Virginia triunfa en el Madness

Screenshot_6.jpg

Los dos equipos empiezan los primeros minutos con un juego muy tímido y muy poco acierto de cara al aro hasta el punto de transcurrir más de 3 minutos de juego con solamente un triste 2 – 2 en electrónico. Ninguno de los dos ha sido capaz de encontrarse con ellos mismos en la pista y eso se ha visto reflejado en un partido muy pobre para los espectadores aún siendo la final del March Madness.

Virginia, demostrando que es la mejor defensa de la NCAA y teniendo un anotador como Ty Jerome eran capaces de ponerse por encima y cortar las ilusiones que tenían los de Texas Tech que se veían incapaces de encestar más lejos de 3 puntos. Una situación que ponía el riesgo de romper el partido con un 3 – 9 reflejado en el electrónico pero que Davide Moretti fue capaz de solucionar con un triple para no descolgarse en el partido. El problema era que los Cavaliers despertaron con un dominio en ataque que fue insostenible para los Red Riders por momentos.

Final de la primera parte

Hasta que pasaron los 10 minutos de encuentro no se vio un partido abierto gracias que los triples de Texas dieron vida de nuevo al equipo. Con 7:31 por jugarse del primer tiempo el resultado se puso a 19 – 19 con los Riders viniéndose más arriba por momentos y los favoritos con el miedo entrándoles en el cuerpo tras un enorme mate de Tariq Owens.

Los de Texas, jugando con mucha ilusión estaban viéndose por encima de los Cavaliers, viéndose afectados quizá por la presión de ser cabeza de serie. La actitud del equipo pequeño estaba dando un golpe encima de la mesa que les encaminaba hacía lograr la proeza de ganar en su primer aparición en el Madness. Se veían por encima en el marcador e iban a dejarse la piel porque eso se mantuviera así.

Por desgracia para los Reds, no fueron capaces de aguantar el pulso a Virginia y llegaron perdiendo al descanso por tres puntos, pero con una segunda parte en la que se jugarían a todo o nada el partido sabiendo que es la oportunidad de su vida.

Hay que destacar que hasta este momento ha sido una muy mala versión la que han mostrado los dos jugadores posibles top 10 en el draft. Ni Jarrett Culver por parte de Texas ni De’Andre Hunter de Virginia se habían mostrado como las promesas que apuntan los mock drafts en las últimas semanas.

Segunda parte

Los Cavaliers empezaron a fuego en el segundo tiempo hasta ponerse 31 – 40 cuando ya habían pasado unos minutos de juego, siendo un parcial que pudiera alcanzar la máxima diferencia del partido. Segunda amenaza que tienen los de Texas de verse con un partido roto y luchando a contra corriente lo que reste.

Culver, con 25 minutos de partido ya pasados fue capaz de anotar su primera canasta después de un 0/8 que hacía imposible que su equipo compitiera. Su aportación había sido vital durante el avance del torneo y no iba a ser menos en la final, apareciendo en el momento que el equipo más lo necesitaba. Aún con ello, canastas como el triple desde casi media cancha de Hunter o la constante aportación de Kyle Guy mantenían el resultado a su favor.

Para lo mal acertados que empezaron, la anotación de iba inflando acorde pasaban los minutos y por mala suerte para los texanos se les ponía cada vez más cuesta arriba. Hasta que faltaron 12 minutos habían tenido que sacar adelante tres desventajas de 9 puntos que no supieron contener los Cavs por rachas pero si en el global.

Con menos de 10 minutos de juego, Owens se encuentra con la cuarta falta y puso en riesgo los sistemas defensivos del equipo con 10 puntos por encima Virginia gracias a un gran poderío ofensivo. La demostración de clase que tiene Jerome fue toda una llamada a las franquicias NBA de que le vayan haciendo un hueco.

Tramo final

Con todo el mundo ansioso de saber quien era el campeón universitario, la quinta falta recayó sobre Owens sin permitirle disfrutar de su verdadero juego por culpa de esa lesión en las semifinales. Todo estaba cada vez más difícil para los soñadores de Raiders que tenía un 59 – 51 en el marcador y menos de 6 minutos para remontarlo sin su mejor defensor sobre la pista.

En un minuto todo cambió con unas grandes actuaciones de Moretti y Moodney que se acercaron con solvencia a sus contrarios, poniendo la circunstancia que ellos querían de un final muy abierto. Parcial de 8 – 0 para Texas y todo el mundo detrás de la pantalla con el corazón en un puño. Los de Virginia ganando por un punto, un minuto para acabarse todo y una ilusión por parte de los Raiders que se notaba en el ambiente. La final se estaba convirtiendo en el espectáculo que prometía.

Este último suspiro de iba a vivir con mucha dureza por parte de ambos quintetos, teniendo momentos en los que parecía más una lucha libre que un partido de baloncesto. Continuó Culver con un reverso ante Hunter en el que le rompió para ser capaz de anotar y poner a los suyos por encima a falta de 35 segundos. Los mock drafts se encontraban subiendo y bajando como si de la bolsa se tratase con todo lo sucedido.

Hunter a falta de 12 segundos encentó un triple épico para empatar el partido y dejar a todo el mundo aún más en vilo de lo que estaba. Solamente 1 segundo o 5 minutos por delante para conocerse quien será quien salga glorioso del March Madness y una sucesión de tiempos muertos que acabó con un tiro taponado que diera un tiempo extra.

Prórroga

Desde 2008, cuando Derrick Rose perdiera la final no se daba una prórroga en la final del Madness, lo que hacía aún más especial este partido que se vivía en Indianápolis. Por si no era suficiente el aliciente de que Texas estuviera por primera vez en una ronda tan alta del torneo.

Matt Mooney hacía que los Raiders se vieran por encima en el primer tramo de los 5 minutos extra, una ventaja que bien administrada podría valer un trofeo. Aunque para ello los Cavaliers tendrían que permitírselo primero dado que no podemos olvidar que partían como claros favoritos. De los 9 puntos que llevaba hasta el momento Mooney, 7 de ellos no podrían haber tenido más importancia.

El banquillo de Texas con 25 puntos estaba siendo fundamental para que se vieran por encima en la mayoría del tiempo de la prórroga aunque por su parte Hunter no iba a dejar que se le fuera de las manos tan fácil el título. La estrella de los Cavs tanto en ataque como en defensa estaba dando todo de sí para mantener la ventaja de 75 – 73 con 1 minuto por disputarse.

Con 30 segundos restante, los de Virginia ya saboreaban el título con una ventaja lo suficientemente amplia como para ser casi imposible la remontada. Los segundos pasaban, el partido se paraba con las faltas pero el resultado ya estaba decidido, los Cavaliers eran los campeones del March Madness 2019 por primera vez en su historia.

 

 

Imagen de portada vía NCAA

#EntraEnLaZona

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Translate