Kelly Oubre Jr: ¿Perfil de futura estrella?

Desde su llegada a la liga, la figura del actual alero de Arizona ha evolucionado mucho. En su etapa rookie, en el 2015/16, daba buenas sensaciones de gran defensor, pero no encontraba continuidad. Desde la franquicia le veían verde para tener un papel protagonista, y le limitaban a salir de la segunda unidad. En solamente 9 partidos fue titular de los 63 que disputó ese curso con poco más de 10 minutos de media.

En la temporada sophomore, se pensaba que podría luchar por hacerse un hueco en la titularidad. Esto no fue posible, pero al menos su peso en el equipo aumentó mucho. Su tiempo en pista se duplicó y con lo cual también lo hicieron sus promedios – o al menos la gran mayoría de ellos -. El mayor problema era que a mayor volumen de tiro exterior tenía, el porcentaje caía cada vez más hasta empeorar y llegar a el 28.7%.

Ya a la tercera se esperaba la vencida, pero no. Sus minutos en cancha seguían aumentando, pero Otto Porter Jr y el resto de la rotación no le permitía mejorar su estatus en la liga. Una situación que no empezó a cambiar hasta llegar a los Phoenix Suns.

En su primera season – llegando ya empezada – acabó alternando titularidad con suplencia. En 12 de los 40 partidos jugados con la camiseta de los Suns fue titular. Un cambio de aires que le vino bien, dado que con pocos minutos más de media mejoró todas sus estadísticas para empezar a dar el salto a ser una posible futura estrella de la NBA.

En lo que llevamos de 2019/20, sus actuaciones están siendo para enmarcar. Ha firmado una racha que solamente los ‘Splash Brothers’ habían logrado en los últimos 10 años. Una racha de 3 partidos con al menos 25 puntos, 3 triples y 3 robos. Parece fácil, pero viendo los únicos nombres que lo han registrado en la última década, se cambia un poco de idea.

 

Sus promedios en la presente temporada hasta ahora – siendo titular en todos los partidos – se van hasta 18.3 puntos, 6 rebotes, 1.7 asistencias, 1.5 robos y 0.7 tapones. Unos números que hace jugando 33.5 minutos de media. Una season donde por fin está teniendo la importancia que pide desde que llegó a la liga y a la que está respondiendo bastante bien. Un factor como tener a Ricky Rubio como alma mater en el vestuario, aporta estabilidad a los jóvenes y les permite jugar más cómodos. Algo que se nota mucho en Oubre.

A sus 24 años, aún le queda mucho margen de mejora. En el aspecto defensivo, tiene mucho potencial para seguir progresando y conseguir tener más impacto, además de seguir creciendo en el ataque. En el paso de los años, no sería una locura verle en algún All Star. Ahora mismo tiene el mismo problema que su compañero de equipo Devin Booker, y es que el récord que suele tener la franquicia no ayuda.

Con los Wizards estuvo en los playoffs, acumulando 332 minutos en 18 partidos. Una experiencia corta, pero que le ha servido para probar el sabor de la competitividad. Ahora en los Suns han tenido un inició esperanzador, pero que parece caer con el paso de los meses y las lesiones no les ayudan.

Esta versión – o una mejor – de Kelly Oubre Jr y un escenario de más nivel rodeándolo, pueden acabar permitiendo al alero estar en la noche de las estrellas durante los primeros años de la próxima década. Una vez LeBron James, Kawhi Leonard, Paul George y toda la competencia en su puesto se retiren o bajen el ritmo, él seguirá estando en una buena edad para poder consolidarse como un fijo en los All Star.

 

#EntraEnLaZona

Manu Fresno

Fundador y director.