No paran los sustos para los Atlanta Hawks

En un partido que parecía bastante sencillo, volvieron a saltar las alarmas para los de Georgia. Las bajas no han parado de lastrar al equipo y han tenido una racha negativa que se iba a romper después de muchas derrotas consecutivas. La situación no pintaba nada bien y se encontraban cuestionados en varios aspectos. En esta tormenta, un encuentro ante unos debilitados Golden State les iba a dar un suspiro.

La victoria fue bastante sencilla – por 79 – 104 -, aunque teniendo muchos minutos en pista a Trae Young cuando podría haber sido una noche donde descansara las piernas. El base acabó el partido en 24 puntos y 7 asistencias, pero estando 33 minutos en cancha teniendo a unos rivales que deberían haber servido para sentarlo más tiempo. En el caso de Tyrone Wallace y Bruno Fernando, siguen teniendo poco peso en la rotación y esta fecha tampoco sirvió para que ellos aparecieran durante más minutos. Una pareja de jóvenes que pueden encajar muy bien en el proyecto, pero que se encuentran sin encontrar su rol en la plantilla.

Un escenario a destacar es el paso de Alex Len a salir de la segunda unidad para dar paso a Damian Jones en el quinteto titular. La buena actuación de Jones contra su ex-equipo con 16 puntos y 8 rebotes se vio nublada un poco por esa acumulación de faltas que le caracteriza. El problema de ser muy inexperto en la pintura le está siendo una mochila, pero las prestaciones están mejorando.

El segundo jugador que más disfrutó en la pista fue De’Andre Hunter, estando 31 minutos en cancha para 18 puntos, 4 rebotes, 1 asistencias y 1 robo. Una buena noche para él, pero que acabó con un susto que le envío al vestuario. Un golpe en el dedo que le dejó fuera de la duela y a la espera de los resultados de los rayos X para saber el alcance de la lesión. Una vez conocido el diagnóstico, se volvió a respirar en Atlanta. Las pruebas salieron negativas y no se encuentra dislocado el pulgar.

 

Es un golpe aislado, que proviene de un infortunio, pero que se suma a una lista de bajas que para las pocas semanas que llevamos es muy larga. En los propios Hawks han tenido que hacer malabares con los jugadores en la enfermería, pero es algo que se extrapola a toda la NBA.

El propio Hunter dijo que no se siente muy dolorido después del partido, pero que no puede asegurar que pueda aparecer en el miércoles vestido de corto. Es un problema nuevo para una franquicia que desde la primera racha de Trae hasta la suspensión de Collins los colecciona. La fortuna no está del lado de Lloyd Pierce, y en el caso de no contar con De’Andre va a tener que seguir teniendo que inventarse cosas para ajustar la rotación.

“No sé hasta ahora. Tengo mucha adrenalina y realmente no me duele ahora, pero definitivamente lo sabré mañana”. – De’Andre Hunter.

 

Las siguientes citas son contra los Brooklyn Nets en casa, por lo que en el caso de no contar con el novato en ese juego se espera que en el próximo viaje pueda estar en pista. Una pequeña gira visitando Charlotte, Miami y Chicago, siendo la primera quincena de diciembre sin cruzar al otro lado del país. En el contexto que se encuentran los Hawks, no hay partido sencillo y eso habla muy mal de su nivel actual. El calendario hasta ahora no les ha ayudado, y les seguirá castigando. Hasta marzo, en Atlanta no contaran con un calendario del todo asequible y se esperan unos meses muy duros para la ‘Ciudad del Durazno‘.

 

#EntraEnLaZona

Manu Fresno

Fundador y director.