Conexión Dallas-Europa: Siempre ligados

El conjunto tejano siempre se ha considerado uno de los equipos más internacionales en cuanto a jugadores no-americanos integrados en su plantilla. Hoy en día son una puerta de entrada habitual para jugadores de origen europeo. En este artículo hablaremos de la apuesta de los Mavs desde los inicios para formar a jugadores del viejo continente en sus filas:

Historia de una apuesta por jugadores europeos:

Los primeros años

Para ver el origen de la aparición de jugadores europeos en Dallas, nos remontamos al año 1985, cuando los Mavs decidieron escoger en el Draft a dos jugadores alemanes; Detlef Schrempf y Uwe Blab, para reforzar a la plantilla después de 5 años desde su debut en la NBA.

La primera apuesta no progresó de la forma esperada por los directivos, llegando hasta tal punto que el entrenador en esa época del equipo Dick Motta envió un telegrama a la esposa de Uwe Blab, la cual había tenido una niña recientemente, para decirle que no dejará a su marido coger a su hija si no tenía debajo una cama. Uwe Blab sería traspasado más tarde  a los Indiana Pacers.

Iniciados los 90’, Radislav Curcic fue el balcánico que tuvo su oportunidad en Dallas. La trayectoria de Radislav carecería de éxito alguno, aportando solo físico y altura- 2,11m. Pedja Danilovic tendría más fortuna en el conjunto tejano. El escolta disfrutaría de una magnífica etapa en los Mavericks antes de volver a su continente. Por último, Bruno Sundov completaría una trayectoria sin fortuna, asemejándose a la de Curcic, aportando solo altura al equipo.

La era Nowitzki

La mala racha que poseían los europeos integrados en Dallas daría por finalizada con la llegada de un ala-pívot alemán, desconocido en el momento de su elección en el Draft por los aficionados a la NBA, los cuales más adelante verían como ese jugador guiaría y lideraría su franquicia hacia la cima de la liga.

Dirk debutaría con los Mavericks en Enero de 1999. Transcurriendo los años el ala-pívot se iría consagrando como una de las primeras espadas del equipo. En 2007 sería partícipe de una de las mejores campañas realizadas por la franquicia, desempeñando una magnífica actuación sobre la pista, llegando hasta la Finales de la NBA, cayendo derrotados ante los Miami Heat. A pesar de la derrota en la finales, Dirk redondearía una magnífica campaña, lo que le valdría para ser elegido como MVP de la temporada, el primer europeo en lograrlo.

El ansioso anillo

Tras conseguir su preciado premio al mejor jugador de la temporada, la incidencia del alemán en el éxito del conjunto tejano no terminaría allí. En 2011, una actuación más que sorprendente del equipo lograría plantar a los Mavs en las finales de la NBA, en las que se enfrentarían a los monstruosos Miami Heat, a los cuales ya se enfrentaron en las finales de 2006, siendo derrotados por 4-2. Los Miami Heat liderados por un trío espeluznante como Lebron James, Dwyane Wade y Chris Bosh acabarían totalmente malheridos debido a Nowitzki, completando una vez más una monstruosa actuación.

Los Mavs liderados por un Nowitzki imparable y un equipo aportador en todas las facetas llegaría al 6º partido con un marcador a favor de 3-2. Después de remontar un 2-1 a favor de los Heat. En el partido más decisivo Jason Terry destacaría por todo lo alto anotando 27 puntos, además de la aportación tanto ofensiva y defensiva por parte de Juan José Barea, Jason Kidd o Shawn Marion, entre otros. El partido se decantaría al lado de los tejanos, coronándose así como campeones de la NBA por primera vez en su historia. Dirk Nowitzki acabaría siendo elegido como MVP de las Finales.

La irrupción de Luka

Después de ese año hasta su retirada Dirk no disfrutaría de los mismos resultados que en el pasado. Con la mala racha del equipo y la falta de refuerzos desequilibrantes en la plantilla, los años transcurrirían sin llegar a nada. Su última temporada como ‘Maverick’ la disputaría junto a Luka Doncic, el sucesor del testigo de la franquicia. Una perla eslovena de 20 años que viene pisando fuerte.

Los Mavericks apostaron por el ex-jugador del Real Madrid tras elegirle en el Draft de 2018 en el 3er puesto, después de ser intercambiado con Trae Young. El base esloveno venía siendo el mejor jugador de Europa con tan solo 19 años. En su temporada ‘rookie’ en Dallas promediaría 21.2 puntos, 7.8 rebotes y 6 asistencias, además de lograr el premio al mejor novato de la temporada. A pesar de su edad el ‘Wonderboy’ demostraría tener carácter suficiente para ejercer de líder del equipo. Los Mavs habían encontrado oro en Luka.

El futuro en sus manos

En Enero de este mismo año, Kristaps Porzingis llegaría al conjunto de Texas. El pívot letón aún estaba recuperándose de su lesión en la rodilla que le mantuvo fuera de las pistas durante más de un año. Estaba previsto que en la Agencia Libre de verano los Mavericks le ofrecerían un contrato máximo al letón para así formar un dúo europeo Luka-Porzingis. Las especulaciones se transformaron en realidad y los Dallas Mavericks afrontarán esta nueva campaña con uno de los mejores dúos de la liga.