Norman Powell, una nueva joya pulida por los Raptors

Las segundas rondas de Draft suelen tener siempre grandes jugadores escondidos en ellas. No es fácil detectar dichos casos. Porque la norma general con todos ellos marca que tardan

Las segundas rondas de Draft suelen tener siempre grandes jugadores escondidos en ellas. No es fácil detectar dichos casos. Porque la norma general con todos ellos marca que tardan en dar sus frutos pasados varios años en la liga. Siempre suele desarrollar el mismo guión y el mismo patrón. Jugadores con talento limitado en su momento pero con mentalidad constante y trabajadora.

Los casos de jugadores como Manu Ginobili, Draymond Green, Marc Gasol, Nikola Jokic dejan a las claras que el talento reside en posiciones tan bajas del Draft pero para detectarlo requiere un trabajo de scouting de mucho nivel. En estos ámbitos son referencia en la liga los San Antonio Spurs. Los jefes de descubrir talento en sus bajas selecciones con los que seguir manteniendo un ciclo ganador durante casi más de 20 años. Pero les ha surgido competencia en la recolección de diamantes escondidos. Los Toronto Raptors.

Dinosaurios destapando diamantes

Los actuales campeones de la NBA son ahora mismo una de las mayores demostraciones de que el talento está ahí y solo necesita de un plan de desarrollo y una serie de oportunidades para sacarlo a la luz. Solo así se explica que sean segundos en la conferencia este y entre sus filas cuenten con hasta cinco jugadores (seleccionados en posiciones superiores al pick 20) en promedios de más quince puntos. Como bien dice aquí Gonzalo Vazquez, no hay precedente en la historia de un caso similar.

 

Y entre esos cinco integrantes se podría destacar el crecimiento de Siakam desde la G-League hasta ser la estrella de una franquicia ganadora en la NBA, el peso dentro de la rotación de un jugador undrafted como Fred Van Vleet, o el trabajo sucio que realiza Marc Gasol, o de lo alto que lucirá el número de Kyle Lowry en lo alto del pabellón de los Raptors cuando decida retirarse. Pero no, en esta ocasión el protagonista es la nueva pieza emergente en el panorama ‘Raptors’, Normal Powell.

Norman Powell, la recompensa del trabajo realizado

Porque sí amigos, la temporada del ex de UCLA está siendo fántastica. Su crecimiento desde su llegada a la competición en la campaña 2015/206 ha sido exponencial. Seleccionado en el nº45 del Draft de dicho año, Powell ha visto como el fruto da sus éxitos y temporada tras temporada su rendimiento ha sido cada vez mejor a la anterior, con la salvadez de la 2017/18 donde su crecimiento sufrió un pequeño bajón. Así hasta llegar la campaña 2019/20, en la cual se ha consagrado como una pieza importante en los esquemas de Nick Nurse.

La salida de un jugador como Kawhi Leonard le abrió las puertas a un nuevo puesto de mayor peso dentro del equipo que, visto lo visto, no está desaprovechando. Porque su temporada está siendo la mejor de su carrera en todos los registros; puntos, rebotes, asistencias, acierto en los tiros.. todo en su máximo nivel. Es el cuarto anotador de su equipo tras Siakam, Lowry y Van Vleet, posee el mejor ‘Offensive rating’ de la plantilla con 116, es el tercer jugador con mayor valoración en el ‘Box Plus-Minus’ con 2.2 y cuenta con el mejor ‘true shooting percentage’ de los Raptors con 61.2%. Una aportación real.

Además, cabe destacar su polivalencia y las amplias opciones de juego y de rotación que permite a Nick Nurse. Solo así se entiende que cuente con el mismo número de partidos disputados como titular que saliendo del banquillo, veintiuno en ambos casos para un total de cuarenta y dos. Siendo de hecho, cuando sale desde la segunda unidad, el momento en donde más aporta al equipo. Y es que su ‘Net Rating’ (diferencia entre ORtg y DRtg) cuando no es titular es de +9.4 puntos por cada 100 posesiones respecto al rival. En los encuentros donde ha partido en el quinteto titular, su ‘Net Rating’ cae hasta los +3.4 puntos.

Una adaptación perfecta a los tiempos modernos de la NBA

Y si amigos, uno de los lugares donde residen los éxitos en esta temporada de Norman Powell es en su adaptación a la tendencia de máximización del rendimiento a los intentos a canasta, o lo que es lo mismo la preferencia por tiros con mayor rentabilidad. Su conversión y utilidad en esas ideas de juego son una de las claves de su gran rendimiento en esta 19/20.

Porque cuando se analizan sus zonas de lanzamiento se observa que el 46.5% de sus tiros son realizados en zonas de tres puntos, siendo su preferencia el tiro frontal o desde los 40º de angulo recelando en cierta manera del uso de las esquinas. Eso en cuanto al tiro de tres puntos y su rentabilidad, una de las patas de está nueva NBA moderna. La otra, reside en los tiros realizados bajo aros o a no más de dos metros de distancia, ahí, Powell hace de dicha zona un fortín.

Y es que si mencionábamos que el 46.5% de sus lanzamientos son de tres, bajo los aros, su porcentaje es del 41.2%. El 87.7% de sus tiros, son comprendidos o desde la línea del 6.75 o bajo aros. Y tan solo un reducido 12.3% de tiros son realizados en la media distancia, la zona más a evitar de todas por su mala combinación de dificultad de acierto y su bajo beneficio producido (dos puntos).

Una amenaza al triple de mucho valor para su equipo

Porque como decíamos, casí la mitad de sus intentos a canasta se producen desde más allá de la línea que marca el perímetro. Y en ellos, reside un valor fundamental. Su capacidad para finalizar jugadas desde el exterior. Un rol de ejecutor. Solo así se entiende que el 94.3% de sus triples intentados sean asistidos por alguno de sus compañeros.

Su capacidad exterior para la anotación, ayuda a generar espacios para sus compañeros y libera de carga de atracción en ayudas o flashes defensivos a jugadores como Marc desde el codo de la zona, o a especialistas en entradas a canasta como Kyle Lowry o Pascal Siakam.

Todo ello, refleja el valor con el que cuenta Norman Powell en esta temporada de explosión suya donde ha sabido aprovechar la oportunidad surgida para asentarse como una de las piezas más fundamentales de los Raptors tras las estrellas. Ese role-player tan necesario que necesitan todos los equipos y que marca diferencias en los partidos. Norman Powell ha llegado para quedarse.

 

#EntraEnLaZona

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Translate