Un refuerzo en Dallas pensando en los playoffs

Días después del trade deadline y el mercado sigue bastante movido. Llegada la época de buyouts, contratos de 10 días, firma de agentes libres, renovaciones, etc, hace que los equipos

Días después del trade deadline y el mercado sigue bastante movido. Llegada la época de buyouts, contratos de 10 días, firma de agentes libres, renovaciones, etc, hace que los equipos sigan moviendo piezas para recalar sus respectivas franquicias hacia lo más alto. En este caso, coméntanos una vez más la situación en Charlotte Hornets, equipo que no pudo salir a flote estos años por culpa de dinero mal invertido. Por suerte para ellos, a la mayoría de estos jugadores les queda uno o dos años de contrato, por lo que la luz al final del túnel se empieza a ver. Además, ya han empezado a negociar el buyout con varios de ellos. El que ya está casi confirmado al 100%, es el de Marvin Williams, ala-pivot que si todo sigue según los rumores, acabará jugando en los Milwaukee Bucks al lado del griego Antetokounmpo.

Por otro lado, otro que ya se ha negociado y acordado, es el del alero Michael Kidd-Gilchrist. Otro jugador muy bueno que puede ser clave en un equipo contender. Pues Shams Charania nos confirmaba que el alero, tras negociar el buyout, estaría firmando con los Dallas Mavericks para competir junto a Luka Doncic, Kristaps Porzingis y compañía. Aun así, para completar la llegada, los de Carlisle deben cortar un jugador para hacerle huevo, pero todavía no hay ninguna información oficial al respecto.

 

Realmente estos jugadores, al igual que Bismack Biyombo, Nicolas Batum, Cody Zeller, etc, no son nada malos, lo que les perjudica es su gran contrato, y es por ello que no entraban en ningún tipo de rumor de traspaso. Pero, cobrando poco dinero, casi el mínimo, son jugadores de rol que te pueden rendir genial, y es por ello que suenan para equipos contenders. En este caso, el alero si es cierto que es más bien conocido por su apellido difícil o su rara mecánica de tiro, pero si que es un gran refuerzo para el equipo texano.

Es un muy buen defensor, ya experimentado en la liga, cargando en su espalda más de 8 temporadas. Además de tener un buen perfil defensivo, el jugador al tener una buena envergadura, esto lo hace aún mejor para el lado defensivo del equipo. Agregado a que podrá ayudar mucho como mentor a jóvenes como Dorian Finney-Smith o Maxi Kleber, las ganancias llegan en todo aspecto. Veremos que tal sale el movimiento, ya pensando de cara a playoffs, pero de momento parece tener muy buena pinta.

 

#EntraEnLaZona

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Translate