La selección francesa, a la sombra, pero en su línea

La selección francesa, a la sombra, pero en su línea

09/09/2019 0

La irrupción de una magnífica Serbia, las bajas de una USA que sigue firme en la lucha por el oro, la aparición de una perfecta España ante dos rivales directos como Italia y Serbia, la Australia invicta liderada por un Patty Mills imparable… Todos ellos han sido focos de atención durante este Mundial. Pero, la selección francesa, ganando 5 partidos de los 6 disputados hasta la fecha, demostrando un juego brillante, esta siendo una de las mejores selecciones del torneo a pesar de no ser tan mediática y estar siendo acechada en la sombra.

Dominando en todas la facetas del juego

El plantel francés de cara a este periodo mundialista constituye de un total de 5 jugadores NBA: Evan Fournier, Vincent Poirier, Nicolas Batum, Frank Ntikilina y Rudy Gobert. Este último mencionado es claramente el nombre más destacado de la lista de 12 de Francia para el Mundial. El nombrado en estos últimos dos años mejor defensor de la NBA estaba destinado a ser una máquina defensiva en FIBA, en el apartado taponador y reboteador, la magnífica defensa que destinaría una perfecta ofensiva.

El seleccionador francés también contaba con otros nombres como Nicolas Batum o Frank Ntikilina, jugadores que también rendían en esta faceta del juego. La aportación anotadora de Evan Fournier o Nando De Colo, la explosividad de Poirier en el banquillo o la aportación de Amath M’Baye, quien ahora posee el mayor +/- de la plantilla con un 19.8 cuando está en pista concluye en una muy buena lista de jugadores disponibles para el técnico Vincent Collet..

El puesto del principal playmaker de la plantilla estaba ocupada por Thomas Heurtel, pero una lesión en su rodilla mientras estaba realizando la fase de preparación del Mundial activó la alarma en el conjunto galo, siendo Andrew Albicy el elegido para ocupar el hueco dejado por el jugador del Barcelona. A lo largo de este torneo celebrado en China, hasta el momento, la ausencia de Thomas no está causando sufrimiento al equipo y Ntikilina está rindiendo a un buen nivel, tanto que se está olvidando ya al base del Barcelona.

Una primera fase cómoda

El grupo que se le enfrentaba a Francia era totalmente adecuada, la única preocupación era la selección alemana, que, liderados por Dennis Schroeder, eran la única selección en el grupo capaz de hacerle cosquillas a los galos. Las otras dos, Jordania y República Dominicana, no causaban tanto miedo en los franceses y el camino para lograr un billete para la segunda fase parecía no tener obstáculos.

El estreno de la selección en el Mundial sería en un partido donde se enfrentaría a la selección alemana, el mayor enemigo de los galos en su respectivo grupo. El partido se decantaría hacia el lado de los de Collet, imponiéndose a los alemanes con un marcador final de 78-74. Evan Fournier destacaría por todo lo alto en el equipo anotando 26 puntos y recogiendo 10 rebotes.

En el segundo partido se medirían frente a Jordania, ‘a priori’ el rival a batir más fácil del grupo. La selección asiática acabaría siendo destrozada con la paliza de los galos, ganando el partido con una diferencia de 39 puntos, 103-64 a favor de los franceses. El mayor anotador del equipo sería Nando De Colo, con 19 puntos, subrayando la magnífica actuación de Rudy Gobert con un doble-doble de 16 puntos y 13 rebotes.

En el último partido del grupo teniendo ya el billete para la siguiente fase, los galos alargarían su racha de victorias frente a la República Dominicana, sellando su victoria con un marcador final de 90-56. Nando De Colo fue otra vez máximo anotador del conjunto con 15 puntos.

Francia acabaría la primera fase invicta en un grupo donde República Dominicana dio la sorpresa acabando segundos después de Francia por delante de Alemania, sellando así su clasificación a la segunda fase.

La lucha por estar en las eliminatorias

Después de afianzar su billete para la segunda fase quedando primera de grupo, a la selección frances se le interponía un complicado camino hacia las eliminatorias. La Australia de Mills y Ingles y la Lituania de Valanciunas y Sabonis eran los rivales que los galos tenían que afrontar para llegar a los Cuartos de Final y poder luchar por una medalla.

La primera a la que se enfrentarían serían los lituanos, los cuales necesitaban la victoria para seguir vivos en el grupo. Después de un trepidante partido en la que las dos selecciones lucharía hasta el final para llevarse la victoria, los franceses terminarían siendo los ganadores del partidazo que protagonizaron los dos conjuntos. Con un marcador de 78-74 a favor de los galos, el partido ante Australia decidiría los cruces que se le enfrentarían en su camino hacia la final.

Una victoria ante Australia enfrentaría a los galos con el vencedor del USA-Brasil en Cuartos, después de que los españoles se imponían sorprendentemente sobre la Serbia de Nikola Jokic y Bogdan Bogdanovic. Una hipotética derrota los enfrentaría, en cambio, con la República Checa si Estados Unidos vence a Brasil o con Estados Unidos si es derrotada por Brasil, un cruce más complicado para ellos en la lucha por un puesto directo para los Juegos Olímpicos de Tokio. 

Las dos selecciones protagonizarían uno de los mejores partidos de la década en la que Australia acabaría siendo el vencedor con un marcador de 100 a 98. El partido se decidiría en los últimos instantes del partido en un final caótico en el cual Rudy Gobert fue expulsado por exceso de faltas.

Si Francia acaba venciendo a Estados Unidos en Cuartos, en las semifinales se tendrá que ver las caras con el vencedor del partido España-Polonia en un partido donde no solo se decidirá el rumbo de las dos selecciones en el torneo, sino también la participación directa en los Juegos Olímpicos de 2020 sin un clasificatorio previo.

Eneko Imaz
Eneko Imaz
Deja una respuesta
Translate