Un equipo con un corazón de oro

Un equipo con un corazón de oro

05/08/2021 0

Es más fácil escribir este tipo de cosas al ganar una medalla, pero después de lo que ha hecho la Selección Española durante los últimos años son un grupo que siempre será de oro aunque no lo tengan colgando en el cuello.

Un árbol que aunque a veces tenga que cambiar de hojas no deja de florecer cada verano, y este 2021 no es para nada algo trágico. En el EuroBasket se tuvieron bajas a una semana de la competición mientras que en los Juegos Olímpicos se perdió contra unas grandes rivales como Francia por solo una canasta de diferencia. Y teniendo en cuenta el contexto de las jugadoras españolas queda mucho tiempo de luchar por traer éxitos al país, no hay que encender las alarmas.

Es cierto que las despedidas duelen y no contar con Laia Palau, Marta Xargay o Anna Cruz entre otras pesará mucho, pero si algo está claro es que el combinado nacional queda en muy buenas manos.

Cristina Ouviña, Laura Gil o Astou Ndour se encuentran en su mejor momento individual para acompañar a Alba Torrens. Hay jóvenes que han dado grandes pasos como Maite Cazorla, Raquel Carrera o María Conde, como también experiencia en Silvia Domínguez o Tamara Abalde. También jugadoras necesarias para que un equipo compita como Queralt Casas o Leo Rodríguez, que siempre las quieres tener de tu lado. Además de las que se han quedado fuera de las 12 elegidas este verano teniendo un nivel altísimo.

Sea la jugadora que sea de cualquier generación, si es española por norma general va a tener ese carácter de guerrera que ha llevado tan lejos a la Selección todo este siglo. Podemos estar tranquilos cuando haya cambios en la plantilla de las representantes de la nación.

Es duro tener que decir adiós a jugadoras míticas que llevan años acompañándonos, pero ilusiona mucho ver como otras que han trabajo sin parar llegan a cumplir su sueño de representar al país en competiciones de tanto prestigio como ocurrió con Cristina y Queralt en Japón.

Estos Juegos han sido parte del trámite de que las jóvenes se vuelvan más importantes en el equipo mientras que Ouviña, Gil y Ndour toman las riendas del equipo junto a Torrens, y haber perdido con Francia en un partido igualado contra la mejor versión de Marine Johannès  y con Alba fuera por faltas no es algo para dramatizar ni criticar a ninguna de ellas. Se dejaron la piel en la cancha del Saitama Super Arena en todo momento y es con lo que tenemos que quedarnos. Son un grupo de jugadoras con una pasión, un corazón y un instinto competitivo que valen oro.

 

Imagen

 

Una fase de grupos que era necesaria

Los Juegos Olímpicos, el evento más importante de la historia del deporte y en esta edición con toda nuestra atención puesta en un grupo de 12 jugadoras que llegaban a Tokio cargadas de ganas de afrontar este reto juntas.

Alba Torrens, Cristina Ouviña, Laia Palau, Laura Gil, Astou Ndour, Queralt Casas, Silvia Domínguez, Maite Cazorla, Raquel Carrera, Leo Rodríguez, María Conde y Tamara Abalde, las encargadas de haber llevado el peso de un país en sus hombros enfrentándose contra rivales de los mejores combinados nacionales del mundo. Ya solamente la presión que significa eso se merece todo el respeto posible para ellas.

España no tuvo los resultados que se esperaban en el EuroBasket de Valencia, pero llegaron a Japón queriendo darse un lavado de cara que vuelva a revivir esa aura de equipo dominante del resto de torneos en la última década y lo lograron hacer durante la fase de grupos.

Corea, Serbia y Canadá, una primera ronda que no parecía nada sencilla pero que supieron solventar con muchísimo talento y trabajo en cada uno de los partidos. Los destellos de grandeza de la Selección volvieron a salir a la luz.

Todo comenzó con un enfrentamiento contra las coreanas para inaugurar el torneo y una victoria con 28 puntos de Ndour, 14 rebotes de Gil y 8 asistencias de Ouviña. El tridente que brilló durante toda la fase ya empezaba con un grandísimo nivel desde el primer segundo de encuentro. España estará siempre bien representada con ellas jugando a este nivel y sus grandes compañeras acompañándolas.

Una vez logrado el triunfo ante las asiáticas tocaba verse contra países de la parte alta del ranking FIBA como las serbias y las canadienses. Y en concreto con el especial énfasis de poder vengarse contra Serbia después de que las eliminaran en el campeonato europeo. Un reto complicado ante jugadoras de primer nivel mundial, pero normalmente ante este tipo de dificultades es cuando sale la mejor versión de la Selección y así fue en este caso.

El combinado español pasó ambas pruebas para terminar como líderes del grupo de forma invicta, poniendo de nuevo a toda su nación a soñar con ellas como ha sido lo habitual prácticamente siempre. Ni lo ocurrido en el EuroBasket ni nada puede evitar que estas guerreras consigan llenar de ilusión a la gente que tienen detrás.

La solidez de Ouviña dirigiendo al equipo, la frenética anotación de Ndour, todo lo que aporta siempre Gil en ambos lados de la pista, la explosión de Cazorla contra Serbia, la confianza que inspira Casas días como ante Canadá… Son muchas cosas positivas las que se sacan de este torneo como para quedarse solamente con lo malo.

 

 

Volverán, volveremos

Si algo hay que tener claro con la Selección es que seguro que más pronto que tarde estarán de nuevo compitiendo por seguir aumentando el historial de medallas de un país que se ha asentado en la élite mundial durante mucho tiempo.

Da igual lo que haya pasado en Valencia y en Tokio, no poner la mano en el fuego por estas jugadoras no es una opción. Se han ganado tener toda la confianza del mundo puesta en ellas por todos los momentos históricos que nos han hecho vivir.

Las que han estado, las que están y las que vendrán son un grupo que jugadoras que nos unen a todos haciendo olvidar del club que seamos o la ciudad en la que vivimos. Poder ser contemporáneos a estas generaciones doradas del baloncesto español es algo para disfrutar y no buscar la mínima excusa para criticar.

 

 

 

 

Imágenes vía: FIBA

 

 

#EntraEnLaZona

 

Si te gusta leer sobre baloncesto te recomendamos que nos sigas en nuestro Twitter y allí encontrarás todo el contenido que publicamos. ¡En @ElPerimetro_es lo encontrarás!

Manu Fresno
La magia ocurre sobre el parqué, solo soy encargado de narrarla.
Deja una respuesta
Translate