Memphis Tigers: el equipo a seguir de la temporada

Memphis no es una universidad que acostumbremos a ver en los puestos más altos de los rankings del baloncesto universitario y, aún menos, con el principal candidato al nº 1 del Draft entre sus filas. No, al menos, en la última década, desde que Derrick Rose, Tyreke Evans y John Calipari abandonaran el programa tras elevar a los Tigers a la cumbre nacional. Sin embargo, el buen trabajo de ‘Penny’ Hardaway y su equipo técnico (que también incluye al ex-NBA Mike Miller) reclutando ha convencido a algunos de los mejores jugadores de la zona y a otros que, siguiendo a James Wiseman, se han embarcado en uno de los proyectos más intrigantes e ilusionantes del panorama.

La temporada 2018-19 supuso el debut de Hardaway como entrenador. Pese a que la figura local llegaba sin experiencia en los banquillos universitarios, firmó una notable campaña en la que Memphis acumuló 22 victorias y 14 derrotas, posicionándose en el 5º puesto de su conferencia y jugando postemporada (NIT) por primera vez en cinco años. Este verano, pese a la baja de cinco de sus seis mayores anotadores, las expectativas se han disparado con la incorporación de la que es considerada por medios como ESPN la mejor recruiting class de la nación, título que lleva perteneciendo a Kentucky o a Duke desde 2012.

Así pues, Hardaway tendrá talento y potencial a su disposición, nada menos que dos ‘cinco-estrellas’ y cinco ‘cuatro-estrellas’, si bien la falta de experiencia del grupo será su mayor reto: únicamente tres jugadores repetirán entre sus filas (Isaiah Maurice, Alex Lomax, y un Tyler Harris que dejó buenas sensaciones en su primera campaña). El entrenador podrá beneficiarse de un calendario aparentemente sencillo (en el que también tendrá oportunidad de sumar victorias de crédito contra Oregon, NC State, Tennessee, o Houston) para probar diferentes combinaciones de jugadores.

Presumiblemente, el quinteto estará conformado por tres jugadores pequeños (Damion Baugh, ‘Boogie’ Ellis, y Lester Quinones verán muchos minutos, pese a ser novatos) alternando con D.J. Jeffries en el 3, la posición con menos profundidad. Estos estarán acompañados por los dos hombres que deberían llevar el peso del equipo: Precious Achiuwa y James Wiseman. En el caso del primero, existen algunas dudas respecto a la madurez de su juego aun siendo un novato renombrado a nivel nacional, sorprendentemente ágil para su altura (6-9) y capaz de contribuir en ambos lados de la pista; con Wiseman, sin embargo, hay consenso: es un talento generacional a partir del cual Memphis debe desarrollar su juego esta temporada.

James Wiseman, el mejor novato y… ¿número 1 del próximo Draft?

James Wiseman es el único novato incluido en el mejor quinteto universitario (integrado por Cassius Winston, Markus Howard, Myles Powell, Jordan Nwora, y el propio Wiseman) y la razón principal por la que Memphis está atrayendo tanta atención mediática. Todavía tiene margen de mejora, pero el pívot combina unas cualidades atléticas con un dinamismo al alcance de muy pocos. Para los Tigers, las posibilidades de llegar lejos esta temporada dependen, en gran parte, de aprovechar su superioridad física.

En su última campaña en el instituto (en la que promedió 25.8 puntos, 14.8 rebotes, y 5.5 tapones) demostró una capacidad asombrosa de correr la pista en vertical y de crear espacios, además de ser la referencia absoluta en el poste aún con un repertorio al que debe incorporar más movimientos. Respecto a su lanzamiento exterior, no es un especialista pero sí tiene rango suficiente como para constituir una amenaza lejos del aro, al menos durante su periplo universitario. En el otro lado, Wiseman será una fuerza intimidatoria debido a su altura (7-1), envergadura (7-6), y buenos fundamentos defensivos. Su asignatura pendiente, a día de hoy, es la consistencia a nivel de esfuerzo y producción.

Cabe mencionar también que la estrella no ha disputado ningún partido de pretemporada, según el staff técnico, por motivos “precautorios” (sufría molestias en el hombro y en el tobillo), aunque no quedó claro cuándo lo veremos vestido de corto. Ciertamente, disponer de un Wiseman sano será fundamental para unos Tigers que deberían pelear con Houston y Cincinnati por la corona de la conferencia y que buscarán sellar su billete al March Madness cuatro años después.