El triángulo ofensivo y su historia

Muchos fans del baloncesto de antaño recuerdan el poderío físico y mental de los equipos que Phil Jackson poseía a medida pasaban las temporadas, digno de verse como sus pupilos iban adquiriendo más conocimientos del ‘zen master‘ y sus técnicas para controlar el juego con o sin el balón.

El arma mejor utilizada de Phil no es su poder mental, tampoco su buen rol de entrenador. Curiosamente, el éxito de su carrera en el banquillo se lo debe a Tex Winter. El inventor del ‘triángulo ofensivo‘ y mentor de Jackson en sus primeros años con los Chicago Bulls. Su aporte a la dinastía en Chicago y posteriormente en los Lakers fue trascendente para la conquista del campeonato en la NBA, fueron 11 anillos de campeón los que se han conseguido en los últimos 28 años por parte de franquicias que se han comprometido a ejecutar dicha ofensiva, sin mencionar que han sido los únicos equipos en poseer un campeonato por 3 años seguidos.

Un dato abrumador que deja mucho para debatir lo siguiente: ¿Son los jugadores o el sistema?. Recordemos que ambas franquicias contaban con un Jordan o Kobe, dos fuerzas dominantes en sus primeros años de carrera, aquí es donde muchos critican que se necesitan jugadores de este tipo de calibre o de lectura de juego para realizar la ofensiva. Esto demanda mucho al jugador moverse sin el balón y ubicarse bien en la cancha y hace que el juego ‘1 a 1‘ sea crucial y no todos los jugadores de hoy en día en la liga tienen la habilidad de jugar ‘1 a 1‘ en un ‘aclarado’ como hemos podido ver con Kevin Durant en los últimos años con los de La Bahía.

El mejor ejemplo de ello es Shaq con los Lakers, una vez que la ofensiva triangular en acción. Era capaz de hacer de las suyas en la pintura, de jugar de espalda al aro y fácilmente dominar al adversario. En los Bulls, era diferente tenían jugadores que sabían moverse en la ofensiva pero no definir al momento de atacar, es por ello que los bloqueos y tiros exteriores era algo de lo que se beneficiaban Pippen, Jordan, Kukoc e incluso Kerr. El sistema fue asimilado por todos según el rol que desempeñaban en el equipo que se encontraban.

 

El fiasco de Nueva York

El peor ejemplo de como no ejecutar el triangulo ofensivo lo vimos en Nueva York con un Carmelo Anthony renuente a asimilar un nuevo sistema de juego, lastimosamente para él y su equipo con poca determinación para entender una de las armas más letales de la liga en su historia. El mítico entrenador los llevo a tener uno de los peores récords en su historia reciente y dándole un gran punta pie en la carrera como entrenador a Phil Jackson. Aquí nos damos cuenta como los jugadores juegan un papel muy importante en este tipo de sistemas. Carmelo Anthony hizo declaraciones muy fuertes en cuanto al sistema de su ex-General Manager y un tiempo entrenador: “Es muy complicado”.

Actualmente no se conoce a viva voz de una franquicia que utilice el triángulo, debido a la complejidad de su implementación. Recordemos que las reglas en torno a la defensa y el ataque han cambiado lo que dificulta mucho que un equipo pueda jugar perfectamente con dicho sistema. Lo que si sabemos es que puede hacer triunfar de gran manera a un equipo o hacerlo sufrir hasta la desesperación por encontrar el uso adecuado.