¿Pueden soñar en Utah Jazz?

(Imagen vía: SLC Dunk)

En Salt Lake City se encuentran en una de las mejores situaciones que se pueda recordar en sus años en el deporte de la pelota naranja. En el transcurso de su camino por la NBA se han caracterizado por tener un registro de victorias positivo y haber logrado obtener múltiples proyectos capaces de poder competir por un anillo. En este instante seguramente todos tengamos a Stockton y Malone en la cabeza, esa pareja que ha marcado a los Jazz.

La excusa de que un tal Michael Jordan se encontraba haciendo diabluras es más que aceptable por unos aficionados que vieron frustrados sus sueños ante el mejor jugador que nunca ha pisado una cancha de baloncesto. En las Finales de 1998, el astro de los Bulls registró 201 puntos en los 250 minutos que jugó, lo que se traduce en 33’5 puntos de media durante la eliminatoria. Por parte del ’23’ de Chicago recibieron una lluvia de 164 lanzamientos con un 42’7% de acierto, utilizando más de un 41% de uso de la pelota. En resumen, un arma de destrucción masiva al que no pudieron frenar de ninguna manera y que les azotaba también en defensa para hacer imposible que los de Utah obtuvieran su primer anillo.

En la ciudad, desde esos finales de los 90’s, se espera que el equipo construya una plantilla lo suficientemente competitiva para revivir la llamada de aspirar a levantar el primer trofeo de campeones. Una espera que posiblemente haya llegado a su fin una vez ha comenzado la era de ‘Spida-Mitchell.

 

En las dos primeras seasons del escolta en la entidad se ha notado que es un talento que se puede utilizar como piedra angular, mientras que se encuentre bien rodeado, como todo baloncestista. Hasta el momento, compartiendo pista con Ricky Rubio, se ha tenido que ver cargado con muchas responsabilidades que no le han permitido jugar con toda la libertad que le gustaría. La culpa no es del base español, quien ha realizado buenas campañas con esa camiseta, pero su perfil no es el idóneo para acompañar al ’45’.

Mike Conley llega a los Jazz para cumplir con el papel de mejorar las prestaciones del catalán y ser un impulso, aumentando la amenaza ofensiva en la línea exterior y obligando a las defensas rivales a no acosar solamente a Donovan en los partidos apretados. La pareja exterior de este 2019/20 es una de las mejores, por no decir la mejor, que se haya tenido en mucho tiempo en esta franquicia, siendo junto al center francés una gran columna vertebral para formar un contender.

La principal clave del funcionamiento del bloque se va a centrar en que estos tres jugadores se encuentren rindiendo a buen nivel, algo que tendrá que tener muy en cuenta Quin Snyder y tendrá que buscar los mejores sistemas para sacar todo el potencial de ellos. El entrenador tiene una oportunidad de oro para salir del bache, un muro que no son capaces de pasar llamado Houston Rockets en playoffs.

La importancia de Rudy Gobert

El pívot, bien conocido por sus acciones en defensa hasta el punto de ser uno de los mejores protectores del aro en activo, se ha convertido en la pieza más importante del puzzle de Utah dentro de las formaciones y jugadas realizadas. El impacto que es capaz de realizar en los dos lados de la pista, siendo un ancla ofensiva que genera muchas ventajas para los compañeros en ataque, le ha hecho tener mucho peso.

El gran punto a favor que han tenido es la buena capacidad de combinación con Donovan que ha ido demostrando, y que, a la espera de ver si con Conley será igual, irá mejorando con al avance de los años cuando la experiencia juntos sea mayor. Para ver la mejor versión de Donovan, o al menos en la mayoría de las ocasiones, se necesita un Gobert bien plantado en la pista.

El balón en las manos no es algo que necesite mucho el galo para aportar, es su simple presencia lo que obliga a reestructurar cualquier planteamiento rival y hacer darle muchas vueltas a las cabezas de los otros 29 coachs de la liga. En el otro lado de la balanza, ha mejorado sus habilidades cuando tiene la bola y ha crecido generando juego, por lo que no resta para nada a sus compañeros cuando mantiene mucho tiempo la esfera.

Con el nuevo base lo normal sería que no tuviera muchos problemas a la hora de encajar, sabiendo que Mike viene de estar codo con codo al lado de Marc Gasol. Un nuevo interior como Rudy no le viene desde cero y alguien experimentado como este guard debería tener impacto directo.

¿Ha sido un acierto el traspaso con Memphis?

En las oficinas de los Jazz han tenido las ideas muy claras con su objetivo este verano y, sin dudas sobre el papel, puede que se convierta en un acierto, quizá, al punto del que tuvo Masai Ujiri con Kawhi Leonard. El salto de escalón es evidente sumando a la ex-estrella de los Grizzlies y el equilibrio que queda al haberlo realizado les deja como uno de los favoritos en el Oeste sin haber arrancado la temporada.

El tiempo será quien diga si este movimiento de mercado tendrá trascendencia en la historia o quedará en el olvido después de una mala etapa de Conley con los de Utah, pero en un principio ha sido lo que se le pedía a un proyecto con peligro a quedar en ‘tierra de nadie‘.

Complementos de lujo para las estrellas

En un plantel sin nombres que hayan sido All-Star en su carrera, cuentan con un amplio abanico de jugadores de referencia en la NBA que les permite tener una rotación de las más completas de toda la liga. Entre los ases de la manga de Sneyder tiene al ya conocido Joe Ingles, al que se ha sumado Bojan Bogdanovic y forman un dúo que puede ser lo que marque la diferencia contra muchos rivales. La formación del posible mejor quinteto de la actualidad con estos dos aleros es uno de los grandes atractivos y, obviamente, el motor que genera el hype con este grupo.

El inconveniente con el europeo y el australiano sería que en la posición de ala-pívot tendrían algunas desventajas a nivel físico. El hecho de apostar por Bojan y no buscar a un power forward de pura raza es uno de los aspectos donde pueden cojear, pero viajando hacia la otra canasta, en el ataque pueden ser letales.

En el banquillo se suma una segunda unidad de lujo, que seguramente sea de las que más aporte y pueda garantizar minutos de calidad en la temporada regular. Este escenario permitirá una rotación amplia y con poco desgaste físico. Un punto a favor que les llega para los playoffs y que además ayuda a cubrir esa falta de un ala-pívot entre los titulares viene en los centímetros de Ed Davis, Jeff Green o Georges Niang.

 

¿Hasta que punto el Oeste permite soñar a Utah?

En la gran mayoría de los pronósticos lo habitual es ver a este equipo entre los primeros clasificados de la regular season, algo que puede darse muy fácil en el caso de encajar rápido al base con ellos. En una ‘nueva NBA‘, después de una agencia libre cargada de locura, muchas plantillas deben de forjar la química, mientras que en Salt Lake tienen parte de los deberes ya entregados.

En el comienzo de la temporada, y seguramente hasta diciembre, no se debería ver un verdadero funcionamiento de todos los contenders, como los angelinos por ejemplo que solo han tenido unos meses para coordinarse. En los primeros partidos es donde los Jazz pueden marcar la diferencia con el resto. La brecha inicial que abran con los rivales directos marcará el porvenir que tenga la Conferencia.

El problema que le llegaría a esta franquicia sería en los PO, una asignatura que llevan arrastrando desde que James Harden se ha empezado a convertir en ‘el Michael Jordan moderno. La clave que van a tener a partir de ahora es que se ha aumentado el número de espadas a los que delegar tiros importantes y tendrán una versatilidad ofensiva descabellada.

El nuevo algoritmo de la liga se basa en parejas de estrellas, una corriente que no han seguido al firmar a Conley y Bogdanovic para apostar por el ‘quinteto de la muerte‘. En el caso de los ejes de los Jazz funcionen y den la talla los complementos, pocas escuadras les mirarían a los ojos y deberían de conseguir competir por el anillo. Desde 1998 los aficionados tienen una espina clavada y muchos de ellos han empezado a sacársela con la ilusión que ha despertado el nuevo contexto que tienen en el horizonte.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Translate