Opinión | Atlanta Hawks pide a gritos a Becky Hammon

La temporada de los Atlanta Hawks ha sido seguramente la que ha estado más por debajo de sus expectativas. Es cierto que tuvieron muchos

La temporada de los Atlanta Hawks ha sido seguramente la que ha estado más por debajo de sus expectativas. Es cierto que tuvieron muchos factores que hicieron sumar derrotas como la baja tan larga de John Collins. No contar con el segundo jugador más importante les hizo acabar con el doble de partidos perdidos que de ganados.

A lo largo de la temporada, el base estrella ha tenido sus más y sus menos con el entrenador. Una noche donde Lloyd Pierce sentó a Trae Young con tiempo y margen para ganar en el marcador hizo detonar una grieta entre jugador y coach. Una situación que no le convenía a Pierce después de haber sido puesto en duda durante todo el 2019/20 al no conseguir las buenas sensaciones del curso anterior.

Al terminar ese partido contra Miami Heat a mediados de diciembre, le preguntaron a Trae sobre lo que había ocurrido y que le sentaran los minutos finales. Su respuesta fue estar durante 8 segundos repitiendo ‘yeah‘ o ‘i don’t know‘, sin terminar de entenderlo. A lo que añadió: ‘Esperaba que hiciéramos una parada antes de terminar el juego‘.

Los problemas no se han subsanado, aunque el paso del tiempo parecía haberlos dejado en el olvido. Según ha informado Chris Kirschner, del medio The Athletic, el sophomore que debutó en el All-Star esta temporada sigue muy molesto con Lloyd y parece que un despido del entrenador no está muy lejano. Fuentes con conocimiento del pensamiento de Young han confirmado que su relación con Pierce no es fuerte“, dijo Kirschner.

Puede llegar un momento en Georgia donde tengan que elegir entre el jugador o el entrenador. Un contexto que puede preocupar mucho a Lloyd sabiendo que Trae es la piedra angular del proyecto. Si la entidad tiene que quedarse solamente con uno de ellos, es Young quien tiene casi todas las papeletas.

Por otro lado, tenemos a Becky Hammon viendo como Tim Duncan será el sustituto de Gregg Popovich. Un papel que le queda demasiado pequeño a una entrenadora que tiene muchísimo por demostrar al mundo de la NBA.

Unos caminos paralelos que tarde o temprano podrían probar la experiencia de cambiar sus destinos y unirse. Después de lo visto esta temporada en los Hawks ya deberían de ir, como dice la expresión, de perdidos al río para probar cosas nuevas. No es solo cuestión de un peor rendimiento de Pierce, que también, sino el descontento de la mayor alegría de la franquicia en los últimos años – Trae Young – con él.

Becky ya se ha ofrecido al cargo de head coach, pidiendo a gritos que le hagan caso dándole el puesto que se merece. Es un tren que los de Atlanta llevan meses viendo pasar por delante suyo con el billete para subirse en la mano.

 

#EntraEnLaZona

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Translate