Opinión | En New Orleans pueden estar tranquilos

Opinión | En New Orleans pueden estar tranquilos

08/03/2020 0

New Orleans Pelicans es una de las franquicias que más hype generó a su alrededor al comienzo de temporada al tener entre sus filas a Zion Williamson, la elección número uno del Draft 2019. Sin embargo, el mencionado rookie sufrió ese recordado desgarro del menisco de su rodilla derecha a fines de octubre, días antes que comience la acción en la actual temporada regular. Su lesión lo marginó de las canchas durante 8 semanas aproximadamente. Como consecuencia, su debut en la NBA recién se produjo el 22 de enero como local ante San Antonio Spurs, que finalizó con derrota para los Pelicans (117-121).

La presencia de Zion en la franquicia del estado de Lousiana era un factor fundamental para las aspiraciones del equipo de cara a la temporada; y, claro está, al no haber podido contar con su jugador estrella desde el principio, los resultados y las expectativas actualmente no son las mejores. Se encuentran en la posición 12° de la Conferencia Oeste con un récord de 27 victorias y 36 derrotas; su porcentaje ganador es de 429% y se encuentran lejos de los Grizzlies (quienes actualmente se ubican en la octava y última plaza de los playoffs con un balance de 31-31).

Sin embargo, en mi opinión, no todo debería verse de forma negativa. Si bien el objetivo que tiene el equipo en lo que resta de la season es clasificarse para poder participar en la postemporada, tampoco sería un fracaso rotundo el quedar afuera de los playoffs.

Además del hecho ya mencionado de la lesión de Williamson, hay otros factores que deben destacarse en una plantilla que tiene un futuro prometedor en caso de permanecer como está en el futuro. La consolidación de Brandon Ingram como una estrella de la liga (es el máximo anotador del equipo con un promedio de 24,6 puntos por partido; sumado a 6,2 rebotes y 4,3 asistencias por juego), lo que le dio la posibilidad de participar por primera vez en su carrera en un All-Star Game. Por otra parte, la seguridad que brindan los dos bases del equipo, Lonzo Ball y Jrue Holiday.

El ex Lakers continúa desarrollando su capacidad de tiro y organización, además de mostrar más solidez que en temporadas anteriores para atacar el aro; mientras tanto, el experimentado número 11 sigue demostrando ser un base anotador y líder en cancha. Sumado a esto, el aporte tanto de Derrick Favors como J.J Redick desde la segunda unidad también es importante para una plantilla que cuenta con un banquillo con poco nivel anotador en comparación con los titulares. Y, por último, obviamente no puedo evitar hacer mención del gran nivel que está teniendo Zion en los 18 juegos que ha disputado: 23,6 puntos; 6,8 rebotes y 2,2 asistencias por juego en una media de 29,6 minutos por noche. Ya está demostrando con creces que puede ser uno de los jugadores más dominantes de la liga en los próximos años.

Son uno de los equipos más anotadores de toda la NBA (se ubican en la cuarta posición con un promedio de 116,2 puntos por juego). Además, no tienen malos números en otros rubros: quintos en la tabla de rebotes (46,8), terceros en asistencias (27), cuartos en tiros de campo anotados (42,7) y terceros en triples convertidos por juego (14). Sin embargo, un aspecto que claramente deben mejorar es su defensa, ya que se ubican en la posición 28° en puntos recibidos por partido (117,4).

Dicho esto, creo que Alvin Gentry y sus jóvenes dirigidos tienen más motivos para estar felices que para lamentarse. Si logran entrar a los playoffs, será prácticamente un milagro por la poca cantidad de partidos que quedan y su posición en el Oeste. Y, si eso no llega a suceder, deberían estar tranquilos ya que tienen un futuro enorme en el que pueden confiar.

 

#EntraEnLaZona

Dante Leal
Redactor de NBA.
Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Translate