El regreso de los Blazers a las finales después de una década

Los Portland Trail Blazers se han posicionado en lo mejor de la NBA en la campaña 2018-2019, su poderío ofensivo comandado por CJ Mccollum y Damian Lillard los ha llevado a las finales de la Conferencia del Salvaje Oeste. Algo que no conseguían hace veinte años. Si revisamos los números de la temporada 2000-2001 nos damos cuenta que tenían una dupla peculiar, veterana y a la vez joven con un Scottie Pippen y Rasheed Wallace que promediaban juntos  30 puntos por juego (19,1 y 11,1 respectivamente).

Su travesía por los Playoffs fue tarea fácil comparado el equipo actual, enfrentándose a Minessota en el primer round y ganando fácilmente 3-1. Posteriormente se enfrentaron al Jazz de Utah y terminaron la serie con un margen a favor de 4-1. Para su mala fortuna las finales de conferencia serian contra Los Angeles Lakers y su dúo dinámico Kobe Bryant y Shaquille O’Neal. Una serie muy desgastante para ambos equipos que exprimieron hasta el ultimo segundo la serie llevándola al ahora impredecible juego 7, donde los Lakers se llevaron la victoria y ese año el campeonato.

Las similitudes de ambas temporadas son muchas, pese a ser una NBA con más ritmo ofensivo y pocas defensas largas. Lo cierto es que Portland y su récord en finales de conferencia no hace justicia en lo absoluto de lo que son capaces. En los 2000 les toco Kobe y Shaq, una dupla ofensiva exaltada a la gloria por muchos analistas del basquet. Ahora la historia se repite y enfrentan a los “Splash Brothers“, que no son cosa fácil aún en su peor noche. Pueden despuntar y hacer de las suyas en los últimos 5 minutos de un último cuarto.

Un dato curioso y muy importante que no se puede omitir es el récord como equipo de la temporada 2000-2001. Terminaron séptimos en el Oeste con un 50-32. El presente año lo terminaron  terceros con un 53-29, una mejora ínfima si lo queremos ver así de tres juegos.

Las armas son las mismas las condiciones diferentes.

CJ y Lillard se caracterizan por ser anotadores natos desde cualquier punto de la cancha, por su parte a Curry y Klay detrás de los tres puntos no puedes dejarlos solos, mucho menos de media distancia. Aquí la diferencia será el factor defensivo, donde hemos visto a Klay muy aplicado en su defensa, un Curry mermado por su físico contra rivales más altos o incluso más fuertes de su misma estatura.

Por su lado CJ y Lillard tienen un poco más de donde desesperar al rival, mejor juego de piernas defensivo y mucha garra para entender el juego sin el balón. Pero volvemos a repetirlo “el factor defensivo es clave”. La historia puede volver a escribirse para bien o para mal del lado de Portland, pero como ya nos hemos dado cuenta la NBA se ha vuelto impredecible con aquellos equipos que han venido remando contra las predicciones y críticas por parte de los medios. ¿Quién hubiera imaginado que Jokic en la mejor temporada de su carrera sería eliminado por Blazers o que Houston seria el héroe de toda una NBA en contra de los Warriors y terminó siendo eliminado por quinto año consecutivo?.

El Moda Center rugirá y será testigo de una de las finales de conferencia menos predecibles de la historia, un acontecimiento digno de ver minuto a minuto. Jugada a jugada. ¿Será que por fin consiguen lo que tanto han soñado? ¿Se repetirá la historia una vez más?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Translate