Las ausencias confirmadas que tendremos en Orlando

El 30 de julio, siempre y cuando no haya algún problema de fuerza mayor –los casos de COVID-19 en Florida superan ya los 200.000-, empezará el espectáculo.


El ansiado retorno de la NBA ha supuesto una guerra. Un conflicto entre la duda, la necesidad y la responsabilidad con el que jugadores, entrenadores, trabajadores y, sobre todo, el comisionado Adam Silver han tenido que lidiar. Y en el que ninguno de estos tres aspectos podía dejarse de lado. Tenían que buscar un equilibrio. Los meses de parón, como es lógico, han sido duros para la liga, que ha vivido –y sigue viviendo- una de sus mayores etapas de incertidumbre de los últimos años. Sin embargo, parece que finalmente han podido encontrar el mayor equilibrio posible. Hay un plan. Un plan que tendrá como sede el ESPN Wide World of Sports Complex de Orlando, donde los equipos ya se están desplazando. Allí cada una de las 22 franquicias disputará tres encuentros de preparación entre el 22 y el 29 de julio para, posteriormente, pasar a la competición oficial.

El 30 de julio, siempre y cuando no haya algún problema de fuerza mayor –los casos de COVID-19 en Florida superan ya los 200.000-, empezará el espectáculo. Los 22 equipos disputarán ocho partidos de temporada regular hasta el 14 de agosto. Una vez termine esta fase inicial, darán comienzo los Playoffs el 17 de agosto, una vez disputado el play-in –si es necesario- entre el octavo y noveno clasificado de cada conferencia. Las eliminatorias del título pueden durar hasta el 13 de octubre, fecha programada para un posible séptimo encuentro de las Finales.

Una vez conocido el plan trazado por Silver, las dudas han seguido presentes. Por parte de aficionados, periodistas y, por supuesto, miembros de las franquicias que van a viajar a Orlando. Puede incluso –porque decir “con toda seguridad” tal vez es demasiado atrevido- que el propio Adam Silver no esté del todo convencido con su propio plan. Esa es la razón, sumada a problemas personales o incluso reivindicaciones sociales –las protestas sobre muertes como la de George Floyd siguen siendo muy recientes- por la que algunos jugadores han decidido, con el permiso de sus equipos, no formar parte de la dinámica competitiva que tendrá lugar en Disney.

Hasta ahora -11 de julio-, 13 jugadores han tomado la decisión de, ya sea viajando o no a Florida, no volver a disputar un solo segundo de lo que resta de temporada. Esto cambiará, en mayor o menor medida, la estructura de los equipos afectados. Puede suponer un quebradero de cabeza para los entrenadores y para las gerencias, que están contrarrestando estas pérdidas con el fichaje de agentes libres. Por ello, hoy vamos a analizar todas las bajas confirmadas hasta el momento e intentaremos averiguar cómo y cuánto pueden afectar a las aspiraciones de sus respectivos conjuntos.


1. Davis Bertans y Bradley Beal

El jugador letón fue la primera baja confirmada para el último tramo de este curso NBA. Su primera temporada en los Wizards ha sido la mejor de su carrera y este otoño saldrá al mercado como agente libre sin restricciones. A sus 27 años y tras haber subido considerablemente su valor en sus meses en la capital estadounidense, su ausencia en las canchas está –siempre desde la opinión de quien escribe- más que justificada. Además, cuenta con dos roturas del ligamento cruzado anterior en su historial. La franquicia ha apoyado su decisión y ha manifestado, además, su deseo de mantener a Bertans.

 

Los Wizards no tendrán a su mejor tirador en Orlando.
theathletic.co.uk

 

Semanas después, se anunció la baja de Bradley Beal por una lesión en el hombro. El segundo máximo anotador de esta temporada no se encuentra bien físicamente y ha decidido no forzar en Orlando. Sin Bertans y sin él, las opciones de entrar a Playoffs de los Wizards han pasado de pocas a prácticamente ninguna. Como recambio del letón, se han hecho con los servicios de Jerian Grant. El base lleva más de un año sin disputar un partido en la NBA, pero ha firmado un buen curso en la liga de desarrollo. Se espera que pueda jugar alguno de los minutos que le correspondían a Beal. Sin los dos máximos anotadores del equipo, seguramente subirá el tiempo de juego de un Troy Brown cuya temporada sophomore ha sido muy positiva. Y aumentará también, por supuesto, el peso del rookie Rui Hachimura.


2. Trevor Ariza

El alero de los Trail Blazers ha decidido no acudir a la cita de Orlando por motivos personales. Desde su llegada a Portland en enero tras ser traspasado por los Kings, ha rendido a un nivel fantástico. Ha salido de titular en los 21 encuentros que ha disputado, jugando más de 33 minutos de media y anotando el 40% de sus triples intentados. Su aportación defensiva a uno de los peores equipos de la liga en este aspecto ha sido de gran ayuda para los de Terry Stotts. Hubiera sido una pieza realmente importante para un conjunto que, al igual que los Wizards, se juega su clasificación a la post-temporada. Lo echarán de menos.

Para suplir su baja, la franquicia de Oregon se ha hecho con los servicios del base sophomore Jaylen Adams. El jugador de 24 años, que disputó 34 partidos la temporada pasada con los Hawks, viene de rendir a un gran nivel con los Wisconsin Herd de la NBA G-League. Ha sido, de hecho, el segundo en la votación por el MVP de la liga de desarrollo. Pese a ello, no se espera que tenga un rol demasiado relevante en el equipo. Sí se espera el regreso de dos jugadores muy importantes, Jusuf Nurkic y Zach Collins. Ambos interiores, puede que arrebaten minutos y protagonismo a Hassan Whiteside y obliguen a Stotts a desplazar a Carmelo Anthony a la posición de ‘3’ durante algunos minutos por encuentro. Tampoco es descartable –aunque algo improbable-, el aumento de peso en la rotación de piezas como Nassir Little o Mario Hezonja.


3. DeMarcus Cousins

Este caso es muy especial. DeMarcus Cousins firmó con Los Angeles Lakers el pasado verano. Poco más de un mes tras comprometerse con el conjunto angelino, sufrió una rotura en el ligamento cruzado anterior de su rodilla izquierda. Esta lesión se sumaba a la de su tendón de Aquiles –también el izquierdo- que tuvo lugar 19 meses antes, cuando militaba en los Pelicans y estaba jugando, probablemente, el mejor baloncesto de su carrera. El pasado 24 de febrero, y debido a la incorporación de Markieff Morris, los Lakers se vieron obligados a cortarlo. Por lo tanto, pasado casi un año de su lesión y ya recuperado, puede firmar por cualquier equipo para este tramo final de la temporada.

Según el afamado periodista de The Athletic, Shams Charania, Cousins habría decidido descartar la opción de jugar en Orlando e ir preparando su regreso a la competición en la temporada 2020/21. Sin embargo, el agente del jugador (Jeff Schwartz) desmintió esta información y dijo que el pívot todavía no había tomado una decisión. En caso de que se plantease jugar, puede que algún equipo sin a priori demasiadas aspiraciones pudiera ofrecerle la oportunidad de volver a disputar minutos en la NBA, algo que no hace desde hace más de un año. Para un contender o algún equipo que aspira a llegar relativamente lejos en Playoffs, tal vez fichar a DeMarcus Cousins no sea la mejor idea. De todos modos, y teniendo en cuenta su situación, parece que la mejor opción para él es descansar estos próximos meses y buscar equipo en la agencia libre.

 

DeMarcus Cousins no ha disputado ningún partido esta temporada.
eu.usatoday.com


4. Avery Bradley

Avery Bradley fue el primer jugador importante de un contender que hizo pública su ausencia en Orlando. Sus motivos, al igual que los de Ariza, son familiares. Como jugador habitual en el quinteto inicial, puede ser una baja muy sensible para Los Angeles Lakers. Con sus más de 1000 minutos disputados este curso, ha sido una pieza muy importante en una de las mejores defensas de la liga. También ha aportado en el tiro exterior, tal y como refleja su 36’4% de acierto desde el triple. Mayor ha sido todavía su eficiencia desde las esquinas, desde donde ha anotado el 46’8% de los lanzamientos que ha intentado. En definitiva, ha sido un gran complemento para LeBron James.

Para sustituirle, los angelinos se han hecho con los servicios de J.R. Smith. Con 15 temporadas a sus espaldas, no juega un partido de la NBA desde el 19 de noviembre de 2018. Si vemos su mejor versión –al menos, la mejor que podemos ver a estas alturas-, formará parte de la rotación de Frank Vogel. Si no está al nivel requerido por una competición tan exigente, no le quedará otra que ser espectador de primera línea. Teniendo en cuenta su buena relación con LeBron, la apuesta es poco arriesgada y, por qué no decirlo, incluso necesaria. Pese a ello, todo apunta a que los minutos que Bradley dejará vacantes serán ocupados por Alex Caruso y Kentavious Caldwell-Pope, quienes han dejado muy buenas sensaciones este curso. Conviene recordar también la reciente incorporación de Dion Waiters. Aunque, visto su estado físico, parece difícil que juegue muchos minutos.


5. Willie Cauley-Stein

El ex jugador de los Kings llegó a Dallas el pasado 25 de enero, procedente de los Golden State Warriors. Hasta el momento del parón, disputó 13 encuentros. Su rendimiento con la camiseta de los Mavericks ha sido relativamente bueno, cubriendo en la medida de lo posible la baja de Dwight Powell. Hace unos días, sin embargo, el pívot anunció que no viajaría a Orlando con el equipo. Su renuncia, al igual que las de Bradley y Ariza, está provocada por motivos familiares. Sin él en Florida, Carlisle viajará a Disney con tan sólo un ‘5’ puro (Boban Marjanovic) y un Maxi Kleber que ha disputado muchos minutos en esa posición.

En los últimos días, la franquicia tejana ha hecho oficial la incorporación de Trey Burke, que sustituirá a Cauley-Stein. El base ya jugó 25 partidos con los Mavs la pasada temporada y podría disfrutar de algunos minutos saliendo desde el banquillo en Disney. Aunque a priori, y contando con Doncic como principal generador, su presencia no será importante. En cuanto a la rotación de los pívots –que es la afectada con la renuncia de Cauley-Stein-, Rick Carlisle se verá obligado a trasladar a Porzingis a esa posición durante más minutos de los que en principio podría desear. El peso de Kleber, al igual que en Regular Season, será muy grande. Y el de Marjanovic, debido a sus características como jugador, puede que incluso se vea reducido.


6. Brooklyn Nets

Evidentemente, no va a faltar la franquicia entera. Pero casi. Durant e Irving han estado ausentes durante casi toda la temporada y ninguno de los dos viajará con el equipo. Lógico, pues ambos se están recuperando de lesiones para afrontar lo mejor posible el próximo curso. Sin embargo, hay más ausencias en los Nets. Nicolas Claxton no acudirá a la cita de Florida tras operarse de su hombro izquierdo. Su temporada rookie, pese a haber disputado únicamente 15 partidos, es muy positiva. Puede ser una pieza muy importante de cara al futuro del equipo. Pero no supondrá ninguna baja sensible para el conjunto neoyorquino. También se ausentará Wilson Chandler, en su caso por motivos personales. Tras cumplir los 25 partidos de sanción por dopaje, se incorporó en diciembre a la dinámica competitiva de Brooklyn. Su rendimiento ha sido intermitente, pero el equipo debería empeorar ligeramente sin él.

 

Wilson Chandler es uno de los jugadores de los Nets que ha renunciado ir a Orlando.
netsdaily.com

 

Tampoco estarán tres jugadores clave como DeAndre Jordan , Spencer Dinwiddie y Taurean Prince. Los tres dieron positivo por COVID-19. En los casos del pívot y del alero, han decidido no viajar a Orlando por este motivo. Dinwiddie ha padecido los síntomas del virus y han sido los propios doctores del club los que han considerado que debe descansar y no acompañar al equipo. Estas bajas, una vez sabidas las escasas aspiraciones de los Nets, no tienen por qué ser negativas. Jarrett Allen podrá ser la referencia interior que debería haber sido esta temporada. La presencia de Jordan ha frenado su crecimiento en este aspecto y Disney será un buen sitio para seguir creciendo sin presiones.

Dinwiddie dejará minutos para el pequeño Chris Chiozza y el recién llegado Tyler Johnson. Además, puede que veamos a Caris LeVert ejerciendo de generador a tiempo parcial. Un rol que, si lo trabaja y mejora, le puede venir muy bien a la franquicia en los próximos años. La no presencia del base también ha provocado la firma del veterano Jamal Crawford. No juega un partido oficial desde hace más de un año, pero siempre es un placer verlo en acción. Sin Prince, podrán ganar peso en la rotación los sophomores europeos Rodions Kurucs y Dzanan Musa. También podremos ver a los recién incorporados Donta Hall –sólo cuatro partidos de experiencia en la liga- y Michael Beasley. Este último sólo podrá disputar los tres últimos partidos de la fase regular debido a una sanción impuesta el pasado agosto tras saltarse el programa anti-droga de la NBA.


7. Thabo Sefolosha

El alero suizo de los Rockets ha optado por no volver a competir en lo que resta de temporada. A sus 35 años (cumplió 36 en mayo), ha afrontado una experiencia muy diferente con respecto a las que ya había vivido en la NBA. Pese a sus 198 cm de altura, ha jugado la mayoría de sus minutos como ala-pívot, posición en la que sólo había disputado el 5% del tiempo en la cancha en sus doce primeros años en la liga. Ha tenido el papel más discreto de toda su carrera en cuanto a protagonismo y rendimiento. D’Antoni no lo echará demasiado de menos.

Como recambio del helvético, los Rockets se han hecho con los servicios de Luc Mbah a Moute. El ala-pívot camerunés ya sabe lo que es jugar en el conjunto liderado por James Harden. Fue una pieza muy importante en la rotación del equipo en la temporada 2017/18. Sin embargo, sólo disputó cuatro partidos más tras su salida de la franquicia tejana y han pasado casi dos años desde su último encuentro en la NBA. Si está a buen nivel, puede aportar defensa desde el banquillo durante algunos minutos. De todos modos, no se espera que tengo un rol mayor al de Sefolosha.


8. Victor Oladipo

El escolta de los Pacers fue la primera estrella de la liga en anunciar que no jugará en Orlando. Oladipo se rompió el tendón del cuádriceps en enero de 2019. Un año y seis días después, volvió a jugar en la NBA. Hasta el parón provocado por la pandemia, había jugado sólo 13 partidos. Las sensaciones no eran malas, pero seguía lejos de su mejor nivel. Por ese motivo, él y su equipo médico han decidido que lo mejor será no competir en lo que resta de temporada e ir preparando el próximo curso sin presión alguna. Al contrario que algunos jugadores, Oladipo sí viajará con su equipo y entrenará con sus compañeros en Disney.

 

Oladipo trabajará para recuperar su mejor nivel la próxima temporada.
forbes.com

 

El conjunto entrenado por Nate McMillan todavía no ha hecho ningún fichaje aprovechando la baja de su Oladipo. Tal vez, conscientes de que sus aspiraciones son limitadas, prefieren continuar trabajando con la misma rotación que prácticamente todo el año. Sin él y sin el lesionado Jeremy Lamb, se espera que los hermanos Holiday, ganen peso y minutos. Veremos por primera vez en Playoffs, y como una de las principales figuras del equipo, a un T.J. Warren que ha liderado a Indiana en puntos por encuentro. También tendremos la oportunidad de ver la primera postemporada de Malcolm Brogdon con la camiseta de los Pacers. Sin embargo, quien se enfrentará al mayor reto entre todos los miembros de la plantilla será Domantas Sabonis. El lituano será la principal referencia ofensiva de McMillan. Su última aparición en Playoffs no fue del todo buena y en Orlando podrá redimirse como líder del equipo.

 

Podcast | La previa a Orlando: Denver Nuggets

 

#EntraEnLaZona

 

Si te gusta leer y escuchar podcasts sobre baloncesto te recomendamos que nos sigas en nuestro Patreon y allí encontrarás contenido exclusivo que no está en la web. ¡En patreon.com/elperimetro lo encontrarás!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Translate