Paola Ferrari: “Sigo enamorada de este deporte y de este trabajo”

“Empecé a jugar a baloncesto gracias a mis hermanos mayores, la verdad es que les seguía a ellos en todo y hacíamos un montón de deporte, aunque en mi casa el baloncesto era superimportante”.

Paola Ferrari ha impresionado en este inicio de temporada con Spar Girona, siendo una de las líderes desde el banquillo. En su decimoquinta temporada en España, la escolta de Paraguay sigue impregnando la pista de su carácter y energía cada vez que la pisa.

Después de un meteórico inicio en su país, a los 17 años se marchaba al extranjero para luchar por su sueño, el baloncesto. Ahora, convertida en una de las jugadoras más veteranas de la Liga, Ferrari afronta un nuevo reto que la llevará a regresar a jugar la mejor competición europea, la EuroLeague Women, formando parte de una de las mejores constelaciones del continente.

 

¿Que fue lo que te impulso a empezar a jugar a baloncesto?

Empecé a jugar a baloncesto gracias a mis hermanos mayores, la verdad es que les seguía a ellos en todo y hacíamos un montón de deporte, aunque en mi casa el baloncesto era superimportante. Empecé un poco para pasar el rato pero me acabé enamorando de este deporte.

 

¿Y en qué momento te diste cuenta de que podría convertirse en tu profesión?

La verdad es que yo empecé todo muy temprano… en Paraguay a los 12 años ya jugaba en la Primera División. Creo que a los 13-14 fue cuando ya dije que esto es lo mío, voy a trabajar y voy a ir a por todas a por mis sueños. Y así creo que empecé a cumplir mis metas poco a poco.

 

¿Te costó decidir dedicarte a esto al 100%, renunciando quizá a muchas otras cosas?

Sí, la verdad es que me he perdido muchísimas cosas, de la época del colegio, familiares, muchos momentos en solitario que tuve que pasar… pero todo eso tiene su recompensa y hoy en día me siento feliz haciendo lo que me gusta. Creo que este sacrificio se ve reflejado en la carrera que he tenido.

 

Repasando tu trayectoria dejaste tu país, Paraguay a los 17 años para irte a estudiar a Estados Unidos, el siguiente año estabas en la NCAA y el siguiente ya diste el salto a Europa… Muchos cambios en muy poco tiempo…

Sí, hice el último año de colegio en Estados Unidos y allí recibí una beca para la universidad. Estuve en Tennessee y pensé que me iba a quedar los cuatro años, tenía planeado estudiar medicina deportiva… Pero después del primer año la verdad es que no me sentí muy a gusto y me llegó la oferta de venir a España a jugar profesional y no dudé ni un segundo en dar el salto. Fue una decisión difícil porque tenía la beca y podía estudiar, pero hoy en día creo que fue la decisión correcta.

 

Entonces viste los dos tipos de baloncesto formativo el modelo americano y el Europeo… ¿Cuál crees que es mejor?

Es verdad que en Estados Unidos llevan increíblemente bien la rutina de estudiar y jugar, algo que obviamente llama mucho la atención, ya que te permite jugar a un alto nivel y estudiar. Aun así, yo creo que si uno quiere puede hacerlo aquí también en Europa aunque sea más difícil, sobre todo ahora que hay muchos estudios a distancia.

 

¿Té costó adaptarte a Europa? ¿La sociedad y el baloncesto son muy distintos?

La verdad es que me fue mucho mejor que en Estados Unidos por el idioma y porque creo que la calidad humana de aquí también ayuda mucho. Además, sobre todo, el juego español creo que me pega muy bien, me gusta como se juega.

 

La Liga Sudamericana Femenina me parece estupenda y espero poder jugarla el año que viene»

 

En los veranos has seguido volviendo a Suramérica jugando en diferentes sitios, últimamente en Paraguay también. ¿Echas de menos el país?

Esto es un tema de que lastimosamente los contratos aquí en Europa son de 7 máximo 8 meses y luego estamos cuatro o cinco meses libres. Las jugadoras o juegan en la WNBA, o van con sus selecciones o tienen que jugar en alguna liga de verano de dos meses o mes y medio. Yo siempre he intentado estar en estas ligas cortas para no perder el ritmo y gracias a eso he viajado por toda Suramérica. Así pues, estoy contentísima y feliz por todas las experiencias y culturas que pude conocer. Y, bueno, todos los campeonatos que gané jugando en diferentes países.

 

También estuviste en el training camp de Los Angeles Sparks, de la WNBA. ¿Cómo recuerdas la experiencia?

Fue mi sueño cumplido, creo que es el de cualquier jugadora y yo tuve la posibilidad de estar en el training camp, encima en Los Ángeles, donde yo crecí viendo a Kobe Bryant jugar con los Lakers… Para mí fue muy especial estar allí. Lastimosamente no pude estar en el equipo final, me cortaron el último día, pero creo que fue una experiencia increíble, de las mejores que he vivido y también de las más duras. Guardo todo lo que viví allí, que lo llevaré conmigo para siempre.

 

En España has pasado por muchísimos equipos, llevas 15 temporadas… ¿Qué es lo que te hace quedarte cada año?

Primero que nada, me encanta la liga española, me gusta, me siento identificada… Además, soy una persona que tiene en cuenta muchos aspectos, no miro solamente lo económico o solamente lo deportivo, necesito estar en un sitio donde esté bien y España siempre me ha dado eso. Siempre digo lo mismo, llevo tantos años lejos de mi familia que para hacer mi trabajo tengo que estar en un ambiente en el que me sienta a gusto para que me valga la pena. España me ha dado esa estabilidad sin lugar a duda.

 

El año pasado probaste suerte en Francia, en el Nantes, pero a media temporada regresaste a Zaragoza…

Para que veas como echaba de menos la Liga española.

 

¿Algún momento de tu carrera que recuerdes especialmente?

Hay momentos importantes en cada temporada pero creo que un momento fue en 2013 después de mi lesión de rodilla… que me fichase el Perfumerías Avenida y salir campeona en esa final, que fue de infarto, fue algo que viví de una manera increíble. Luego también recuerdo los años en el Mann-Filter. Allí creo que he disfrutado del baloncesto de una manera extraordinaria teniendo alrededor a gente muy profesional, a entrenadores como Victor Lapeña o Santi Pérez y jugadoras como Gaby Ocete o Shacobia Barbee, entre otras. Todo eso se disfruta y te marca para siempre.

 

En Avenida debutaste en Euroliga…

Sí, ese fue otro sueño cumplido. Lo disfruté muchísimo y estoy contenta porque este año también voy a poder jugarla con Girona. Lo afronto con la ilusión intacta y con muchas ganas.

 

Hablando de Spar Girona… ya te intentaron fichar en su día antes de la lesión…

Justamente, ya estaba fichada en 2012 pero en verano me lesioné de la rodilla y no pude ir, así que bueno era una asignatura pendiente que tenía. Creo que este año disfrutaremos mucho juntos.

 

Se te ve con mucha confianza… ¿Notas esa ilusión que desprendes en la pista?

La ilusión no la he perdido nunca… sigo enamorada de este deporte y de este trabajo. La verdad es que ha sido un subidón enorme que el Uni Girona me quiera este año en este equipo, porque han formado un grupo excepcional, tanto deportivamente como de personas.

 

Sois un grupo con muchas jugadoras con mucha experiencia pero también con otras muy jóvenes, como María Araújo o Julia Reisingerová… ¿Cómo se gestiona eso?

Sin duda somos el equipo más veterano de la Liga y creo que eso es importantísimo y nos ayudará mucho. Creo que nos complementamos muy bien con las jóvenes que aunque están empezando ya tienen bastante experiencia. Creo que es un balance bueno y que no da ese flujo de energía que a veces necesitamos.

 

El sorteo de Euroliga os había dejado en un grupo bastante bueno… quizá con el cambio de formato se os complica un poco. ¿Cómo lo veis este cambio de formato?

Lo más importante primero es pasar la previa, que también se ha cambiado y es a partido único. Luego están las burbujas y nos ha tocado un grupo durillo con muchos partidos en pocos días. Ojalá lleguemos lo mejor posible físicamente para poder pelear.

 

Volviendo a Paraguay, ¿cuál crees que es la situación del baloncesto femenino allá?

La situación en Paraguay ahora con todo esto de la COVID es muy complicada… no se sabe que va a pasar, llevamos desde marzo sin baloncesto en ninguna categoría… ni de mayores ni de menores, nadie está jugando, las canchas están cerradas. Creo que va a ser un golpe muy fuerte para mi país. Veremos como salimos de esta, aunque es verdad que estos últimos años en la selección hemos estado dando cosas buenas, hemos estado en un Panamericano, en un AmeriCup, hemos quedado entre los 4 mejores de Sudamérica… Veremos qué pasa.

 

 

#EntraEnLaZona

 

Si te gusta leer y escuchar podcasts sobre baloncesto te recomendamos que nos sigas en nuestro Patreon y allí encontrarás contenido exclusivo que no está en la web. ¡En patreon.com/elperimetro lo encontrarás!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Translate