De lo inusual a lo imposible y de lo posible a lo inusual, las Finales de 2020

Más allá de los récords que Lebron pudo obtener, un cuarto anillo y un cuarto MVP de finales, hay que ser observadores y detenernos a pensar: ¿Esta la NBA cambiando una vez más?

Kim Klement-USA TODAY Sports

Con la mente fría y luego de vivir junto a los compañeros que conformamos El Perímetro siempre es bueno evaluar la inusual campaña de la NBA que acabamos de finalizar.

El 2020 lejos de ser una lucha constante en cuanto a la lucha social en torno al tema de la igualdad y respeto a los demás sin importar tu color de piel fue el tema que más fuerza tomo y la NBA fue una plataforma para hacerlo viral. Pese a las criticas y aquellas personas que aun piensan que “solo deben botar una pelota”. Como tu y yo, ellos son humanos, que velan por el bien de su familia y si tienen que dejar de jugar para que su familia tenga una estabilidad social y emocional, lo harán.

La NBA ha visto pasar frente a sus ojos la temporada más larga en la historia. 3 meses tuvieron que pasar para ver acciones en cancha. Para ver a los Denver Nuggets como rompían con cada pronóstico numérico en su contra, para ver como Luka Doncic pese a la adversidad logro remar contra la corriente junto a su equipo de los Mavericks en una temporada donde solo hemos visto una pisca de su gran potencial.

Un Lebron James que mostro el mejor rostro de un veterano, un IQ por encima de todos sus competidores, donde los minutos no son sinónimo de una victoria asegurada, es el todo lo que hace la diferencia. Es hacer a los Lakers lo que hace a los Lakers lo que son hoy por hoy, un equipo inteligente que sabe acoplar su juego a la situación.

Y por último y que para un servidor fue una sorpresa, el Miami Heat. El odiado y ahora amado por muchos equipo comandado por Jimmy “pocos amigos” Butler. ¿Cuántos años tuvieron que pasar para que tu y yo nos diéramos cuenta que es un jugador de alto calibre en la liga? Probablemente perdiste la cuenta desde que fue traspasado de Chicago, donde ya sonaba como un experto defensivo. Pero, la serie final contra Los Angeles Lakers fue una ida y vuelta del Jimmy que todos odian al Jimmy que todos amaron.

Las finales de NBA vieron por primera vez, como un jugador eclipso a Lebron James en anotación en toda su carrera y apariciones en finales, llevándose el encuentro que extendió la serie a un sexto juego. Una batalla mental de ambos bandos donde el peso de ganar un anillo este año era del bando angelino, un regalo para el que ahora recordamos con un gran cariño por su persona y un gran respeto por el jugador que llego a ser, Kobe Bryant.

Una tarea que parecía imposible pero llego a concretarse gracias a un inusual combinación de jugadores. Jugadores no drafteados, veteranos que están por dejar la NBA y probablemente están en el declive de su carrera. Otros buscando una segunda oportunidad y un par que simplemente busca la grandeza. Lebron y Davis han vuelto a darle un aire nuevo a lo que un dúo dominante es hoy por hoy, combinarse para más de 45 puntos por juego en serie de finales de NBA era algo que muchos extrañábamos, donde el triple no era su fuerte. Era el poderío físico dentro de la pintura y saber elegir tus batallas en la media distancia.

Las finales del 2020 son todo lo que necesitábamos ver: menos triples, más juego de conjunto, mayor rotación de balón y dos equipos que saben exactamente sus debilidades y no están dispuestos a arriesgar o dejar a la suerte nada. Los números eran tan parejos que se hizo casi imposible predecir como iba a comportarse uno del otro en el próximo encuentro.

Creo que estarán de acuerdo en que es imposible ponerle un asterisco a esta temporada, porque si damos una mirada la pasado, franquicias que aceptaron seguir en temporadas atípicas estaban por debajo de su rendimiento aún siendo contendientes fuertes por el título, en este caso, fue todo lo contrario. Las franquicias que se sometieron a la burbuja estaban en el punto máximo de su rendimiento o a punto de llegar, eran contendientes y eran consientes que esta era una oportunidad que no podían dejar pasar.

El número de lesionados fue menor en la burbuja  si comparamos la cantidad de lesionados previa a la puesta en marcha de la recta final de la temporada en Orlando, por lo que el escenario era perfecto para que todos los equipos se midieran por la misma vara. Pero volviendo a la serie final, más allá de los récords que Lebron pudo obtener, un cuarto anillo y un cuarto MVP de finales, hay que ser observadores y detenernos a pensar: ¿Esta la NBA cambiando una vez más?

A día de hoy hay algo que no cambia, hay mayor cantidad de posesiones y mayor cantidad de tiros realizados. Pero, eso no significa que porque una tendencia este vigente las franquicias van a cambiar su identidad y plan de juego. Lo anterior es importante, porque abre las puertas a que la NBA se vuelva más competitiva. Mayor número de franquicias tendrán la oportunidad de hacerse de un considerable grupo de fans. Como portland, Boston, San Antonio, Phoenix, Philadelphia y muchos más que aunque sus equipos no tienen el resultado esperado en 2020 no dejan de ser quienes son por como el juego va evolucionando.

Una temporada más a la bolsa, los Lakers disfrutan y ahora solo nos queda esperar sin especular quien puede alzarse una vez más con el trofeo, si las cosas resultan de buena manera. Probablemente disfrutaremos 82 partidos de temporada regular, si no. Disney nos va a tener encantados con el ambiente colegial que transmitió en la burbuja, enhorabuena por el básquetbol y sus fans que esta temporada no nos defraudo.

Radiografía del cuarto campeonato de las Seattle Storm

 

#EntraEnLaZona

 

Si te gusta leer y escuchar podcasts sobre baloncesto te recomendamos que nos sigas en nuestro Patreon y allí encontrarás contenido exclusivo que no está en la web. ¡En patreon.com/elperimetro lo encontrarás!

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Translate