El backcourt de los Charlotte Hornets

El ex-base de los Boston Celtics salió de la franquicia verde con una idea en su cabeza: Ser líder de una franquicia. En Massachusetts no tenía espacio entre los titulares

El ex-base de los Boston Celtics salió de la franquicia verde con una idea en su cabeza: Ser líder de una franquicia. En Massachusetts no tenía espacio entre los titulares, y le tenían como un complemento desde la segunda unidad. Un rol donde Terry Rozier III no quería verse durante el resto de su carrera. Tanto por nivel de talento como de dinero, el guard estaba convencido de que podría tener un techo mucho más alto.

Cuando se sabía que Kyrie Irving no iba a continuar, podría existir ese hueco para que luchara por ser el base más importante del equipo. Una vez se conocía que iba a ser Kemba Walker el encargado de coger el relevo, los objetivos que tenía el suplente no podrían llevarse acabo.

Es por ello que terminó recalando este verano en los Charlotte Hornets. Una entidad que había perdido a su principal estandarte y en donde podría conseguir ser la referencia sobre la cancha. Aunque por mala suerte para él, ha salido un rival que le quite los focos. La explosión de Devonte Graham, quien además es pareja de backcourt, ha sido la responsable de eclipsar a Rozier y que no se hable prácticamente de él. Aún así, su temporada no está siendo nada mala y su progresión ha despegado más fuerte de lo que había hecho en los Celtics.

Con sus 18.3 puntos no se encuentra con mucha diferencia del máximo anotador del equipo, que es Graham con 18.7. Incluso lo hace con mejores porcentajes en todos los tipos de lanzaminetos, incluidos los triples donde tanto ha destacado Devonte. La diferencia ha sido el volumen, siendo de 9.4 de Graham y 6.8 de Rozier. En cuanto a los porcentajes Terry está en un 40% mientras que Devonte baja a 38.6%. En otros aspectos del juego, tenemos a Terry con 4.4 rebotes, 4.3 asistencias y 1.2 robos, siendo unas estadísticas más que buenas. El cambio de contexto es lo que marca el trato mediático y de los fans a uno y otro.

En lo que llevamos de enero, Terry lleva de promedio 23.4 puntos. Solo en el partido contra los Phoenix Suns ha bajado de los 20 puntos y puede ser el mejor mes de su carrera. En el caso de mantenerse a este ritmo, podrá decir que ha cumplido lo que decía en Boston que haría.

 

Desde que Rozier salió de Boston esperábamos que hiciera buenas cosas. Es cierto que se podría cuestionar si llegaba a estrella o no, pero conseguir un rendimiento digno de ser titular era algo que se daba por hecho. En cuando a la aparición de Graham es todo lo contrario. Un jugador que pocos esperábamos en este nivel y que cuenta con el factor sorpresa. En segunda plano, Rozier ha hecho ya su career high hasta el momento vestido de Hornets – con los 35 puntos ante Cleveland Cavaliers –.

Aunque la prensa se la haya llevado solo uno del dúo, la combinación de este backcourt es lo que ha hecho que los de Charlotte no sean de los peores equipos de toda la NBA. Incluso, es posible que si cogen una buena racha terminen entrando en una octava posición de aquí al final de la regular. Va a depender mucho de Orlando Magic, Brooklyn Nets, Detroit Pistons y Chicago Bulls, pero la posibilidad de competir contra ellos por colarse en playoffs es real.

Las últimas semanas han sido con dinámica muy negativa, pero tendrán aún tiempo de reaccionar y empezar a sumar victorias. Antes del trade deadline tienen que intentar buscar algún refuerzo si quieren competir, aunque con los jóvenes cada vez más establecidos en la liga quizá puedan hacerlo con lo que tienen ahora mismo.

 

#EntraEnLaZona

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Translate