Lealtad, divino tesoro

A diferencia de muchos jugadores en la NBA, la lealtad parece un valor que poco o nada vale actualmente en el mejor baloncesto del mundo. Hoy por hoy, son pocos los jugadores que valoran mucho su franquicia. Poniéndola como prioridad por encima de sus obligaciones personales. Este es el caso de un jugador que fue seleccionado como sexto en la ronda del draft en el año de 2012.

Damian Lillard, fue la elección de una franquicia que poco o nada tardo en cambiar la fortuna de los Blazer, un equipo que estaba en lo más bajo de su conferencia, con apenas dos temporadas en su joven carrera NBA. Lillard fue capaz de alcanzar una pos-temporada, una hazaña que no lograban en Portland desde el año 2000. Y desde esa ocasión han sido 6 años consecutivos que no ha despegado el dedo del renglón con tal de hacer llegar la presa máxima, un campeonato, el tesoro que todo gerente general desea obtener.

Para la gran mayoría podría parecer un fracaso, tras fracaso el hecho que Lillard quede a tan pocos pasos de un Larry O’Bryan. Pero esto solo ha llevado a incrementar su lealtad hacia la ciudad. “Cuando digo que yo jamas voy a cambiar a la cuidad de Portland, lo digo en serio. Lo que quiero decir es, que jamas voy a cambiar a esta franquicia y lo digo en serio. Pueden traspasarme, esto es un negocio. Pero jamas cambiaría a Portland” Fueron palabras que Lillard inmortaliza en una pequeña entrada en The Players Tribune, un lugar donde colegas como Tony Parker, Kevin Garnet o Kobe Bryant expresan algo más que solo baloncesto en escritos.

Sin mencionar que actualmente la super estrella de Portland esta teniendo un papel fundamental en su equipo, promediando 26.7 puntos, 7.4 asistencias y 4.6 rebotes. Y ojo, su mejor marca de asistencia de la carrera. El cielo es el límite para uno de los pocos jugadores que ven la NBA como algo más que solo un negocio. ¿Es Lillard el rey de Portland?

Es cierto que los Blazers no se encuentran en la mejor etapa posible, pero el propio jugador sabe la importancia de esperar el momento. La racha no es buena, pero la paciencia en estos casos es la mayor alternativa. En las redes sociales del propio ‘Dame’ se puede observar como es consciente de ello. Ahora con la lesión de Rodney Hood y la incorporación de Melo, tendrá un nuevo escenario. A falta de saber si volverán a moverse en el mercado, toda confiar en el ‘Dame Time’.

View this post on Instagram

Keep going. 💯

A post shared by Damian Lillard (@damianlillard) on

 

#EntraEnLaZona