El exentrenador de los Rockets, equipo de la NBA, Rudy Tomjanovich, fue el autor de la famosa frase «Don’t ever underestimate the heart of a champion». Parece complicado cada vez que una la oye no creer que, como si de un vidente se tratase, la pronunció pensando en la capitana del Valencia Basket.

Tras una temporada difícil a nivel anímico para prácticamente todas las componentes del conjunto taronja, a Queralt Casas se le presentaban dos grandes momentos en su carrera deportiva: una extensión de contrato por 3 años -que se ve pocas veces en el baloncesto femenino- y la toma del relevo de la exjugadora Anna Gómez en la capitanía. El club demostraba así que seguía confiando plenamente en ella, más incluso que antes, y la afición miraba con ojos ilusionantes hacia una nueva etapa a sabiendas de que no sería fácil pasar página.

Tal vez, ante esta situación, muchos y muchas podrían haber sentido un temblor de sus piernas, podrían haberse dejado doblegar por la presión, podrían haber aceptado con resignación su destino o, sencillamente, declinar la oferta por miedo. Pero no, no fue éste el caso, porque Queralt tiene el corazón de una campeona, y nunca se debe subestimar el corazón de una campeona.

Solo alguien con su capacidad de resiliencia, después de asumir toda esa responsabilidad y en el contexto que lo hacía, puede ser capaz de hacerlo con esa garra que la caracteriza. Queralt Casas nos regala cada fin de semana en la Liga Femenina Endesa actuación excelsa tras actuación excelsa, desplegando una capacidad ofensiva y defensiva que prácticamente no tiene competencia en cuanto a jugadoras españolas se refiere. Todo esto mientras compite en la máxima competición europea -siendo ésta, para más, la primera participación en Euroleague Women del club.

Quien tiene la suerte de poder verla jugar en directo, nota al momento que ella es el corazón de este equipo: Queralt sonríe, entonces el equipo sonríe. Posiblemente por este motivo, la escolta está siendo líder en minutos disputados por partido de su equipo, tanto en liga como en competición europea, con 27:50 y 30:30 respectivamente. El Valencia Basket juega a Queraltcesto.

 

 

 

Y no es para menos, porque parece que a Queralt le sale todo bien, a los datos nos remitimos puesto que en liga promedia: 12’9 PT con un 56% en T2, una mejora de casi un 20% respecto a la temporada pasada y prácticamente duplicando su anotación, a la vez que mejora también en su estadística de asistencias con 3’3 mientras que pierde la misma cantidad de balones, 1’3; en defensa, Queralt también ha mejorado con 4’8 rebotes por partido y ha aumentado su estadística en robos con más de 2 por partido cuando la temporada pasada estaba ligeramente por debajo de esta cifra. En resumidas cuentas, firma la cifra de 18 de valoración de media por partido, un dominio polifacético de todo lo que ocurre en pista y que ha llevado a su equipo a alcanzar la asombrosa cifra de +35 de average de media en los últimos 7 encuentros ligueros.

Así, el partido de liga regular del sábado no fue más que otra muestra de ello: La “motomami” volvió a la pista de Carreras consiguiendo 13 puntos con un 5/7 en T2 y un triple anotado de un intento, atrapó 4 rebotes defensivos y dio el mismo número de asistencias, a lo que se sumaron 3 robos para completar los 23 puntos de valoración. Su impacto en pista, como ya apuntábamos, la llevó a ser la segunda jugadora del equipo con mayor +/-

Con todo, parece que Queralt Casas se ha subido a su moto dispuesta a ganar la carrera por el MVP Nacional, y de paso llevar al Valencia Basket, que se encuentra de manera conjunta en un momento de forma extraordinario, a soñar a lo grande.

 

 

 

 

 

#EntraEnLaZona

 

Imágenes vía: FIBA

Por Verónica

Apasionada del baloncesto, del Valencia Basket y de María Conde. Intento de filósofa, profesora, escritora, hacedora de memes y de todo lo que se tercie.