Los Clippers y una maldición de 50 años

Todo pudo haberse terminado en el Juego 5. Los Clippers ganaban por 16 en el segundo cuarto cuando Marcus Morris le dijo “te vas para tu casa” a Paul Millsap, veterano de Denver.

La derrota ante Denver en el séptimo partido significó el final de otra decepcionante temporada para los Clippers. Pese a haber armado uno de los planteles más competitivos de su historia, la franquicia angelina no pudo terminar con la racha adversa sin Finales de conferencia que los atormenta hace ya cinco décadas.

El arribo de dos angelinos de pura cepa como Kawhi Leonard y Paul George hacía suponer que los años dorados habían llegado para uno de los equipos con menos alegrías en la historia de la NBA. El parón por el coronavirus no impidió que consiguieran la mejor ubicación en 50 temporadas, una segunda posición que los ubicó como uno de los contendientes al título de cara a los Playoffs.

Y todo marchaba bien luego de la primera ronda. Algunos vaivenes ante los Mavs de Luka Doncic y compañía no empañaron una gran campaña del elenco de Doc Rivers. Hasta consiguieron ponerse a un paso de las Finales del Oeste al colocarse 3-1 frente a los Nuggets,  con doble match-point a su favor, como dicen en el tenis.

Todo pudo haberse terminado en el Juego 5. Los Clippers ganaban por 16 en el segundo cuarto cuando Marcus Morris le dijo “te vas para tu casa” a Paul Millsap, veterano de Denver. Desde allí, todo fue en picada. Los Nuggets se quedaron con ese partido y con el sexto tras estar abajo por 19 en el tercer periodo.

Los fantasmas de la franquicia que más años lleva sin conocer una final de conferencia se hicieron presentes en el séptimo partido de la serie, sobre todo en el segundo tiempo. Lo que supo ser 12 de luz de los Clippers, pasó a ser ventaja de doble dígitos de los de Colorado en el último cuarto. No hubo reacción posible. Kawhi, Paul George y compañía quedaron inmóviles ante la maldición que aflige al equipo que el multimillonario Steve Ballmer compró por dos mil millones de dólares en 2014.

Aunque la maldición precede al propio Ballmer, no es la primera vez que la sufren bajo su mandato. En 2015, de la mano de Chris Paul, Blake Griffin y DeAndre Jordan, desperdiciaron un 3-1 a favor ante los Rockets en segunda ronda, que les impidió llegar a las Finales del Oeste luego de derrotar a los vigentes campeones, los Spurs, en primera ronda. Al igual que hoy, el entrenador era Doc Rivers, único coach en malograr una ventaja de 3-1 en múltiples ocasiones (2003, 2015 y 2020).

No fue la única vez que los angelinos estuvieron cerca de las Finales del Oeste. Un año antes, el Thunder los privó de llegar a esa instancia tras ganarles en seis juegos, y en 2012, fueron barridos por los Spurs cuando aún los dirigía Vinny Del Negro. Previamente, en 2006, lograron forzar un séptimo partido ante los Suns de Steve Nash, candidatos al anillo, pero cayeron por 20 y no pudieron dar el golpe.

En total son 50 las temporadas que la franquicia fracasó en avanzar a la fase definitoria de una conferencia. Cabe aclarar que fueron ocho bajo el nombre de Buffalo Braves (jugaban en el Este), seis como los San Diego Clippers, y otras 36 representando a Los Angeles. En 1975, cuando eran los Braves, tuvieron la chance de cortar la maldición de raíz ante los Washington Bullets en un séptimo juego, en el cual recibieron una paliza del equipo que luego perdió las Finales de la NBA contra los Warriors.

Además de ostentar el récord negativo de más años sin jugar por el título de conferencia, los Clippers ostentan la mayor sequía de Playoffs en la historia de la liga, la cual fue de 15 años sin postemporada entre 1977 y 1991.

Alysha Clark, la defensora perfecta

 

#EntraEnLaZona

 

Si te gusta leer y escuchar podcasts sobre baloncesto te recomendamos que nos sigas en nuestro Patreon y allí encontrarás contenido exclusivo que no está en la web. ¡En patreon.com/elperimetro lo encontrarás!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Translate