New Orleans y Zion Williamson, el uno para el otro

El prodigio salido de Duke, donde descansa la esperanza de la franquicia de New Orleans, afición y posiblemente la NBA, es responsable de poner la primera piedra de una nueva

El prodigio salido de Duke, donde descansa la esperanza de la franquicia de New Orleans, afición y posiblemente la NBA, es responsable de poner la primera piedra de una nueva generación de jugadores que están por enamorar y atraer público nuevo a las duelas del mejor baloncesto del mundo. Parece ir lento pero seguro en cuanto a su desempeño en los Pelicans.

La versatilidad de Williamson dentro y fuera del área pintada es algo digno de ver. Son pocos jugadores jóvenes que pueden jactarse de dichas capacidades. Su juego, si bien es cierto es tosco en ciertos momentos, posee muchos movimientos de un veterano. Al iniciar el mes de febrero, sus números son todo aquello que esperábamos con ansias. Con 22 puntos y 7 rebotes por juego ya acaricia sus primeros dobles-dobles en lo que va de la temporada. Y ha sido contra los Milwaukee Bucks de Giannis Antetokounmpo. Donde se quedó muy corto de establecer un triple-doble en su primer año como novato.

 

Sus compañeros han visto en él una figura defensiva bastante significativa. A pesar de ser criticado por su aún falta de compromiso, por falta de pulir su físico y bajar de peso para seguir la buena tónica defensiva que tiene. Siempre hemos dicho que las comparaciones son malas, pero es prudente que New Orleans y Williamson presten atención al que hoy por hoy mejor está anotando. Brandon Ingram es capaz de promediar los 25 puntos por juego fácilmente, con una alta eficiencia de tiro. Zion ya demostró que puede atacar el aro, tirar y crear para sus compañeros. Si esta dupla consigue una producción equitativa, estaríamos viendo un nuevo dúo emerger en la NBA.

Son tan solo 5 juegos que separan a Zion y Pelicans de la octava posición para clasificarse a unos playoffs, que es un objetivo bien planteado por la gerencia general y que no parece imposible con el plantel tan joven pero experimentado. Los mismos que poseen algo que no es común de verse. El efecto Zion Williamson está haciendo efecto más rápido de lo que pensamos y para muestra un botón, desde su regreso han ganado 5 de los 9 encuentros, en el lado anímico y estructural del plantel. Algo que va más allá de una conversación al novato del año, el objetivo principal para New Orleans es hacer que la maquina funcione lo mejor posible.

 

#EntraEnLaZona

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Translate