Los peores jugadores de la NBA salidos de Duke

El draft está a la vuelta de la esquina, el humo se va disipando poco a poco y ya vemos como los equipos de la NBA se van preparando para jugar bien sus cartas en uno de los años más atractivos de ver y predecir en torno al draft. Son pocas las universidades de los Estados Unidos que tienen los mejores programas deportivos a nivel mundial, las mejores instalaciones e incluso un cuerpo técnico del nivel NBA o de la selección nacional de las barras y las estrellas. Pese a tener el cielo a sus pies, muchos jugadores no supieron capitalizar su gran potencial en la NCAA al momento de hacerse un nombre  en el escenario que reúne a los mejores especímenes en el mundo del baloncesto.

Hoy por hoy, Duke es uno de los equipos más amados y odiados en la NCAA. Con incontables jugadores que reúnen capacidades únicas independientemente de su posición en la cancha. Teniendo al que para muchos es el mejor entrenador en la historia de la liga universitaria. El Coach K ha visto pasar muchos jugadores, pero pocos han destacado sobre el resto en la NBA. Hoy haremos un repaso sobre los mejores “Dukies” que no brillaron en las ligas mayores.

Christian Laettner

Sin duda alguna uno de los jugadores que más suerte tuvo en su momento, siendo el único jugador universitario en acompañar al Dream Team en los juegos olímpicos de Barcelona 92, consiguiendo el oro y la gloria eterna. Para los analistas de la NCAA entra en la discusión de uno de los mejores jugadores si no es que el mejor jugador que ha pasado por este torneo en 1991 y 1992. Luego de la fiesta vino el duro golpe a la realidad, la NBA resulto ser un reto que no pudo superar.

El draft de 1992 fue seleccionado por los Timberwolves en la tercera posición. Le superaron Shaquille O’Neal y Alonzo Mourning como primera y segunda posición respectivamente. Aunque los números de Laettner no mostraban a un jugador mediocre apuntado al fracaso su inestabilidad dentro de la cancha fue el detonante del fracaso. Fue intercambiado 6 veces en diferentes franquicias sin durar más de tres temporadas consecutivas. Finalmente su carrera terminó a los pocos meses de ser suspendido por el uso de drogas.

https://www.youtube.com/watch?v=TVd02KDdQs0

Mike Dunleavy Jr

Un tirador nato, encargado de sellar la victoria en las finales de 2001 con tres triples consecutivos en los últimos momentos de infarto del encuentro contra la universidad de Arizona. Posteriormente de su brillante desempeño en 2001, fue seleccionado tercero en el draft de 2001 por encima de Amare’e Stoudamire  y Caron Butler. Teniendo una carrera de 15 años en la liga, pero con una inestabilidad que lo vio ir y venir con 6 franquicias diferentes sin pasar de ser un tirador de reserva.

Gerald Henderson Jr

Luego de una dura derrota en el Sweet 16 propinada a Duke en 2009 y ser nombrado miembro del tercer mejor equipo del torneo de ese año, Henderson probo suerte en el draft y fue elegido por aquella franquicia extinta llamada los Bobcats de Charlotte donde su promedio de puntos por partido era de 10. En la temporada 2015 fue enviado a Portland por un traspaso múltiple que incluía llevar a Nicolas Batum a Charlotte.

Miles Plumlee

El más viejo de los hermanos Plumlee en un principio no tuvo como primera opción jugar para Duke. Él consideraba seriamente probarse en Stanford. Para buena suerte de Miles, llegó a tener una estancia placentera y muy grata en Duke, jugando 4 temporadas con 135 juegos disputados. En 2012 fue elegido por los Pacers, con muchas deficiencias que pulir en su juego pasó un buen rato en el equipo de la G League de los Pacers . Posteriormente fue traspasado a los Suns de Phoenix y luego a tres franquicias más sin pasar los 5 minutos por juego.

Luke Kennard

Una maquina de dobles-dobles en NCAA. Promediando los casi 20 PPJ y 6 RPJ. Curiosamente solo duró un año en Duke porque ya muchos equipos en la NBA habían puesto sus ojos en él. Para ser un “Dukie“, su selección en el draft fue aceptable en el puesto 12, elegido por los Pistons de Detroit. Un peldaño arriba de la sensación de Utah, Donovan Mitchell. Para su mala suerte, su equipo estaba formado por veteranos y un entrenador que no es poca cosa, Stan Van Gundy. Era prácticamente una obligación que sus jugadores titulares acapararen la gran mayoría de minutos en los partidos. Kennard termino su primera temporada con solo 20 minutos por juego y menos de 10 PPJ.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Translate