Una de las claves del buen rendimiento de Indiana

La franquicia de los Pacers se encuentra en un gran momento, y es que han conseguido remontar su mal inicio de temporada. Empezaron perdiendo contra los Detroit Pistons de locales y de visitantes, con otra derrota entre ellos ante Cleveland Cavaliers

La franquicia de los Pacers se encuentra en un gran momento, y es que han conseguido remontar su mal inicio de temporada. Empezaron perdiendo contra los Detroit Pistons de locales y de visitantes, con otra derrota entre ellos ante Cleveland Cavaliers. El objetivo principal era mantener un buen récord hasta el regreso de Victor Oladipo, pero parecía que se iba a complicar cumplir cumplirlo. Para terminar octubre fueron capaces de ganar a los Brooklyn Nets, siendo el primer triunfo de la temporada y el comienzo de una racha que siguió ante Chicago Bulls y de nuevo los Cavaliers.

En el mes de noviembre solamente han perdido un encuentro de los asequibles – en la prórroga contra los Charlotte Hornets -. Una noche donde no se vistió de corto Domantas Sabonis, y aún así consiguieron luchar el partido contra los de ‘Buzz City’. Es cierto que no es un rival temible, pero sus sensaciones son mucho mejores de lo que se esperaba. Las derrotas ante Houston Rockets y Milwaukee Bucks eran esperadas, y sumadas a la anterior comentada les deja en un registro de 11 – 3.

El rendimiento del lituano en este mes ha sido para enmarcar, siendo líder en la cancha junto a Malcolm Brogdon. En las pinturas ha sido determinante, con un promedio de 14.5 rebotes en noviembre. Una de las grandes mejoras en su juego viene en esta faceta, donde cada vez se está volviendo mucho más dominante. Sus porcentajes han bajado, pero también es cierto que se encuentra en un rol nuevo y en el que tiene que tomar mucha más importancia, además de muchos más minutos. Entre una circunstancia y otra ha subido de 24.8 a 34.1 minutos por partido. Un aumento considerable y que da más luz a su aumento de puntos de media cuando ha bajado su efectividad. Ha pasado de 9.5 intentos a 14.6, bajando de un 59% a un 50.2%.

Una de las claves de Indiana es la solidez que aporta el interior europeo y la capacidad de asociación que tiene con el resto de jugadores como el ya mencionado base, T.J Warren o Jeremy Lamb. La buena química define a estos Pacers y al regreso de ‘Dipo’ se va a encontrar un grupo muy unido y en sintonía con el estilo de juego tan sacrificado que le gusta. En victorias como el partido de la madrugada del miércoles al jueves 28 ante Utah Jazz se demuestra como funciona este equipo como bloque.

 

#EntraEnLaZona

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Translate