Hablar de Sparkle Taylor es hacerlo de una jugadora que combina a la perfección talento y actitud. Unos factores que son vitales a la hora de construir un legado en el mundo del baloncesto. Después de formarse en Estados Unidos, ahora sigue su camino hacia ser una estrella en las Islas Canarias. Aunque su carrera es mejor que te la cuente ella con sus palabras.

La alero nacida estadounidense nacida en Michigan no jugaba desde que tenía edad para empezar a poder coger la pelota ni mucho menos. Fue en séptimo grado donde empezó a tener contacto con el deporte.

Por eso empezamos hablando con ella sobre los motivos que la llevaron a jugar baloncesto y sus orígenes practicando el deporte que la ha acompañado hasta el presente:

Sparkle: «El gusto es mío. Muchas gracias. Crecí cerca de muchos niños en mi vecindario y eso fue todo lo que hizo que jugara al baloncesto. Vengo de la pobreza, así que lo único que había para hacer era jugar a baloncesto. Fue lo único positivo que hacer allí. Si no estabas jugando a baloncesto, peleabas o hacías cosas malas. Así que para nosotros el baloncesto fue algo divertido, también nos mantuvo fuera de problemas. También fue nuestro escape de lo que estábamos pasando en nuestra vida.

Nunca fui el tipo de niña que quisiera jugar con juguetes de niñas o muñecas Barbie o hacer cosas de niñas. Pensé que las cosas que hacían los niños eran mucho más geniales y divertidas, y el baloncesto era lo que todos los niños hacían durante todo el día. Entonces empecé a jugar. Entonces mi tío vio que me gustaba el baloncesto y lo jugaba todo el día desde el amanecer hasta la puesta de sol, bajo la lluvia, en la nieve, en todas partes, todos los días. Él vio eso y comenzó a trabajar conmigo. Así es como realmente comenzó».

 

Solo estaban siendo sus primeras temporadas y ya firmaba 28 puntos y 10.6 rebotes de media. Desde 1999 que las de Northwestern no ganaban el título de distrito, y fue en la etapa de Taylor cuando volvieron a conseguirlo.

En sus primeras temporadas compitiendo en un equipo organizado, ya tenía algo especial. ¿Era cuestión de trabajar duro desde el principio o talento natural? Esto nos contó:

Sparkle: «Yo diría ambas cosas. Tenía un poco de talento natural, pero trabajé duro todos los días, poner el trabajo en una especie de exposición de mi talento, ya sabes, me llevó a un nivel aún más alto, por eso diría que fue honestamente. Son solo algunas de esas cosas que no puedes enseñarle a un jugador, simplemente lo tienen, es natural y sentí que tenía algunas de esas cosas. No para presumir, jactarse, ni nada».

 

Etapa universitaria

¿Qué fue lo que le hizo ir a UTEP Miners? ¿Fue la mejor oferta deportiva que tenía o es la que más te gustaba? Entre tantas universidades y teniendo un paso tan destacado por el instituto, este fue el motivo de su decisión:

Sparkle: «Lo que me hizo ir a UTEP Miners fue la lealtad, soy muy leal, y me mostraron desde el principio que lo son. Estaban realmente comprometidos conmigo. Y luego hice una visita y el ambiente era increíble, me enamoré del campus, la arena, la fan-base y el clima. No, UTEP no era la mejor oferta deportiva, pero era la mejor oferta para mí. Tuve varias ofertas de División 1, son muchas para nombrar».

 

En la liga universitaria de los Estados Unidos se forma un gran porcentaje de las estrellas del baloncesto femenino mundial, por lo que es una etapa donde muchos partidos cogen valor con el paso de los años

¿Cuáles fueron las mejores rivales que tuvo en tus años universitarios? ¿Tuvo algún gran duelo contra alguna jugadora que esté ahora en la WNBA? Estos son sus recuerdos:

Sparkle: «Creo que nuestros mejores rivales en la universidad fueron Middle Tennessee, Old Dominion, Southern Miss, Rice and New Mexico. Y sí, creo que Jakeira Faulkner está ahora en la WNBA. Jugué contra ella y también mi compañera de equipo Kayla Thornton está ahora en la WNBA. Fueron jugadoras de las que entraron a los campus de entrenamiento de la WNBA y tenían contratos allí. No sé si todavía están jugando, pero sí, fue contra un par de jugadoras contra las que jugué que estaban, o están, en la WNBA».

 

Al terminar su carrera en UTEP y siendo una gran jugadora en el nivel universitario, ¿Qué motivo hizo que viniera a España y no fuera a la WNBA directamente? ¿Se presentó al Draft? Esto la llevó a terminar jugando en las Islas Canarias:

Sparkle: «La WNBA no me estaba mirando en ese momento. Y como no fui a una gran universidad de la División 1, como UConn, Baylor, Tennessee, Kentucky, Stanford, UCLA o alguna como esas, entonces fue muy difícil ingresar a la WNBA. O si no logras estar en el Torneo de la NCAA, entonces tus posibilidades de ir a la WNBA directamente desde la universidad son escasas. Y la gente puede pensar diferente, pero esto es lo que pienso.

Pero no me importó. Simplemente me motiva a seguir trabajando duro y esforzándome. Para mí es una maratón, no una carrera de velocidad. Y tal vez podría haber hecho las cosas un poco diferentes en la universidad, pero no estaría donde estoy hoy sin los percances, los errores y las lecciones. Todo lo que sé es que si todavía estoy viva, el maratón continúa. Amo el trayecto».

 

Imagen

 

Una mirada al presente y el futuro

En el SPAR Gran Canaria ha hecho una temporada histórica en la Liga Femenina 2, siendo una de las mejores del siglo XXI. ¿Qué momentos o partidos son los que se quedan en la memoria de este último año? Para Taylor el mejor recuerdo que tiene es el siguiente:

Sparkle: «Mi momento favorito de la temporada con Gran Canaria fue vencer al equipo número uno, el Snatt’s Sant Adrià. Es algo que nunca olvidaré, ya que acaban de bajar de la Liga Día, ahora Liga Endesa».

 

La temporada quedó parada por culpa de la pandemia y las jugadoras extranjeras tuvieron que volver a sus casas ya que no iban a continuar jugando ¿Cómo fue el regreso a Estados Unidos después de suspender la liga? Esta fue su experiencia:

Sparkle: El regreso a los Estados Unidos no fue tan malo en absoluto. En realidad fue suave, rápido y fácil. No había mucha gente en los vuelos. Cuando regresamos a los Estados Unidos, nos tomaron la temperatura y nos hicieron preguntas sobre nuestra salud. Estaba un poco asustada al pasar por Madrid, pero creo firmemente en Jesucristo, y sabía que él me abrazó y me mantuvo a salvo. Pero nunca olvidaré ese momento, es algo que les diré a mis hijos algún día. Cómo tuve que volar en uno de los momentos más peligrosos del mundo.

 

Yo personalmente opino que es una jugadora que tiene talento de sobra para jugar en la WNBA en algún momento de su carrera, pero… ¿Ella tiene en mente algún plan para jugar en la mejor liga del mundo?

Sparkle: «Muchas gracias, realmente lo aprecio. Y sí, tengo un plan, pero prefiero no decirlo, prefiero que todo se desarrolle solo. Confío en mi agente y sé que pronto estaré allí».

 

 

Puedes seguir a Sparkle en Twitter aquí: @_sparkletaylor_

 

#EntraEnLaZona

Por Manu Fresno

La magia ocurre sobre el parqué, solo soy encargado de narrarla.

Deja una respuesta