Opinión | ¿Qué pasa en Salt Lake City?

El primer artículo con el que estrenamos esta nueva web fue casualmente de los Utah Jazz y sus posibilidades en el Oeste. Un artículo en el que analicé como se plantea el proyecto en esta temporada y del que será un anexo este texto – link aquí -. En el verano se han preparado para ser contenders, y hasta ahora no han terminado de tener esas sensaciones. Es cierto que es muy pronto, y que el registro es positivo, pero las expectativas estaban muy altas.

El equipo pareció empezar a carburar, hasta que llegó la primera derrota contra el Este después de ganar a Milwaukee Bucks, Philadelphia 76ers y Brooklyn Nets. Los viajes al otro lado del país se les estaban dando bien, hasta que volver a Wisconsin se convirtió en derrota, seguida de otra con Indiana Pacers. Un parcial que tenían bastante a favor y se iguala – Pasando de 3 – 0 vs Este a un 3 – 2 -. Con esto desequilibraron el 4 – 4 fuera de casa, que se ha quedado negativo. La ventaja es que de locales se encuentran con un 8 – 1, siendo junto a Angeles Clippers los mejores en su pabellón del Oeste. En Utah solamente han perdido contra los Minnesota Timberwolves, a los que ganaron posteriormente en un back to back a domicilio.

Si analizamos el calendario, no ha sido sencillo. Han tenido ya varias visitas al Staples Center y que recibir a los Clippers. Es bastante meritorio estar con dudas y haber sacado un 12 – 7 antes de la visita a Canadá. Un encuentro que volvería a sacar a la luz problemas en los de Quin Snyeder. El primer tiempo fue devastador y los de Toronto pasaron por encima sin mucho esfuerzo. La gran versión de los Raptors estaba dejando muy atrás a los Jazz, teniendo prácticamente el partido ganado al descanso si se defendía bien el segundo tiempo. Para no enredarme con esto, los datos a destacar de estos 24 minutos los tenéis en este tweet:

 

En  los cuartos restantes, no se pudo remontar el partido pero al menos si bajar la diferencia abrumadora del ecuador. Un maquillaje que no salva ir perdiendo de 40 puntos al descanso después de solo encestar 37 puntos. Una irregularidad que llevan lastrando toda la season y que se ha visto muy bien reflejada en este encuentro. Recalco por segunda vez que es muy pronto, y hasta el All Star no se puede analizar el verdadero rendimiento, pero me están dejando un poco frío, por lo que en mi cabeza empiezan a generarse algoritmos con ellos.

Uno de los primeros que entran en mis ecuaciones, por no decir los principales, son el base entrante y el saliente. Un Mike Conley que no termina de encontrarse, y que quizá no haya sido la solución a los problemas que tenían. Es cierto que los fantasmas de esos años 90’s con Michael Jordan privándoles del anillo volvieron con James Harden, pero pudo haber sido precipitado el no renovar a Ricky Rubio. En los Phoenix Suns estamos viendo una versión con mucha más confianza del jugador de El Masnou, notándose ese MVP del Mundial 2019 a las espaldas.

La temporada es joven, y se puede seguir confiando sin ningún problema en Conley, ha demostrado en su carrera lo suficiente para ello. No hace falta desprestigiar a uno para imaginar como funcionaría este equipo con el otro. Ahora mismo en estadísticas ambos se encuentra cerca de los 14 puntos de media, siendo superior Rubio en todos los apartados con más rebotes, asistencias y robos. En los porcentajes, tanto de tiros de campo como de triples, se encuentra también beneficiado el español. En Arizona estamos viendo una de las mejores versiones de Ricky, mientras que en Salt Lake City estamos viendo una versión muy dudosa de Mike. Esto es lo que me hace llegar a escribir esta opinión y pensar que podría encajar mejor con estos Jazz el ex-base de la franquicia.

La llegada de Bojan Bogdanovic es otra clave que me hace creer que con Ricky tendrían una identidad mucho más definida y un baloncesto bastante más efectivo. Estaría mucho más liberado en ataque que el año pasado para hacer lo que sabe y le gusta: generar juego. Por tercer y última vez repito que es pronto para crucificar a Conley, pero en las primeras semanas en la comparativa sale perdiendo con Rubio.

Manu Fresno

Fundador y director.