Kelly Graves está creando una gran cultura ganadora en las Ducks

Kelly Graves está creando una gran cultura ganadora en las Ducks

25/03/2021 0

Las Oregon Ducks sufrieron un duro revés al suspenderse el March Madness del año pasado debido a la pandemia, ya que tenían todo lo necesario para competir por el título con un gran big three que ya ha pasado a ser profesional.

Sabrina Ionescu decidió quedarse un curso más en la liga universitaria para intentar ganar el campeonato, por lo que no haber tenido la oportunidad de hacerlo fue un golpe de mala suerte. Y más en una temporada en la que su equipo estaba mejor que nunca.

La joven promesa fue la primera elección del WNBA Draft de 2020 para las New York Liberty, seguida de Satou Sabally que fue el segundo pick para las Dallas Wings. Además también salió elegida Ruthy Hebard para las Chicago Sky en la primera ronda. Una muestra del gran potencial que tenían las Ducks en su roster.

Kelly Graves además de formar a estas jugadoras tan prometedoras se encargó de crear una cultura ganadora en Oregon que se mantuviera con el paso de los años.

Al entrenador le extendieron el contrato hasta finalizar la temporada 2028-29, así que en el programa son conscientes de lo importante que está siendo para consolidar a la universidad como uno de los mejores destinos para las jóvenes que vayan llegando a la liga.

Una de las ventajas que han tenido las Ducks ha sido poder contar con la jugadora que llegó desde las Maryland Terrapins y pudo jugar sin perderse un año. Algo que el propio Graves nos dijo en la entrevista que pudimos hacerle: “Hemos tenido suerte de que Taylor Mikesell recibiera la autorización para jugar esta próxima temporada con nosotros. Creo que así es como debe ser, a veces puedes tomar una decisión equivocada o las cosas no van como esperabas“.

 

Boley Prince Jube

 

Después de una temporada regular muy diferente a la anterior, las jugadoras de Oregon y su entrenador llegaron al torneo final como seed 6, lo que les aseguraba un enfrentamiento favorable en la primera ronda.

Fue South Dakota el equipo contra el que tuvieron que medirse, y una gran exhibición de Erin Boley les permitió avanzar para seguir con vida y poder soñar con el campeonato que no pudieron conseguir con Ionescu y compañía en la plantilla.

El segundo partido fue muy distinto, ya que sus rivales estaban mejor rankeadas y no eran las Ducks las que partían como favoritas en el encuentro. Georgia como seed 3, a priori, tenía más papeletas para ganar.

Graves y sus chicas supieron preparar muy bien el partido, teniendo una gran defensa y manteniendo muy controladas a las jugadoras que tenían enfrente. Con Sedona Prince y Nyara Sabally combinándose para 37 puntos más 14 rebotes como principal arma, las de Oregon consiguieron hacer un upset para pasar una fase más del torneo.

Han alcanzado el Sweet 16 después de haber perdido a sus principales referencias de la temporada anterior, siendo un gran logro y que da mucho valor al trabajo del coach. La cultura de las Ducks ya es una realidad y se han convertido en una universidad muy competitiva que busca mantenerse en la élite por muchos años.

 

 

 

 

#EntraEnLaZona

 

Si te gusta leer y escuchar podcasts sobre baloncesto te recomendamos que nos sigas en nuestro Twitter y allí encontrarás todo el contenido que publicamos. ¡En @ElPerimetro_es lo encontrarás!

 

 

Imágenes vía: Oregon Women’s Basketball

Manu Fresno
Manu Fresno
Creador y redactor jefe de baloncesto femenino.
Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Translate