Una off-season con muchos cabos sueltos que atar en Washington

Una off-season con muchos cabos sueltos que atar en Washington

19/09/2020 0

Una vez terminada la temporada para Washington, se avecina un futuro a corto plazo algo complejo para ellas ya que la actual MVP de las Finales termina su contrato al igual que muchas otras jugadoras importantes. ¿Será este el fin del proyecto? ¿Podrán renovar a todas las piezas importantes? No es una tarea nada sencilla y supone hacer malabares económicos.

Para la temporada que viene, las Mystics solo tienen en plantilla a 5 jugadoras con contrato ahora mismo. Las cuales son Elena Delle Donne y Leilani Mitchell ocupando 360.000 dólares, aunque esto se equilibra con Ariel Atkins, Myisha Hines-Allen y Kiara Leslie con sus contratos rookies. Dentro de lo malo, con estas jugadoras te asegurar un quinteto competitivo teniendo dinero para renovar o atraer agentes libres. Depende del plan que tengan en la capital.

Esto significa que Emma Meesseman, Natasha Cloud, Tina Charles y LaToya Sanders saldrán a la agencia libre. Un escenario que obliga a la franquicia de la capital a hacer un gran desembolso económico para mantener la plantilla.

En el caso de Cloud, en teoría solo se iba a perder la temporada de la burbuja y no es un retiro ni mucho menos. Aunque sabiendo lo que ocurrió con Maya Moore nunca se sabe. Tanto ella como Sanders estaban en la cifra de los 115.000 dólares, siendo seguramente lo mínimo que busquen a la hora de renovar.

A sus 28 años, Natasha es muy probable que busque un contrato de varios años y por una buena cifra. Quizá a LaToya si pueden conseguirla a mejor precio, dado que ya tiene 34 años y menos estatus en la liga que la guard que además estuvo en el 2019 en los mejores quintetos defensivos y fue clave para el campeonato.

Charles por su parte, es muy probable que pueda pedir un contrato máximo por su estatus en la liga. Pero no es descabellado pensar en que se baje el sueldo para mantenerse en el equipo y poder competir para ganar el primer anillo de su carrera. Puede que esa ansia de querer triunfar en lo colectivo haga que Tina sea la más fácil de renovar, dado que las otras ya supieron lo que es ganar el campeonato de 2019.

Aunque hay otros factores a tener en cuenta, como el caso de Meesseman que firmó un año nada más por el contrato máximo. Esto debido a que entre la EuroLeague, EuroBasket y Juegos Olímpicos se vio con un calendario muy cargado como para sumar también la WNBA. Emma se fue este año con 18 puntos, 4 asistencias 2 robos y 0 pérdidas en el partido de playoffs donde quedaron eliminadas. Y este quizá haya sido su último partido en los Estados Unidos hasta el 2022.

«Fuera de la Wubble y de regreso a Bélgica. Gracias a todas las personas que hicieron esto posible para nosotras. Gracias a mis compañeras por ser un ejemplo y seres humanos asombrosos«, publicó Emma en su cuenta de Twitter y quizá haya sido una despedida de más de un año.

Meesseman recibe un contrato más elevado jugando en Europa que en la WNBA. Aunque se aplicó el nuevo convenio colectivo y la belga subió su salario, sigue siendo menor de lo recibido en Rusia. Esto le da también seguridad de poder quedarse sin jugar en el 2021 con Washington.

En el caso de no contar con Emma, aunque sea una gran pérdida, sería más sencillo poder renovar a Cloud, Charles y Sanders pudiendo incluso quedarse con algo de margen para algún refuerzo extra.

The Washington Mystics cap a magical year with first WNBA title - Axios

 

Pero el rompecabezas no se queda en eso, ya que tras la explosión de Hines-Allen y siendo su último año de contrato rookie es un arma de doble filo. En el 2021 les vendrá genial tener a una jugadora de nivel All-Star cobrando tan poco, pero si renuevan al resto no habrá dinero para mantenerla a ella en el 2022. Esto significa perderla gratis en la siguiente agencia libre, darle una suma económica a ella en lugar de a otra o hacer un traspaso para no quedarse con las manos vacías si deciden invertir salarios en el resto.

Otra pieza importante en el puzzle es Aerial Powers, de quien no podemos olvidarnos. Se lesionó a mitad de la temporada, pero estaba jugando su mejor baloncesto y también se convierte en agente libre. Por lo que es muy probable que le lleguen ofertas interesantes de otras franquicias y en Washington tengan que decidir que hacer con ella.

Tanto Myisha como Aerial son jugadoras que en otro equipo de menor rango pueden aspirar a tener un contrato máximo o cerca de esa cifra de los 215.000 dólares. Algo que es una encrucijada para las Mystics.

Por otro lado, también hay que tener en cuenta que tienen que completar el roster. Jugadoras como Jacki Gemelos o Tianna Hawkins también terminan contrato. Lo que significa que si no pueden cerrar muchos renovaciones prácticamente van a tener un equipo nuevo cuando regrese la MVP del 2019 el año que viene.

Ante todo esto, habrá que ver también como queda de afectada la liga en términos económicos después de haber estado sin público toda la temporada. En el peor de los casos bajando los presupuestos de los equipos, también bajarán con ellos los contratos de las jugadoras y será más complicado mantener un super equipo como el que hubieran tenido para la burbuja en el caso de ir todas. El mismo escenario que seguramente le ocurriría a Las Vegas Aces con tantas estrellas o en Los Angeles Sparks con tantas agentes libres.

Al terminarse los playoffs van a venirse unos meses en los que hay que seguir igual de pendientes a lo que ocurra en la WNBA como si hubiera partidos en juego. Va a ser una agencia libre que puede cambiar mucho el destino de la liga para los próximos años ya que casi la mitad de jugadoras de la liga terminarán contrato.

 

#EntraEnLaZona

 

Si te gusta leer y escuchar podcasts sobre baloncesto te recomendamos que nos sigas en nuestro Patreon y allí encontrarás contenido exclusivo que no está en la web. ¡En patreon.com/elperimetro lo encontrarás!

Manu Fresno
La magia ocurre sobre el parqué, solo soy encargado de narrarla.
Deja una respuesta
Translate