Los Milwaukee Bucks y su sed de revancha

La franquicia de Wisconsin tiene un objetivo muy claro en la actual temporada: ser campeones de la NBA. Lo que ocurrió en los

La franquicia de Wisconsin tiene un objetivo muy claro en la actual temporada: ser campeones de la NBA. Lo que ocurrió en los playoffs pasados fue un golpe muy duro de sobrellevar para los dirigidos por Mike Budenholzer; aquella eliminación en las Finales de conferencia frente a los Toronto Raptors por 4-2 (habiendo ganado los dos primeros juegos de la serie) llevó tiempo de digerir. Sin embargo, en la season actual su rendimiento está siendo muy alto, inclusive superando lo hecho en la 2018-19.

Analizando lo hecho hasta ahora, son muchos los aspectos positivos que se encuentran al observar la actualidad de los Bucks: poseen el mejor balance de toda la liga (53 victorias y 12 derrotas), habiendo sido los primeros en clasificarse a la postemporada. Además, podemos agregar que son el equipo más anotador de toda la liga (118,6 puntos por partido); primero en tiros de campo anotados (43,5); primero en rebotes (51,7); séptimo en asistencias (25,9); tercero en tapones (6,0) y quinto en puntos recibidos por partido (107,4).

Mejores y peores jugadores

El mejor jugador de los Milwaukee es, obviamente, Giannis Antetokounmpo. Tras el golpazo mencionado en los últimos playoffs, el alero griego sigue rindiendo a un nivel superlativo como líder y estrella de su equipo y con grandes chances de volver a ser el MVP de la temporada. De hecho, está teniendo la mejor temporada de su carrera en lo que se refiere a estadísticas: 29,6 puntos por partido; sumado a 13,7 rebotes y 5,8 asistencias por encuentro. Además, no es un detalle menor que está teniendo más confianza para lanzar al aro, uno de los aspectos más débiles de Giannis. Un jugador completísimo y que sólo tiene 25 años. De seguir en este ritmo, no tengo duda de que seguirá siendo uno de los más dominantes de toda la NBA en los próximos años.

Por otra parte, también podemos sumar otros activos importantes para el equipo como lo son Khris Middleton, Brook Lopez y Eric Bledsoe. En el primer caso, el alero de 28 años continúa demostrando que, además de ser un tirador eficaz, también sabe atacar el aro y repartir asistencias. Está promediando 21,1 puntos por juego (el más alto de su carrera); 6,2 rebotes y 4,1 asistencias. En segundo lugar, Lopez se adaptó de buena manera a su rol como pivot titular, dejando de ser la estrella del equipo como lo hacía en Brooklyn Nets; debido a esto último, su promedio de anotación ha bajado considerablemente (está promediando 11 puntos por juego, cuando hace algunos años atrás siempre se encontraba cerca de la barrera de las 20 unidades). Pero, por otra parte, su aporte en la faceta defensiva incrementó estando en los Bucks y tiene un promedio de 2,4 tapones, el más alto de su carrera. Y por último, hay que hacer mención de Bledsoe, un base atlético y anotador que demuestra su valor como jugador estando en un franquicia competitiva como la de Milwaukee, a diferencia de lo que ocurría cuando se encontraba en los Phoenix Suns. Está teniendo una buena temporada con promedios de 15,4 puntos; 4,6 rebotes y 5,4 asistencias.

En el caso de los peores jugadores del equipo, podemos mencionar a Pat Connaughton y Ersan Ilyasova. En primer lugar, el escolta de 27 años que participó del Dunk Contest en el All-Star de Chicago no aporta demasiadas cosas a la plantilla y sus números son realmente bajos si se considera el tiempo en cancha que posee. Sólo promedia 5,1 puntos; 4,2 rebotes y 1,6 asistencias en una media de 18,3 minutos por encuentro. Por otro lado, nos encontramos con el ala-pivot turco Ilyasova; un jugador cuyo salario, en comparación con otros jugadores, no se justifica. Gana más dinero que DiVincenzo, Matthews y Korver (por citar algunos casos), y su mayor y única virtud es ser un interno con buen lanzamiento. En mi opinión, es un despropósito.

Mejores y peores momentos de la temporada

Podríamos considerar a noviembre como el mejor mes de los Bucks en su campaña actual. Ganaron 15 partidos y perdieron solamente uno. Su porcentaje de victorias fue de 938%, con una efectividad de 48,2% en tiros de campo, 34,5% en triples y 72,6% en tiros libres.

Por el contrario, se podría decir que marzo fue el peor mes para los de Wisconsin en la regular. De sus 6 presentaciones, ganaron dos y perdieron en cuatro. De hecho, en este último mes de acción que tuvo la NBA a raíz del brote de COVID-19 cayeron en sus últimos tres partidos: 113-103 ante Lakers, 140-131 vs Suns y 109-95 frente a Nuggets.

 

Lo que les resta por jugar y playoffs

Como se mencionó al principio, los dirigidos por Mike Budenholzer fueron el primer equipo de toda la liga en clasificarse a la postemporada. Más allá de eso, de los 17 juegos que deben disputar aún los Milwaukee, hay varios duelos interesantes; los que más se destacan son: vs Celtics (dos veces), Heat, Mavericks, Rockets, Sixers y un back-to-back contra Raptors. Y por último, en relación a los playoffs, actualmente se estarían viendo las caras en primera ronda con los Orlando Magic, octavos en el Este. En esta temporada, se enfrentaron en cuatro ocasiones y todas fueron victoria para los Bucks: 91-123 el 1 de noviembre, 110-101 el 9 de diciembre, 111-100 el 28 del mismo mes y 95-111 el 8 de febrero.

Queda demostrado que los Bucks son un equipo completo y tienen grandes chances de ser campeones. El mayor desafío será plasmar en los playoffs todo el trabajo y esfuerzo que vienen haciendo en estos últimos tres años y no volver a cometer los errores del pasado. La presión sigue siendo grande y, por segunda temporada consecutiva, los Raptors se posicionan como el equipo a vencer por parte de los de Wisconsin para llegar a las finales. La afición del Fiserv Forum sueña de la mano de Antetokounmpo con volver a repetir aquel lejano título de 1971, el único en la historia de los Bucks. Lo conseguirán en esta temporada?

 

#EntraEnLaZona

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Translate