Shai, ¿qué decimos de ti a estas alturas?

El sophomore de los Thunder se encuentra en un momento muy dulce de su carrera. Desde el traspaso de Paul George a los Angeles no ha dejado de crecer y empezar a consolidarse

El sophomore de los Thunder se encuentra en un momento muy dulce de su carrera. Desde el traspaso de Paul George a los Angeles no ha dejado de crecer y empezar a consolidarse como una posible futura estrella de la NBA. Algo que puede ser una sorpresa para muchos, pero otros fueron capaces de leer las pistas que fue dejando con los Clippers.

Uno de los datos que más llaman la atención del canadiense como rookie es que entró un poco en el mismo club que Jayson Tatum. Sus primeros playoffs fueron por encima del rendimiento de la regular. Bastante parecido al alero de los Boston Celtics, pero respetando las diferencias de la locuras que consiguió hacer el de verde enfrentándose a LeBron James. Aunque por el lado de Shai también cabe recalcar que fue una pieza clave para darles guerra a los Golden State Warriors en los playoffs.

Ahora, como estrella de segunda línea por detrás de Chris Paul, está encaminando a convertirse en uno de los referentes de la liga. Aún le queda bastante por pulir para terminar de ser un jugador dominante, pero en OKC pueden están contentos de tener 15 elecciones del draft para los próximos 7 años, además de tener una pieza angular sobre la que reconstruir el proyecto. Una situación que pone a Gilgeous-Alexander como uno de los llamados a tener las llaves de una franquicia en la próxima década.

En el partido ante los Minnesota Timberwolves de la madrugada del lunes al martes 14, Shai hizo una exhibición que se traduce como un golpe encima de la mesa para que los rivales y aficionados le empiecen a tener más en cuenta. Unos números de Oscar Robertson o Russell Westbrook, que ha sido el quinto base de la historia en conseguir. También fue el triple-doble de 20 rebotes de un jugador más joven, superando el registro que tenía Shaquille O’Neal. Unos nombres que no están nada más para codearse en registros.

 

Una de las cosas que se le pueden criticar a Shai es la organización del juego. Es verdad que en ocasiones consigue realizar noches como la de Wolves, pero si que puede estar un poco lejos de un base de primera línea en ese aspecto como pueden ser Trae Young o Ja Morant, competencia directa suya por ser los mejores bases de los próximos años. Por suerte, el de los Thunder está dando brotes verdes. La capacidad de combinarse con Steven Adams, Nerlens Noel y Danilo Gallinari es una buena noticia y que puede dar paso a pensar que será cuestión de tiempo que crezca en este aspecto.

El factor de CP3 ejerciendo el papel de profesor es una parte muy importante del presente y futuro de Shai. En la NBA hay muy pocos playmakers de los que poder aprender mejor que con la incorporación que hicieron en verano traspasando a Russell Westbrook a los Houston Rockets.

Tener a varios jugadores tan importantes en el mismo puesto – sumando a Dennis Schröder a la ecuación – no parecía bueno, pero todo lo contrario. Se están combinando muy bien dentro y fuera de la cancha, dado que a uno de los jugadores que más asistencias reparte Shai es al alemán, mientras que Paul es quien más le proporciona a él y por otro lado Schröder es el segundo al que más. Un buen feedback que está permitiendo que Oklahoma compita y sea la sorpresa de la temporada.

Cuando el quinteto en pista de OKC es el titular, su balance en cancha es de los mejores de la liga con diferencia. Con Shai Gilgeous-Alexander, Chris Paul, Dennis Schröder, Danilo Gallinari y Steven Adams tienen casi 28 de Net Rating. Una estadística que han conseguido estando más de 115 minutos en la cancha y que empieza a no ser casualidad.

Cada semana que pasa, podemos decir sin menos miedo que los Thunder no se han ido. De hecho, puede que estén más fuertes.

 

#EntraEnLaZona

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Translate