El regreso de Kemba Walker a Charlotte

La larga historia de Walker con los Hornets da para mucho que hablar. Un jugador estrella que no se encontraba respaldado por la directiva. Todos los años daba lo mejor de si mismo, pero un solo hombre no puede hacer nada por levantar una franquicia sin la ayuda de las oficinas. Siempre lo digo, y siempre lo diré: Una buena gestión se acaba viendo reflejada en la cancha. Unos años que el base recordará como su periodo de preparación para volar del nido a competir en otro destino.

Desde el 2011/12 a las órdenes de un equipo que ha vivido el peor récord de la historia. Con solo 7 victorias y 59 derrotas los, cuando eso, Bobcast estuvieron en el pico más bajo en lo deportivo. Una situación que por suerte se pudo terminar invirtiendo en 2014 cuando consiguieron clasificar a los playoffs. La aventura duró poco recibiendo un 4 – 0 de Miami, pero fue un pequeño paso para los de Charlotte. En el 2016 volvería a repetir, incluso el rival. Otra vez los Heat les dejaron eliminados de post-season en primera ronda, aunque en esta ocasión después de forzar un séptimo partido. Ese juego a vida o muerte es la última aparición de ‘Buzz City’ codeándose en la élite.

La impotencia de ver como no superaban de nuevo las 40 victorias y después de no llegar a un acuerdo económico, al guard le tocó salir rumbo a los Celtics. Un adiós más por necesidad que por placer. Kemba siempre asegura que ese equipo del que fue hasta este año ‘one team man’ siempre estará en su corazón. Y ese amor es recíproco. Los aficionados nunca podrán olvidar al que fue la imagen e insignia del baloncesto en su ciudad durante 8 temporadas. En el retorno a su hogar, los Hornets prepararon un vídeo homenaje que se sumó al calor de los seguidores para hacer salir las lágrimas de los ojos a Walker.

 

El 8 de noviembre, el contexto del partido dejaba otro reencuentro, aunque un poco lejos de ser tan emotivo. Terry Rozier volvía a compartir cancha con los verdes, pero ahora en el otro lado. Dos nombres que seguramente estaría señalados “al haber sido usados como monedas de cambio”. Con 14 minutos para Rozier aún no había conseguido anotar, mientras que con un minuto menos Kemba solamente había encestado desde el tiro libre. Miles Bridges y Gordon Hayward eran los que estaban liderando las ofensivas.

Los de Boston desde el principio estuvieron por encima en el marcador, aunque sin ser capaces de romper el encuentro del todo. La diferencia del +10, o por esa órbita, estaba siempre presente pero sin poder abrir más la brecha. En el 3Q despertó Kemba y empezó a anotar – 11 puntos ese periodo –. Unas canastas que con la celebración de su madre en la grada tenían el doble de valor. También Larry Brown, coach del año en 2001, disfrutaba desde su asiento de uno de los perfiles en activo más parecidos a su pupilo Allen Iverson.

 

¿Qué escenario pone en la NBA la victoria de Boston?

Los de Brad Stevens consiguieron seguir firmando un inicio de ensueño con 6 victorias seguidas tras la derrota inicial en el Wells Fargo Center. Los 14 puntos y las 6 asistencias de Kemba fueron testimoniales debido al buen rendimiento de sus compañeros. El tesoro que se lleva es el calor de la que siempre será su familia baloncestística y el de su familia de sangre.

Este triunfo de los Celtics, sumado a los sucesos de la otra conferencia, devuelven la NBA a una época ‘old school’. Los de oro y púrpura reinan en las primeras semanas del 2019/20 con un registro de 6 – 1, algo que han igualado los de Massachusetts. Los recuerdos de Magic Johnson enfrentándose a Larry Bird. La que ha sido una de las rivalidades que han marcado la historia del baloncesto y que tuvo un segundo foco de incidencia muy importante con Kobe Bryant y Paul Pierce, puede volver a abrirse.

LeBron James y Anthony Davis ya han puesto su candidatura en la mesa para aspirar al anillo, pero los verdes no se han quedado muy atrás. Una de sus victorias ha sido contra los Milwaukee Bucks, por lo que es una muestra pequeña pero con grandes citas ya realizadas. La temporada solo acaba de comenzar y es muy pronto para sacar conclusiones, pero los aficionados más veteranos pueden sonreír al volver a ver a los dos mitos de nuevo en lo alto.

 

“Fue una noche muy especial. Si pudiera hacerlo de nuevo, lo haría”.    – Kemba Walker.

 

Manu Fresno

Fundador y director.