Unos Milwaukee Bucks, ¿a nivel histórico?

Desde la llegada de Mike Budenholzer, el proyecto de Wisconsin no ha dejado de crecer. Es un mercado pequeño, pero que tenía la materia prima para construir un equipo muy sólido y que estuviera en lo alto como un fijo. El la temporada regular pasada ya consiguieron un gran récord, siendo el mejor de la liga en la regular y empezando a marcar territorio. En los playoffs luego conocemos la historia. Después de no haber perdido más de 3 partidos seguidos en todo el curso, lo hicieron ante los Toronto Raptors en la Final de Conferencia.

En este 2019/20 han comenzado con un calendario muy sencillo. Las últimas victorias vinieron de ganar a Atlanta Hawks, Cleveland Cavaliers, Charlotte Hornets y New York Knicks, siendo bastante asequible la semana para ellos. Es cierto que empezaron noviembre con una racha complicada, donde perdieron contra Boston Celtics en el primero y contra Utah Jazz en el último con un at the buzzer de Bojan Bogdanovic.

El registro que tienen hasta el momento es de 18 – 3, habiendo perdido también contra Miami Heat en el arranque de liga. Hasta el momento no han regalado un partido donde sean claros favoritos, y eso es una buena noticia para una franquicia que luchará por hacer mejor récord que la temporada pasada. El 60 – 22 podría parecer inalcanzable, pero ahora mismo se encuentran en una proyección de la órbita de las 70 victorias. La proeza de los Chicago Bulls de Michael Jordan y de los Golden State Warriors de los ‘Splash Brothers’ es algo que parece imposible de alcanzar, pero estos Bucks han empezado la temporada siendo posible. En el caso de los Angeles Lakers se encuentran posicionados para poder estar en esas mismas cifras por progresión del récord actual, pero tienen la desventaja de estar en la Conferencia Oeste.

La última vez que los de Milwaukee empezaron tan bien una temporada – récord de 18 victorias en 21 partidos iniciales – terminó en anillo. Hay que remontarse al 1970/71 con Kareem Abdul-Jabbar liderando a la franquicia para esto. Unos años legendarios para la ciudad de Wisconsin y que tienen posibilidad de volver a vivirse. La figura de ‘The Greek Freak’ es un rayo de luz para volver a soñar con un campeonato.

El mítico center y máximo anotador de la historia hizo unos números de 31.7 puntos, 16 rebotes y 3.3 asistencias, cosa que puede asimilar Giannis con sus 30.8 puntos, 13.4 rebotes y 5.6 asistencias. Una diferencia clave es que por cada 100 posesiones, Kareem anotaba más, pero Antetokounmpo lo hace con mejores porcentajes aún contando el tiro exterior.

 

En el verano de 2020/21 se termina el contrato de la estrella griega. Este periodo hasta que salga a la agencia libre es vital para el proyecto conseguir mantenerse en la pelea por el anillo, si no es que consiguen ganarlo. El jugador será la pieza más codiciada del mercado, puesto que podría cambiar el futuro de la NBA. Aún quedan prácticamente una eternidad, pero ya hay equipos haciendo espacio salarial. En el caso de los Miami Heat no han tenido miedo en expresarlo, y es que para esa FA de 2021 quieren a ‘Anteto’ o a Victor Oladipo.

Este año van a tener una oportunidad de llegar a la Gran Final, no teniendo la excusa de Kawhi Leonard como hace unos meses. Es una temporada clave para ellos, porque se podrían asegurar la continuidad de su estrella desde este verano 2020 y no dejar cabos sueltos. Hay otros rivales como los Boston Celtics, Philadelphia 76ers, Toronto Raptors o Miami Heat que parecen poder competir contra los Bucks, pero parten como favoritos después del papel que vienen de realizar y su buen comienzo.

 

#EntraEnLaZona

Manu Fresno

Fundador y director.