Baylor Bears rompen una racha de 98 victorias de local

En la WNCAA se dio un partido en la madrugada del jueves al viernes 10 que merece ser analizado. Las líderes de la mayoría de los rankings, UConn Huskies, se enfrentaban a las campeonas de la última Final Four. Un cruce de élite y que serviría para empezar a coger sabor en la boca a March Madness.

Las de Connecticut no sabían lo que era la derrota, llevando un récord de 12 – 0 y siendo las mejores de la competición hasta el momento. Por el lado de Baylor, llegaban posicionadas como sextas, y teniendo un gran handicap en contra. Una de sus mejores jugadoras se había encontrado fuera de la rotación lesionada y no habían podido jugar a su máximo nivel.

Una vez recuperada Lauren Cox, ha empezado a salir a la cancha, pero en las primeras citas tenía restricción de minutos. No fue hasta su cuarta aparición, contra la Universidad de Oklahoma, que pudiera estar más de 30 minutos en la pista. Aun sin poder estar a sus máximas prestaciones, consiguió firmar 2.5 tapones de media por partido, con 8 rebotes y por encima de los dobles dígitos en anotación durante esos 4 juegos.

En la temporada pasada, cuando estos equipos se enfrentaron, fueron las Lady Bears quienes se llevaron el partido. Una situación que se veía complicada de repetir, puesto que las de UConn estaban cerca de llegar a las 100 victorias consecutivas jugando de locales. Este equipo rota de pabellón entre el mítico de la Universidad y otro que se encuentra en la capital del Estado, no han sido todos los triunfos en el mismo parqué.

El encuentro estaba siendo muy igualado, llegando al descanso con solamente una posesión de diferencia y con la sensación de que las de Baylor estaban siendo más superiores de lo que reflejaba el marcador. Fue en el segundo tiempo donde se empezó a desnivel el juego y las Bears comenzaban a sacar distancia. Más en concreto en el 4Q.

Una de las jugadas del partido, enfrentando a las estrellas de ambas plantillas, fue el tapón de Lauren Cox a Megan Walker. Una acción que fue sucedida por un último cuarto en donde el marcador estuvo sin moverse en casi 2 minutos y que acabó yendo hacía el lado de Baylor con una diferencia contundente de 16 puntos. Un parcial de 19 – 6 en el último cuarto fue determinante para ganar.

Con este triunfo, por 74 – 58 de las Bears, se corta la racha de 98 victorias consecutivas en casa para las Huskies. Además que desde 2012 contra Notre Dame no perdía UConn de más de 10 puntos de locales. Una noche en donde las de verde estaba concienciadas del calibre de su rival, pero no se arrugaron.

Una jugadora clave de Baylor con 16 puntos, aunque un 6 de 15 en tiros de campo no fue su noche más efectiva, fue Cox. También hay que destacar que tuvo una gran presencia defensiva. Es un equipo con un juego muy coral y haciendo que la anotación se reparta entre varias. Una victoria con la que cierran una gira por fuera de su Conferencia con broce de oro.

 

#EntraEnLaZona

Manu Fresno

Fundador y director.