Houston y sus problemas defensivos

Si algo sabemos, es que los Houston Rockets nunca se han caracterizado por tener una buena defensa. Sin embargo, son un equipo al que podíamos ver siempre arriba peleando por el título, y eso claramente no solo se debe a un buen ataque. Esta temporada, la verdad es que su aspecto defensivo está dejando bastante que desear, y por el lado del ataque, James Harden está siendo muy ineficiente, pero eso es un tema a parte a comentar. Los problemas defensivos de los Rockets sin duda que son la clave de este comienzo regular de ellos.

Para comenzar con un dato que ya asusta bastante, es que son el equipo que más encaja puntos por partido, con una media de 127’5 aunque para “arreglar” eso o justificar el porque de sus victorias en este arranque, son el equipo que más anota también, con una media de 128 por partido.

De igual manera, estos números están demasiado elevado gracias al partido en el que se enfrentaron a los Washington Wizards, en donde finalizaron el partido 159 – 158 para los de Texas. Claramente acá estamos viendo, que el ataque de Houston sigue siendo una amenaza, pero no te puedes permitir que ningún equipo, mucho menos uno como Washington, equipo del cual viene de estar en el fondo de las tablas en cuanto a anotación por partido, te enceste tanto.

 

Uno de los aspectos a recalcar yo creo que es la “vagancia” o el hecho de aún no estar jugandote nada. En reiteradas ocasiones podemos ver de los partidos como los atacantes rivales logran romper la primera línea y no existe o aparece una buena ayuda la cual no le permita anotar. En el mismo uno contra uno, cuando el jugador intenta sorprender tirando una bomba y los de Rockets no son capaz de intentar molestar el tiro. De hecho, con una media de 5 tapones por partido, los de Texas son el undécimo equipo con menos aporte en esta faceta de juego.

Por otro lado, el equipo ahora mismo es el ante-último de la liga, que consigue que sus rivales anoten con mejor porcentaje, llegando casi al 60%. Un 58’2% para ser exactos. Algo que es una locura. De aquí se puede ver el hecho de que los contrincantes se sientan más cómodos o liberados al ver las actitudes defensivas que tienen.

Uno de los casos que más llaman la atención, es el de Eric Gordon. Este año no solo que está muy descafeinado con su tiro, con un pésimo 26% en triples. Sino que también en defensa parece que está todo el tiempo “descansando” y lo vemos super relajado. Cosa que por ejemplo, en los playoffs pasados era un defensor de calidad que por minutos pudo aguantar a Donovan Mitchell y luego en menor medida a Klay Thompson. Sin embargo, ahí llegamos a lo de antes, que aún estamos en los primeros partidos en donde no se busca la definición de nada, pero Houston no se puede quedar dormido. Otra de los factores por los que sacaba el tema de Gordon, es por el hecho de que este verano recibió su extensión de contrato. Esa es una posibilidad por la cual está en una posición más relajada. Tampoco sería la primera vez que pase en los Rockets, pues el anterior verano paso lo mismo con Capela, y vimos el mal resultado que este dio en los playoffs.

Otro tema a recordar, es la renuncia de Jeff Bzdelik, especialista defensivo de los Rockets. Un entrenador que fue clave en la pizarra de los Houston, quién ya había renunciado y vuelto a fichar la temporada anterior. Como decíamos, una pieza que se está haciendo notar este año, y que sin dudas en los partidos se ve el resultado.

Hay que tener en claro que el problema defensivo de los Rockets viene desde hace tiempo. De hecho, como decíamos antes, nunca fue su fuerte. Pero si quieren dejar de ser un contender, para ser realmente los campeones, tendrán que empezar a agacharse más y defender mejor.