Stephen Curry, ¿camino hacia su tercer MVP?

Stephen Curry, ¿camino hacia su tercer MVP?

17/08/2019 9

En poco más de dos meses, los Warriors darán comienzo a una nueva temporada en una tesitura completamente desconocida para ellos durante el último lustro. Por primera vez desde 2014, la Bahía de San Francisco ha dejado de captar la atención de los focos para ceder su testigo como favorita al título a otros destinos.

Aquel fue el momento en el que los Warriors colocaban los primeros cimientos de una dinastía que, ahora, parece haberse derrumbado por completo en el transcurso de unos pocos meses. La salida de Kevin Durant –y de otras piezas importantes como Andre Iguodala, Shaun Livingston o del malogrado DeMarcus Cousins- y la grave lesión de Klay Thompson auguran un año complicado para los de Steve Kerr, a quienes sitúan, incluso, fuera de Playoffs. Una hipotética caída reforzada por el auge y crecimiento –aún más- de la competencia en el Salvaje Oeste.

Todo el mundo parece haber descartado a los Warriors de las quinielas. No obstante, a pesar del momento de incertidumbre en el que se encuentra emplazada la franquicia, la próxima temporada parece compilar los ingredientes necesarios para una exhibición individual de Stephen Curry. Tanto es así que este podría ser el año en el que el base, a sus 31 primaveras, conquiste el tercer trofeo al MVP de su carrera.

Tanto ha ocurrido en la NBA en los últimos años que las dos increíbles campañas valedoras para sus dos premios al Mejor Jugador –una de ellas unánime por primera vez en la historia- parecen muy lejanas. Pero cabe recordar que el de Akron recogió su segundo galardón hace apenas tres años. Posteriormente, el base se vio obligado a reorganizar su juego y compartir responsabilidades tras la imponente llegada de Kevin Durant. Con el alero en Brooklyn, el mapa baloncestístico de la Bahía se vuelve a reescribir por completo.

El adiós de Kevin y el sabor a pasado

Nadie puede discutir que Stephen Curry sigue siendo el gran líder y buque insignia de los Warriors. Lo fue incluso cuando Durant absorbía los focos mediáticos y su nombre se alzó por partida doble como MVP de las Finales.

Por su parte, Klay Thompson, quien desafortunadamente sufrió una devastadora lesión de rodilla en las pasadas Finales, tampoco entrará en escena hasta bien entrada la temporada.

Ambas ausencias forzarán a que Curry vuelva a protagonizar un primerísimo papel en el equipo, sin ningún ‘obstáculo’ para convertirse en la opción número uno en ataque y aglutinar un alto porcentaje de uso durante los encuentros. En pocas palabras, todo el peso del juego recaerá sobre sus hombros.

El recién llegado D’Angelo Russell deberá asumir parte de dicha responsabilidad, pero, además de la necesidad de un tiempo lógico de adaptación, lo hará en calidad de escudero.

Anotador compulsivo

Dicho esto, el seis veces All-Star tendrá una oportunidad inmejorable de volver a reinar en la tabla de anotadores de la liga. En el curso 2015-16 –la del MVP por unanimidad- ya logró esta hazaña después de alcanzar los 30.1 puntos por partido.

La pasada temporada, Curry promedió 27.3 tantos por velada –quinto máximo registro- en un roster en el que los otros dos jugadores que rebasaron la barrera de los veinte puntos por encuentro no iniciarán el curso en el nuevo Chase Center: Kevin Durant (26.0 ppp) y Klay Thompson (21.5 ppp).

Una vez más, Russell, quien viene de promediar 21.1 puntos en Brooklyn, tendrá un papel importante que desempeñar pero existe una muy buena posibilidad de que el hijo de Dell puede volver a superar la treintena por partido.

La competencia, además, será menor. James Harden tendrá que ceder posesiones a su nuevo compañero Russell Westbrook para hacer efectivo –y útil- el último experimento de Morey, Paul George y Kawhi Leonard compartirán responsabilidades en su nuevo destino, Kevin Durant se perderá gran parte del curso y la única amenaza real la impondrá desde Milwaukee Giannis Antetokounmpo.

El rey del triple

Prolongando esta misma línea de pensamiento y ciñéndonos en los datos antes expuestos, volvamos a retroceder a la temporada 2015-16.

En aquella ocasión, Curry rompió la increíble barrera de los 400 triples anotados. O, lo que es lo mismo, 5.1 canastas de tres puntos por partido. Una auténtica animalada que tan solo el número de partidos disputados –tan solo 69, por los 79 de hace tres años- le privó de igualar este curso. De hecho, el base volvió a finalizar la temporada 2018-19 con el mismo número de triples por partido (5.1) para un total de 354 aciertos.

Para lograrlo precisó de 11.7 lanzamientos desde el perímetro por partido, con un acierto del 43.7%. No se puede negar que la presencia en pista de Durant facilitó la hazaña, pero su nueva condición de principal espada puede suponer la repetición de dichos números y, por qué no, la instauración de un nuevo récord en la era del triple por antonomasia.

Debilidad grupal, virtud individual

No hay ningún tipo de discusión al respecto. Los Warriors son un equipo mucho más débil este curso en comparación a años anteriores después de perder a Kevin Durant, Andre Iguodala, Shaun Livingston y, durante varios meses, a Klay Thompson. Todos ellos parte fundamental del núcleo de jugadores que conquistaron los últimos dos campeonatos.

Esto, unido al frenesí de traspasos, movimientos y operaciones que han inundado la Conferencia Oeste este verano, colocan a los Warriors en una situación muy difícil y desconocida en el último lustro.

Rivales como Lakers, Clippers, Rockets y Jazz se han reforzado muy bien y otros como Nuggets, Blazers, Spurs y Mavericks han apostado por la continuidad de proyectos más que interesantes. Una plaza en Playoffs se pagará más caro que nunca, pero la mejor versión de Curry podría asegurar un puesto en la lucha por el título. Y, por ende, un gran impulso en la carrera por el MVP.

La competencia, ¿hay alguien más allá de Anteto?

La única –a priori- competencia real que Curry puede tener en su ‘propósito’ de conquistar el MVP recae sobre la figura de Giannis Antetokounmpo. Los Bucks, con un mayor grado de expectativas, serán uno de los principales contenders y el alero querrá lamerse las heridas por partida doble: repetir MVP y lograr el campeonato.

Más allá del griego, la lista de rivales se difumina. James Harden y Paul George, dos de las grandes figuras que quedaron por encima de Curry (5º) en la votación de 2019, tendrán a otra super-estrella como pareja de baile y compañero, una situación similar a la que vivirá LeBron James, siempre candidato al premio, con la llegada de Anthony Davis a Los Ángeles. Nikola Jokic es otro nombre a destacar, pero el juego de los Nuggets abraza el éxtasis colectivo más que el brillo individual, el cual, no obstante, ya presenta el pívot serbio.

En definitiva, son muchos los factores –tampoco podemos olvidar las tan temidas lesiones o el atractivo para la NBA y su entorno de un jugador de sus cualidades deportivas y sociales- que entrarán en juego a lo largo de la temporada y lanzarse a pronosticar es realmente atrevido.

Sin embargo, es muy posible que en la temporada 2019-20 volvamos a ver al mejor Stephen Curry y, por consiguiente, su nombre entre los principales candidatos al premio al MVP de la temporada. «Simplemente me río», declaró hace apenas unos días ante las constantes críticas y menosprecios recibidos. Y ya sabemos que quien ríe último ríe mejor. Y pocos ríen más y mejor que Stephen Curry.

Jacobo León
jakovich90
9 comments on “Stephen Curry, ¿camino hacia su tercer MVP?
  1. read my essay to me

    steps to writing an essay https://vpn4home.com/

    20/12/2021
Deja una respuesta
Translate