El puzzle en la young core de Atlanta

Debemos viajar al Draft de 2018 para recordar ese traspaso entre Atlanta y Dallas, un movimiento que involucraba a Trae Young, Luka Doncic y una ronda protegida de 2019 que llegaba a Georgia. Durante la temporada, ya con los dos novatos en la pista, se esperaba con ansias en Texas que esa elección fuera para ellos, mientras que todo lo contrario en los Halcones que rezaban para que pudieran tener el doble de posibilidades de pescar un talento joven.

Finalmente, la noche de la Lotería del Draft fue una noche agridulce para los Hawks, ¿y agridulce por qué?, pues muy sencillo: No obtuvieron ninguna elección en el top 6, lo que les hubiera dado uno de los objetivos más codiciados como es De’Andre Hunter, o seguramente tampoco se hubieran quejado al poder draftear un RJ Barrett o algún jugador por el estilo.

Los dos picks que se quedaron para Atlanta fueron los número 8 y el 10, este segundo vía Dallas Mavericks. Realmente no son dos rondas muy altas, pero el hecho de ser dos le da mucho juego a la posibilidad de aumentar esa young core” que han ido acumulando en los últimos veranos con diamantes en bruto como John Collins, Taurean Prince, Kevin Huerter o el ya comentado base. Sin duda han conseguido formar un núcleo de chavales que ya a dado un golpe encima de la mesa con unas grandes sensaciones a pesar de no encontrarse metidos en la lucha por los playoffs.

Los dos nuevos jugadores que lleguen, a priori dado que siempre cabe la posibilidad de moverse en el mercado con alguno de esos picks, pueden ser los complementos que hacen falta en esta plantilla para poder competir. Son muchos nombres los que penden de un hilo a la hora de ser los que tengan el visto bueno de las oficinas de Atlanta dado que no se pueden equivocar, es un momento muy clave de la reconstrucción.

Los picks de primera ronda

No es una sorpresa leer que este plantel no cuenta con un center de categoría, y menos con el factor de que Dedmon se convierte en agente libre. Por otro lado hemos tenido a Alex Len, quien lo ha intentado pero nunca ha terminado de convencer como para ser el referente en la pintura, y menos como defensor. También, con un contrato de 10 días, pasó para acabar el curso Deyonta Davis, un jugador joven y que dentro de la poca muestra de minutos no lo ha hecho del todo mal. Aún así Deyonta queda muy lejos de lo que realmente necesitan los Hawks.

Teniendo este escenario, solo queda saber algunos nombres como Hayes, Fernando o Bol, siendo estos los tres principales candidatos a ser quien ocupe la posición de pívot titular en los esquemas de Lloyd Pierce. ¿Cuál es mejor?, esa realmente no es la pregunta para saber a quien seleccionar dado que influye mucho si se usará el pick 8 o el 10, en lo que entra ya la siguiente necesidad.

El otro interés tiene nombre y apellidos, es Cameron Reddish. Este escolta/alero que ha sido la tercera espada de Duke es un perfil que encaja muy bien en el juego que han propuesto en los Hawks. En el caso de que baje puestos hasta poder ser seleccionado en el 8 por los Hawks seguramente lo hagan aunque se arriesguen a perder a Hayes u otro hombre grande interesante.

Otra posibilidad es que se pierda a Reddish dado que es muy cotizado y no se dispone de una elección tan alta que te lo asegure, lo que deja otras opciones como buscar otro alero que sea de un perfil similar o incluso un base suplente para Trae. Es verdad que existe Jaylen Adams, pero no es lo suficiente para un equipo que sueña con competir en una debilitada Conferencia Este.

Los picks de segunda ronda

Con estas elecciones, que para muchos no tienen importancia, se pueden hacer malabares para completar la plantilla con dos piezas de rol y un jugador diferencial que puede encontrarse por ahí rondando, a no ser que caiga más arriba a contra pronóstico. El chico del que hablo es el guard de Purdue, Carsen Edwards quien ha hecho locuras en el March Madness y se ha destapado como un gran anotador. Un resumen rápido de lo que podría ser es una especie de Schröder en Oklahoma, que saldría desde el banquillo pero que compartiría minutos con el titular, en este caso Trae.

Con los otros dos supuestos picks tras seleccionar a Edwards quedaría buscar dos complementos para reforzar el banquillo, a poder ser un escolta que se combine bien en las rotaciones con Huerter y un interior de perfil defensivo (aunque existe la posibilidad de que Deyonta Davis pueda encajar). Aunque cabe destacar que Omari Spellman se está poniendo a punto para jugar la Summer League y es el gran olvidado de este proyecto dado que es muy aprovechable en la NBA moderna.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Translate