Opinión | Antropología del fanático NBA (I): El empírico

Opinión | Antropología del fanático NBA (I): El empírico

14/12/2020 1

En esta serie de artículos que voy a escribir iré desgranando los diversos tipos de aficionados NBA que existen hoy en día (por suerte esto de momento no ha alcanzado a la WNBA, pero ya llegará), especialmente aquellos más susceptibles de ser tomados a broma por un fanático serio (en El Perímetro somos todos gente muy seria siempre). Porque no todo en la vida son noticias y análisis, también hay que dejar un huequecillo para el humor y el jolgorio. Así que, aprovechando que no hay más culo que rascar actualmente en la liga hasta que empiecen la temporada, procedo a iniciar esta serie que, muy probablemente, acabará siendo una de catastróficas desdichas.

 

El empírico

El primer espécimen que diseccionaremos será el aficionado que he tenido a bien denominar “el empírico”. Es aquel seguidor cuyo ojo crítico analiza hasta el último detalle del juego, aquel que escruta cada milésima de la acción en busca de la perfección de este deporte. Bueno, vale, a lo mejor no es tan exacta esta definición. A lo mejor simplemente es un señor con un cartel en la cabeza que pone “si no lo veo no lo creo”.

Discípulos de Hume, los empíricos consideran que Bill Russell y Wilt Chamberlain no eran buenos jugadores porque “no los vieron”. Todo lo que a sus ojos escapa es yermo. Solo lo que su cámara enfoca existe, el resto son tierras sumidas en las tinieblas. Y bien, ¿Qué tiene de malo todo esto? Pues que la vida no solo transcurre ante nuestros ojos. No puede un señor de Alcalá de Henares pretender ver todos los partidos de la historia del baloncesto para poder formar un juicio crítico sobre quién es el mejor jugador de la historia. Si fuera por el fanático empirista, el Imperio Romano no hubiera existido porque no está grabado en cintas de VHS.

Está muy bien querer empaparte del mayor baloncesto posible ya sea por entretenimiento o con el fin de conocer el juego, pero que a lo mejor un experto te cuente que Chamberlain restregaba su miembro sobre los rostros de sus adversarios en los 60 puede llevarte a la conclusión de que Wilt era buen jugador. No digo que la opinión de José Alberto no sea interesante, pero a lo mejor me fio más de lo que digan John Hollinger o Jared Weiss.

 

Russell Westbrook Swipes Phone Out of Fan's Hand | Thunder vs Jazz - Game 6  | 2018 NBA Playoffs - YouTube

 

Pero no solo les basta con rechazar opiniones de voces autorizadas, sino que son herejes de la estadística, a la que consideran falta de valor. Cuando veo esos tuits de ensalzamiento del ojo propio es cuando me asalta la pregunta: ¿Se verán los más de 2.000 partidos por temporada de la NBA para poder analizar a todos los equipos? Obviamente no. Pero tampoco esto parece impedir su verborrea para analizar a las 30 franquicias de la liga. Me los imagino yendo con una linterna a las 4 de la madrugada a visitar Basketball Reference (en modo incógnito, por supuesto).

Si hay gente que escribe artículos no es para jactarse de su conocimiento (salvo raras excepciones), sino para compartir información. De vez en cuando viene bien dejar de lado el onanismo e invitar a otros a que compartan su conocimiento contigo. Igualmente, la estadística tiene un valor muy importante que, sumado al análisis visual, es imprescindible para analizar el juego. Los “empíricos” no ven más allá de sus ombligos, no seáis como los “empíricos”.

A todo aquel que se haya ofendido con estas palabras quiero comunicarle que era mi intención. A todo el que se haya reído le doy el pésame por su sentido del humor.

 

 

#EntraEnLaZona

 

Si te gusta leer y escuchar podcasts sobre baloncesto te recomendamos que nos sigas en nuestro Patreon y allí encontrarás contenido exclusivo que no está en la web. ¡En patreon.com/elperimetro lo encontrarás!

Fernando Casares
Redactor de WNBA y NBA.
One thought on “Opinión | Antropología del fanático NBA (I): El empírico
  1. Frances Rieger

    flawless article

    15/12/2020
Deja una respuesta
Translate