Un ‘Blue Devil’ aprovecha su oportunidad en la Summer League

En la plantilla que presentaba Portland Trail Blazers para el torneo de verano en Las Vegas aparecía un nombre más que interesante a tener en la mira. En el enfrentamiento del 8 de julio contra los Houston Rockets fue cuando consiguió atraer los focos con una gran demostración ofensiva para liderar a los suyos.

Los de Oregón se llevaron la victoria por 87 – 97 en un encuentro muy divertido de ver y que puede ser uno de los más interesantes hasta el momento de la Summer League. Los dos equipos jugaron a un buen nivel pero hubo un jugador diferencial que ayudó a conseguir esos puntos de ventaja para Portland.

Gary Trent Jr, quien ya estuvo una temporada en la NBA donde no pudo tener continuidad y solamente disputó 15 partidos de los cuales en solo 1 fue titular, despuntó por encima del resto. Después de no haber contado apenas para su entrenador en la temporada le toca mucho trabajo en verano. Por ahora ha empezado bien encaminado siendo una referencia ofensiva en esta victoria contra los texanos.

El escolta anotó 31 puntos, siendo el mayor anotador del partido con esos 7 triples que impulsaron a su equipo a ser superior a los rivales desde la línea de tres, algo que fue vital para el triunfo. Además también colaboró con 6 rebotes.

 

Este jugador que vino drafteado desde Duke ha empezado a hacer sonar su nombre en la NBA gracias a los focos que tiene este año la Summer League con Zion Williamson, R,J Barrett y etc. En el caso de Trent fue drafteado en 2018 pero la procedencia de la misma universidad hace curioso que otro ‘Blue Devil‘, de otra generación, explote ahora.

Como universitario tuvo un año de 37 partidos como titular en los que jugaba 33’8 minutos de media, un rol muy importante en la plantilla. En ese tiempo hacía 14’5 puntos con más de 40% en tiros de campo y en tiros de triples, sin duda una muñeca bastante fiable que cuando se curta como profesional puede dar mucho de que hablar. En su etapa de College también capturaba más de 4 rebotes, daba más de 1 asistencias y recuperaba más de 1 balón por juego, un jugador trabajador que muchos coachs querrían tener en su plantilla para desarrollar.

Fue seleccionado en segunda ronda (pick 37º), lo que puede hacer que a la larga sea uno de esos jugadores que miras su generación y le veas drafteado muy abajo. Lejos del perfil de ser una estrella puede acabar desarrollándose como un buen jugador de rol para complementar a otros nombres de mayor peso.

 

Imagen vía NBA

#EntraEnLaZona