Gary Trent Jr, hijo de quien fuera profesional en la NBA, fue elegido en la segunda ronda del Draft del 2018, procediente de Duke. Solo tiene 21 años, y tras mucho tiempo fuera del radar, se está destapando en Orlando como un proyecto muy interesante.

Los Blazers están haciendo mucha fuerza para entrar a los playoffs. Ganaron tres de los cuatro partidos que jugaron hasta ahora, y están a solo medio partido del octavo: Memphis. Además de los de siempre, Lillard y McCollum, de la vuelta de Nurkic y Collins, y de una tan buena versión de Carmelo Anthony, lo cierto es que buena parte de la culpa de la actuación del equipo cae en el  jugador de segundo año.

El escolta tuvo un primer año complicado. Disputó apenas 15 partidos, sin apenas tener impacto en lo que fue una temporada de adaptación. Pero las bajas en la agencia libre obligaron a Terry Stotts a apurar su crecimiento, e incluyó a Trent Jr en la rotación habitual durante este curso. Comenzó disputando unos 10 o 15 minutos, pero poco a poco se fue ganando lugar en la rotación, y terminó escalando hasta prácticamente convertirse en el sexto hombre del equipo. En Orlando, está siendo el cuarto jugador con más minutos en la franquicia de Oregon, con 33 minutos por noche en la duela.

Y no es por menos. Tras la reanudación, el escolta está firmando unos números fantásticos, sorprendiendo a todos, y asentándose como el tercer máximo anotador del equipo, con un promedio de 20,2 puntos y un acierto de 62% desde el triple.

Su función como 3&D, un rol de muchísimo valor en la NBA, está siendo notable. Muy versátil y útil en defensa, no posee mucho la pelota, pero no deja de ser una completa amenaza en ataque. Abierto, esperando para lanzar el triple, es donde le ha abierto mucho espacio y opciones a sus compañeros.

“Cada vez que le doy el balón, tengo la total seguridad de que va a entrar ese tiro”, admitió Damian Lillard, estrella del equipo. “Sabes que en algún punto va a comenzar a errar los tiros, pero me encanta su mentalidad. Si mete sigue tirando y si falla piensa que va a meter el siguiente. Estoy impresionado con su acierto pero lo estoy más por cómo encuentra espacios de manera consistente”.

Ya en el primer partido, ante Memphis, se despachó con 17 puntos y cuatro triples en cinco intentos. 21 puntos con siete triples (récord de carrera) cayeron en la de derrota ante Boston, y otros cuatro de tres puntos en la victoria frente a los Houston Rockets. Pero su mejor actuación fue claramente en el último partido que disputó. El nacido en Ohio firmó 27 puntos (siete triples), y los Blazers estuvieron +19 con él en cancha, el mejor del equipo.

En total, ha convertido 22 de los 35 triples que lanzó desde la reaunudación.

“Lleva un tiempo adaptarse y hubo un momento en el que lo pasó mal en ambos lados del campo”, contó Dame. “Ver ese crecimiento tan rápido, creo que no he visto un cambio tan veloz en nadie. Estoy orgulloso de él porque yo estaba seguro de que iba a jugar así. Cuando ves algo especial en alguien debes decírselo y darle crédito por ello. Ahora todo el mundo ve de lo que es capaz, y es genial”.

Su crecimiento como jugador y sus oportunidades en el equipo están en un punto muy alto, y esperemos que lo sepa aprovechar como hizo hasta ahora.

 

#EntraEnLaZona

 

Si te gusta leer y escuchar podcasts sobre baloncesto te recomendamos que nos sigas en nuestro Patreon y allí encontrarás contenido exclusivo que no está en la web. ¡En patreon.com/elperimetro lo encontrarás!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Translate