Buddy Hield y los Kings, ¿ruptura a la vista?

Foto; Basketball Insiders

En Sacramento se acumulan los problemas. Los Kings presentan una racha negativa de cinco derrotas consecutivas, la última de ellas ante unos Wolves sin Karl-Anthony Towns que no sabían lo que era ganar un partido desde noviembre. En dicho partido, los de Luke Walton solo pudieron anotar 104 puntos pese a disputar una prórroga, firmando un gris 34.6% de acierto en tiros de campo y un 23.1% en triples. Por si fuera poco, De’Aaron Fox, quien se ha perdido 17 partidos esta temporada por un esguince de tobillo, tuvo que abandonar el encuentro por unos dolores en la espalda. Una suerte similar corrió Marvin Bagley III por unas molestias en el pie izquierdo, después de haber estado ausente en 22 encuentros por una fractura en el pulgar. Y, pese a todo, hay una preocupación todavía mejor en las oficinas.

A pesar de la espiral negativa de la derrota ante Minnesota, tarde o temprano los tiros volverán a entrar y los problemas físicos serán superados. Sin embargo, el caso de Buddy Hield es mucho más complejo. En la temporada que se vaticinaba su salto definitivo a la élite de la NBA, el escolta está exhibiendo una preocupante irregular y su relación con el cuerpo técnico no está pasando por su mejor momento. Hield ha promediado 11.2 puntos y un acierto del 25.6% en tiros de campo coincidiendo con las últimas cinco derrotas de su equipo. Ante Houston estuvo en el banquillo durante todo el último cuarto y no disputó ni un solo minuto de la prórroga contra los Wolves. El escolta ha demostrado ser un tipo temperamental y directo, por lo que su reacción al respecto no se ha hecho esperar. En unas palabras para el Sacramento Bee, Hield alzó la voz y sugirió que Luke Walton ha perdido la confianza en él en los momentos ‘calientes’.

“Supongo que hay problemas de confianza entre los entrenadores y nosotros. Los hombres (miembros del staff técnico) han dejado de creer en los jugadores. Es así. Me gusta estar en la cancha. Quiero jugar. Quiero hacer jugadas y tirar a canasta. Pero siento que no han confiado en mí en los últimos dos partidos. Hay otros que puede jugar y yo solo tengo que ser solidario”, declararía el ex de los Sooners.

El gran problema con el que se enfrenta Luke Walton y toda la organización es el contrato del jugador. Hield ha firmado una renovación por cuatro años y 94 millones de dólares que no entrará en vigor hasta la próxima temporada. Y no es una buena señal que los problemas hayan comenzado incluso antes de entrar en vigor este nuevo acuerdo.

No hay duda de que Hield es uno de los mejores tiradores de la NBA, con un acierto del 42% en triples en sus primeras tres temporadas como profesional. Sin embargo, este curso sus números se han desplomado y su acierto exterior se ha reducido hasta el 35.5%. Y para un jugador que no destaca por su visión de juego y que en defensa deja mucho que desear, este descenso en sus prestaciones anotadoras supone un gran coste a las arcas del equipo, tanto deportiva como financieramente. Además, las defensas rivales parecen tenerle tomada la medida.

“Hazle dobles marcas, envíale diferentes defensores, hazle correr y dudar”, afirmó un entrenador asistente anónimo según fuentes del Sacramento Bee. “Sé físico, no le gusta el contacta. Mejoró el año pasado pero ha vuelto a retroceder en el manejo de los contactos. Está jugando más lento y es mucho más fácil defenderlo. Es un gran tirador pero necesita espacios. Solo hay que quitarle esos espacios.”

Unas declaraciones que tienen su traducción en el apartado estadístico. El acierto de Hield en el lanzamiento cuando tiene su defensor a menos de un metro ha descendido del 53.1% del curso pasado a un 38.6% en el presente. Por si fuera poco, la tendencia de Luke Walton a desplazarlo al banquillo en los instantes finales también tiene su explicación: el escolta apenas promedia 4.4 puntos en el último cuarto, con un 40.2% de acierto general y un net rating negativo de tres puntos. Otro dato a tener en cuenta es que el descenso en su producción ha coincidido con el regreso de Fox, ¿problemas de compatibilidad entre ambos perfiles?

Las cosas, de momento, parecen haberse enfriado entre los Kings y Buddy Hield. La frustración ante las derrotas se ha unido a las aspiraciones del escolta por convertirse en una estrella de la NBA y principal referente de los californianos. Y, actualmente, lo que menos necesitan estos Kings es inestabilidad en el roster o los cimientos del proyecto amenazarán con tambalearse peligrosamente.

 

#EntraEnLaZona

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Translate