyecto exitoso de los Toronto Raptors. La franquicia apostó por conservarlo y que fuese DeMar DeRozan el activo a mover en el mercado, y aparentemente está funcionando a la perfección. Director del juego de unos Raptors que son capaces de adaptarse y competir bajo cualquier circunstancia, aun no pudiendo contar con Kawhi Leonard en varios partidos. Lowry es uno de los artífices de la garra de este equipo junto con Serge Ibaka y Pascal Siakam, y en representación de la gran temporada de su equipo participará en el All-Star.  Ahora se incorpora a la plantilla Marc Gasol, que se espera que complete la ecuación de un equipo ganador no solamente en temporada regular, sino también en Playoffs. Lowry jugará de nuevo contra la bestia negra de su equipo de siempre en postemporada, LeBron James, esta vez capitaneando desde el oeste.

Russell Westbrook (8x All-Star)

A pesar de no estar cuajando su mejor temporada en cuanto a tiro se refiere, sigue siendo un líder nato sobre la cancha. No teme asumir tiros importantes, tiene una capacidad atlética extraordinaria a pesar de sus problemas de rodillas y una facilidad pasmosa para completar triples-dobles. Promedia dobles dígitos en puntos, rebotes y asistencias por tercera temporada consecutiva, algo que nadie ha hecho jamás en la historia de la liga, y parece que batirá sin problemas el récord de triples-dobles de siempre, en posesión de Oscar Robertson, “Mr. Triple Doble”. Ahora mismo está a 13 del segundo clasificado, Magic Johnson, y a 56 de la primera plaza.

D’Angelo Russell (1x All-Star) (Victor Oladipo)

En principio, uno de los grandes olvidados del All-Star. Está tirando con los mejores porcentajes de su carrera, mejorando en puntos y asistencias y ha demostrado a Los Angeles Lakers que se equivocaron con su traspaso. Su irrupción como estrella de la liga ha propiciado que los Brooklyn Nets, que en principio estaban descartados para ni siquiera entrar en Playoffs, estén ahora mismo en la sexta plaza de la Conferencia Este. Su presencia en el All-Star, primera de su carrera pero seguro que no última, le fue anunciada tras la confirmación de que no podría disputar el partido debido a su desgraciada lesión Victor Oladipo, el líder de los Indiana Pacers. “Dipo” no podrá jugar, pero sí figurará su nombre como reconocimiento al trabajo de una de las franquicias llamadas a competir por todo en el este.

Khris Middleton (1x All-Star)

Otro debutante en el Team Giannis, que ha elegido a la mayoría de los inexpertos en el evento. Tal vez la temporada de Middleton no sea la que más luce entre los números de los participantes en el partido, pero se trata de la segunda cabeza visible del tremendamente exitoso proyecto de los Milwaukee Bucks. Por supuesto, jugará en el equipo capitaneado por su compañero de equipo. Middleton fue drafteado en el puesto 39 del Draft de 2012 por los Detroit Pistons. Jugó 27 partidos en su primera temporada, ninguno como titular, y promediando 6 puntos por encuentro. Una segunda ronda que no parecía tener el brillante futuro que ha acabado forjando en los Bucks.

Blake Griffin (6x All-Star)

El Cyborg participa por sexta vez en un All-Star después de perderse el evento durante los últimos 5 años. Totalmente merecido su regreso en una temporada donde está haciendo prácticamente todo en unos Detroit Pistons que apostaron todo al juego interior con él y Andre Drummond. Después del trade deadline parecen haber dado por perdida la temporada, traspasando a los buenos activos que tenían en el juego exterior. Tal vez intenten reconstruir sobre Griffin, que cumplirá 30 años el próximo mes de marzo. Ahora mismo los Pistons se encuentran en una interesante batalla con los Miami Heat por la octava plaza del este, pero las aspiraciones del equipo no son demasiado optimistas de cara al final de la temporada regular.

Nikola Jokic (1x All-Star)

Primera aparición en un All-Star Game para uno de los jugadores más talentosos de la NBA. El Joker aparece en la lista de los mejores jugadores merced a la increíble temporada que está realizando su equipo, los Denver Nuggets. Se enfrentará a su entrenador, Mike Malone, que dirigirá al Team LeBron. Jokic es un pívot extremadamente versátil, que suple la falta de potencia física con un coeficiente baloncestístico fuera de lo común. Esta temporada supera los 20 puntos por partido, y además está desarrollando su visión de juego y dejando algunas asistencias mágicas en las recopilaciones de highlights. Salvo sorpresa, será un habitual en las próximas ediciones.

Nikola Vucevic (1x All-Star)

Último debutante en el partido de las estrellas que participará en el Team Giannis, que también recoge a la mayoría de jugadores no-estadounidenses. El pívot montenegrino nacido en Suiza es el cuarto de los cinco extranjeros del equipo, después del capitán griego, el camerunés Joel Embiid, el serbio Nikola Jokic y el alemán Dirk Nowitzki, del cual hablaremos a continuación. Es el faro de unos Orlando Magic que vagan sin rumbo esta temporada, donde Mo Bamba no ha cumplido con las expectativas que generó después de batir el récord de envergadura en el Draft Combine. Sin embargo, Vooch está anotando, reboteando y asistiendo más que nunca. Actualmente promedia cómodamente un doble-doble con un 38% de acierto en el triple, la tercera mejor marca entre los pívots tras Brook Lopez y el también All-Star Karl-Anthony Towns.

Extra:

Dirk Nowitzki (14x All-Star)

Otra decisión acertada de la NBA. Tras conocerse los jugadores que entrarían en la bolsa de jugadores elegibles para el All-Star, se añadieron a última hora dos leyendas de la liga. Ni más ni menos que Dwyane Wade y Dirk Nowitzki. Jugadores de una sola franquicia, de los que ya no quedan. Los dos se han convertido en iconos de la liga en el siglo XXI, y se retirarán al final de esta temporada. Bonito homenaje por parte de la liga, que dejará a Robin Hood poner un broche final a su carrera. Dirk fue All-Star en 11 ocasiones consecutivas, desde 2002 hasta 2012, y ahora se prepara para dejar el relevo en los Dallas Mavericks a Luka Doncic, que estuvo a las puertas de jugarlo esta temporada y es casi seguro que lo hará en los eventos venideros.

 

Continue Reading

04/02/2019

El último vuelo de Air Canada

Hace 21 años, en 1998, se presentaba en la NBA una nueva compañía aérea. Su único y suficiente miembro, Vincent Lamar Carter Jr., o Vince Carter a secas. Apareció ese año, como si la liga necesitara de él, justamente cuando se retiraba (por primera vez) de las pistas otra aerolínea histórica, tal vez la mejor de la historia: Air Jordan. El contrato de Carter venía avalado desde North Carolina, donde los Tar Heels habían podido disfrutar de él durante tres temporadas en las que fue elevando sus estadísticas como si de un despegue se tratase. Debe ser tierra de altos vuelos Carolina del Norte ya que, curiosamente, Jordan también acudió a esa universidad.

 

Entre ambos nos han regalado los momentos más memorables de los concursos de mates del All-Star. Desde el salto desde el tiro libre con la lengua fuera de Jordan en el 87 hasta el mate dejando hasta el codo dentro de la canasta de Carter en el 2000. Las caras de Shaq y Jason Kidd lo decían todo. Estábamos ante uno de los momentos y de los jugadores históricos e inolvidables del baloncesto mundial. Un físico privilegiado, unas capacidades atléticas al alcance de muy pocos. Y Carter las ha aprovechado para cumplir 42 años en la mejor liga del baloncesto mundial.

 

El pasado 26 de enero, Vinsanity entraba en un selecto club. Por si su mérito baloncestístico no ha sido suficiente (8 veces All-Star, Rookie del Año en 1998, y 2 veces All-NBA), se colocó entre los 6 jugadores más veteranos en jugar en la liga. Los 6 que han soplado 42 velas en una cancha NBA. Por delante tiene a Nat Hickey y Kevin Willis, que cumplieron 45 y 44 respectivamente, a Robert Parish con 43 y a Dikembe Mutombo, con 42 y 300 días. Toda una leyenda de la liga como Kareem AbdulJabbar, que se retiró con 42 años y 6 días, ya se ha visto superado por Carter.

Fue apodado Air Canada por los tremendos vuelos hacia el aro durante sus primeras temporadas en Toronto Raptors, la franquicia canadiense que, sin embargo, no fue la que lo eligió en el Draft. Carter fue la quinta selección de la lotería de 1998, pero los Golden State Warriors decidieron que preferían contar con Antawn Jamison, otro talentoso producto de los Tar Heels de North Carolina y compañero de nuestro ágil protagonista, e intercambiaron sus derechos con los Raptors.

De este modo, el de Florida recaló en la franquicia que lo consagró como estrella de la liga. En su temporada de novato consiguió el “Rookie Of The Year”, y la temporada siguiente estuvo tanto en el All-Star como entre los tres mejores quintetos de la temporada. Un jugador con sus condiciones, que además anotaba un 40% desde el triple y era inteligente en la cancha lo tenía todo para triunfar. Durante esa temporada, la de su explosión como superestrella, promedió 25,7 puntos por encuentro, añadiendo casi 6 rebotes, 4 asistencias y algo más de un robo y un tapón por encuentro.

Se convirtió en el jugador franquicia de Toronto, la cara más reconocible del baloncesto en Canadá. Allí, junto a su primo Tracy McGrady y unos veteranos Dell Curry (el padre de Steph y Seth) y Charles Oakley, entre otros, consiguió llevar a los Raptors a sus primeros Playoffs como franquicia, y lo repitieron por tres temporadas consecutivas, aunque no consiguieron superar la segunda ronda en ninguna de las tres. Tras la marcha de McGrady en la temporada 2000-01 hacia Orlando, Carter tuvo que emplearse más a fondo en la anotación, y es por esto que consiguió los mejores números de su carrera, con 27,6 puntos por partido.

Pasarían cuatro campañas más en las que Carter fue perdiendo ilusión en el proyecto de Toronto, hasta que en el año 2004 decidió que su etapa allí había finalizado y encontró cobijo en los New Jersey Nets, donde lo esperaban Richard Jefferson y Jason Kidd para formar un trío exterior temible. Aun así, se toparon en varias ocasiones con los Miami Heat en Playoffs, donde un joven Dwyane Wade lideró a los de Florida junto con la poderosa pareja interior formada por Udonis Haslem y Shaquille O’Neal.

Tras esas dos etapas, las más brillantes de su carrera, ya con 33 años, se marchó a jugar a su estado natal, Florida, con los Orlando Magic. Nunca más volvería a superar los 20 puntos por encuentro, y el avión que tan rápido había despegado iría poco a poco descendiendo para el aterrizaje. Tras su corto paso por los Magic, pasaría un año en los Suns de Phoenix, tres en Dallas y otros tres en Memphis, ejerciendo ya de mentor y figura con galones y experiencia a medida que su cuota de minutos descendía año tras año.

En la campaña 2016-17, ya contando cuatro décadas de vida, volvió a jugar casi 25 minutos por encuentro con los Grizzlies, pero su producción, claro está, ya no era la del joven Carter. En la actualidad, viste la camiseta de los Atlanta Hawks en el que puede ser su último año como jugador de baloncesto. Juega en una franquicia repleta de jóvenes, algunos ni siquiera habían nacido cuando Carter llegó a la liga, como Trae Young, y otros como Kevin Huerter apenas podrían tenerse en pie. Se rumoreaba que los medios de comunicación de Atlanta le habían ofrecido un puesto de trabajo, y tal vez por eso acudió a conocer la ciudad y encandilar a sus aficionados. Carter ya no viaja en avión, sino en moto, pero sigue siendo un icono de la liga. Uno de esos grandes iconos que, pese a haber jugado unas Finales con Orlando junto a Dwight Howard en 2010, se retirará sin un anillo de campeón en su mano. Lo que sí tiene asegurada es una plaza en el Salón de la Fama y en nuestros corazones.

mavs-vince-carter-motorcycle-ride-me-nba-funny-facebook-2012-jokes
Carter, con su característico gesto de motocicleta. Imagen vía NBA.com.

 

 

Continue Reading

Translate