El regreso de Zion Williamson ya está cerca

Uno de los jóvenes más prometedores de la NBA, aunque aún no haya jugado un partido oficial, se encuentra con su debut a la vuelta de la esquina. Desde su participación en la Summer League y la lesión, sus noticias solamente han sido de retrasos de fechas para volver y especulaciones sobre el ROY del curso que viene o que la gravedad de la lesión es mayor de lo que dicen.

Los meses han pasado, hemos empezado el 2020 y aún no tenemos a Zion Williamson sobre las canchas. Un motivo que ha cambiado totalmente la dinámica de los New Orleans Pelicans de la imagen prediseñada de los aficionados en verano. Los playoffs no se han quedado como algo imposible, pero no están encabezando la carrera por la octava plaza como se podría pronosticar.

El equipo no ha terminado de responder mal, teniendo a jugadores haciendo buenos números. La mayor carencia parece verse en que habían centralizado mucho el proyecto para este año con Williamson como la piedra principal y no contar con él les ha afectado a nivel deportivo y psicológico. No ha jugado un encuentro oficial de NBA, pero para los Pelicans tiene el estatus de estrella y se habían preparado específicamente para girar a su órbita.

La temporada no está perdida ni mucho menos, y la explosión de Brandon Ingram hace que no sean malas noticias del todo. Ahora en estas semanas, como ha informado Shams Charania, recuperarán a Zion y podrían jugar a lo que habían planteado durante la off-season. El 22 de enero, en el encuentro ante los San Antonio Spurs, se dará el regreso según ha comentando David Griffin.

 

Tienen un récord de 15 – 26, y se tienen que enfrentar a Utah Jazz, Angeles Clippers y Memphis Grizzlies antes de que el rookie esté sobre las pistas. Un calendario bastante complicado.

En los últimos partidos han destacado nombres como Lonzo Ball, Jahlil Okafor o Fran Jackson, además de Brandon Ingram o Jrue Holiday. Una señal de que pueden tener profundidad y llegar a competir en el caso de ser Zion Williamson lo que se espera de ellos.

Los promedios de Williamson en la NCAA fueron de 22.6 puntos, 8.9 rebotes, 2.1 asistencias, 2.1 robos y 1.8 tapones, además de ser un físico privilegiado por unas cosas y, quizás, maldito por otras. Aún no sabemos su impacto directo, pero los de New Orleans deben de tener mucha cautela con las posibles recaídas o nuevas lesiones que puedan aparecer en el camino hacía consolidarse en la liga.

 

#EntraEnLaZona