Katie Lou Samuelson y la importancia de la salud mental

Katie Lou Samuelson y la importancia de la salud mental

09/09/2021 0

Katie Lou Samuelson (Huntington Beach, California) es la menor de tres hermanas ligadas al baloncesto: Bonnie, Karlie y Lou. Sus dos hermanas jugaron para la Universidad de Stanford, pero Lou quiso hacer su propio camino y escogió cruzar el país para jugar en UConn, la universidad de las estrellas. Otras jugadoras californianas habían tenido éxito allí, como Diana Taurasi, Charde Houston y Kaleena Mosqueda-Lewis, y el reto le pareció interesante.

Katie Lou venía de una carrera histórica en el instituto Mater Dei donde consiguió premios como el de National player of the year de Gatorade, USA Today, McDonald’s, y la Women’s Basketball Coaches Association, el Trofeo Naismith, y el nombramiento unánime de All-American first team. Consiguió el récord de su instituto en puntos por partido (29.2), porcentaje de tiro de campo (62.0), porcentaje de tiro libre (89.4), tiros libres lanzados (178) y triples anotados (117). Con estos datos es lógico que Lou se atreviera a cruzar el país y probar suerte en el mejor equipo universitario de la historia, UConn.

Llegó a Connecticut e hizo historia ganando el campeonato nacional y siendo elegida la Freshman del año con 78 triples anotados en su primer año. Las siguientes temporadas sirvieron para que Lou se convirtiera en la líder del equipo pasando los 2000 puntos en su carrera universitaria, hito deportivo que solo habían conseguido 9 jugadoras más en la historia de la universidad. Pero, a pesar del éxito, Katie Lou no se sentía feliz: “Siempre solía poner excusas sobre por qué me sentía de cierta manera. Soy dura conmigo misma y me acostumbré a muchas conversaciones negativas. Solía ​​derribarme de maneras que no me daba cuenta de que estaba haciendo. Solía negar acerca de cómo me sentía. Algo en el fondo de mi cabeza me convenció de que estaba siendo dramática y que nada estaba realmente mal. Quería ser vista como confiable, resistente y resiliente, así que me lo guardé todo para mí”. Tras los partidos menos acertados, solía romper a llorar en el vestuario: “Recuerdo estar en el vestuario después de un partido, llorando y enfadada. Los entrenadores me hablaron y me preguntaron qué necesitaba. Dije algo como: «Mira, sólo quiero jugar el próximo partido y estaré bien». Y terminé jugando uno de mis mejores partidos. Entonces, por el momento, se resolvió”. Efectivamente, Lou hizo un partido de récord: el partido con más triples anotados sin fallar con 10/10 y 40 puntos en solo tres cuartos. Increíble.

 

 

Por desgracia, llegaron las lesiones y la pequeña de las Samuelson se sintió desbordada, ya que toda su vida giraba en torno al baloncesto: “Es especialmente difícil para un atleta estar lesionado cuando tu identidad está envuelta en el baloncesto y no eres consciente de ello”. Los problemas de salud mental se agravan más cuando nos negamos a sentir esas emociones negativas, como afirma Lou: “Pensé en las cosas que tenía, mis privilegios y la oportunidad que tenía que otras personas no tienen. Pensé: ¿Qué derecho tengo yo para sentirme mal? Sabía que me sentía agotada y deprimida, pero insistía para mí misma que no era gran cosa. No podía ser”. Cualquier pequeño inconveniente bastaba para hacer estallar a la jugadora del Perfumerías Avenida, y entonces supo que tenía que pedir ayuda.

Lou ha conseguido mejorar su salud mental gracias a la ayuda de profesionales y ha aprendido a presionarse menos, pero a la californiana no le basta con eso y quiere también ayudar a los demás: “Quiero ser parte de la difusión de la conciencia sobre la salud mental. La pandemia y saber cuán desafiante puede ser eso para muchos que lo están llevando públicamente o tal vez de manera privada a través de desafíos de salud mental realmente jugaron un papel importante para armarme de coraje y compartir mi experiencia”. Una gran persona, sin duda.

La salud mental tiene que dejar de ser un estigma, tanto para los deportistas como para la sociedad. Gran parte de esa presión a las jugadoras viene dada por los medios y los fans, que en ocasiones no tenemos en cuenta que además de atletas son personas y tienen derecho a fallar.

En cuanto a lo deportivo, Katie Lou Samuelson fue drafteada por Chicago y luego traspasada a Dallas, sendos equipos en los que no tuvo la oportunidad que merecía. Tras dos años de dudas, llegó a Perfumerías Avenida alentada por su hermana Karlie y volvimos a ver a la Lou que levantaba pasiones en UConn: MVP de la final de la LF Endesa, Mejor Ala-Pívot de la Euroliga y Mejor Ala-Pívot de la liga española. Tras esta gran temporada fue fichada por Seattle, vigente campeón de la WNBA, y se encuentra haciendo su mejor temporada profesional hasta ahora. ¿En conclusión? El talento siempre estuvo ahí, solo necesitaba confianza en sí misma y una oportunidad.

 

 

 

 

 

Imágenes vía: Alex Llorys y Associated Press

 

 

#EntraEnLaZona

 

Si te gusta leer sobre baloncesto te recomendamos que nos sigas en nuestro Twitter y allí encontrarás todo el contenido que publicamos. ¡En @ElPerimetro_es lo encontrarás!

Anaïs López
AnaisLopez
Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Translate